"La meta del 15 por ciento de inflación murió el día de su nacimiento. Roguemos que a fin de año vuelva a ser del 25".

"No pasa nada en el mundo.                                                                                       No es el mundo el justificativo de lo que está ocurriendo en el país".

"No sigan hablando del milagro de dos años seguidos con balance positivo porque miren que en el segundo semestre, con el FMI, vamos a comer pechuguita y puré de calabaza".

"Los dos CEO que están abajo del jefe de Gabinete inventaron dos planillas excel que en nuestro estudio las preparó un junior practicando.                          Consistía en que si el PBI crece 3 por año, la inflación llega a un dígito en 2020, el tipo de cambio real es constante, el déficit baja según la meta, los impuestos cumplen la reforma tributaria, el costo del endeudamiento es declinante, entonces Antonia, algún día, va a ver que el déficit va a cero.

Vergonzoso. Esa planilla murió y ahora la va hacer el fondo".

"Vinieron metas de inflación totalmente irreales.                              Cuando me preguntaron, por supuesto he contestado que Argentina tuvo, en 80 años, menos de diez años a un dígito de inflación.                                                                                              Seis de esos diez años fueron en los 90.                                            Ustedes tienen que entender que pretender usar slim fit, que es un dígito de inflación, es que tenés que largar los cuatro platos de ravioles, que es el déficit fiscal.                                                        Entonces, o tenés mal los ravioles o mal la camisa.                          Y cuando corregís las metas de inflación es porque compraste más tallas de camisa porque no querés largar los ravioles".

 Play

"Cuando Caputo venía con dólares, se los tiene que dar a Sturzenegger.                                                                                      Se los daba directamente porque si los vendía en el mercado, derrumbaba este tipo de cambio, que hoy vuela.                              Y Sturzenegger le daba los pesos. Caputo le daba los pesos a Prat-Gay o a Dujovne y con eso la tesorería pagaba.                              Cuando la tesorería pagaba el gasto público, esos pesos salían al mercado.                                                                                              Si bien no era emitir con maquinita, era una emisión indirecta a través de dólares que vienen del exterior.                                        Y como Sturzenegger se había encaprichado en forma adolescente al slim fit, ahí la inconsistencia entre el déficit fiscal y tener la inflación de un dígito, nació el monstruo… porque inmediatamente, los mismos pesos que emitía por dólares que le traía Caputo para el déficit fiscal, los chupaba con Lebac.                Entonces fue creando un monstruo donde necesitaba pagar tasa de interés y llegó hasta un billón y medio en pesos, o 56 mil millones de dólares, que son más de las reservas que tiene el Banco Central.                                                                                      Creó un velocirraptor".                                                                      "El Banco Central termina, si se mira a Marcó Del Pont, Fábrega, Vanoli, Sturzenegger, emitiendo más moneda que los anteriores. No porque los anteriores sean mejor que éste, sino porque al final por algún lado sale el déficit fiscal, que debe dejar de ser patrimonio de la ortodoxia en la Argentina, acorde con ponerle a la clase política pantalones largos. No hay misterio acá".

"Hubo tres endeudamientos diferentes en 2016-2017; tres 30 mil millones por año insostenibles: uno por el desbalance interno entre ahorristas y turistas; un segundo por el desfasaje entre gasto público y la recaudación y un tercero que es la absorción vía Lebac que hace un capricho del presidente del Banco Central".

 Play

"Yo no hablo con el diario del lunes; esto era insostenible".

"El caldo de cultivo no fueron los últimos 10 días, fueron los últimos 720. El disparador es una anécdota, lo relevante es el origen estructural".

"Hasta en el marketing están fallando. Esto no es un conflicto internacional, hay que recuperar la credibilidad".                             Argentina no califica como país graduado y confiable para el Fondo: si querés plata, yo no te voy a financiar el turismo a Miami para que Ezeiza esté lleno ni para que la tía se lleve 20 lucas a la casa. Si no confían en su moneda local, no me hagas poner los dólares a mí".

"¿En qué consiste el acuerdo con el Fondo? En parar la sangría de los stocks. ¿Que querés hoy con el anuncio del Fondo? Que si hay diarrea pare. El anuncio es la pastilla de carbón que me daba mi vieja. Luego es asegurar el financiamiento, que el Fondo ponga si Caputo está fatigado".

"El mensaje político a favor de Lagarde es protocolar. Lo que opina el Fondo del país está en un paper de diciembre de 2017: necesita recalibrar el programa macro e ir a reformas estructurales".

"Es el bread and butter (pan con manteca) como diría un gringo o el arroz con feijao, diría un brazuca; es la de siempre: 'miren que este Fondo no es el Fondo de antes'. Mentira, es lo de siempre, pechuga con puré de calabaza".

"No entienden dónde está el problema. Estamos discutiendo 20 lucas de un gasto público vinculado a no sé qué y hay 400 mil millones de intereses en Lebac. No hay ningún programa de estabilidad posible con los velocirraptors".

"La oposición luce más impetuosa y todavía Cambiemos pareciera ser más garantía. Pero ahora tiene un track record: no me vengas a joder con lo que te dejaron, que acá también te autoincubaste una herencia".

 
 Play