Hoy es jueves 18 de octubre de 2018 y son las 11:56 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
22 de enero de 2016
Ayer, hoy, mañana. Por Vicente Massot.
Túpac Amaru, Carta Abierta, el Movimiento Evita y La Cámpora —para citar los más emblemáticos— parecía que podían llevarse por delante el mundo. En realidad sólo estaban en condiciones de terciar en la disputa del poder en razón de la impunidad con la cual se movían. Con andadores cualquiera puede andar en bicicleta. El desafío es hacerlo cuando cesan las rueditas de ayuda y hay que largarse solos a la pista.

Ayer, hoy, mañana . . .                                             Por :  Vicente Massot.

Uno de los principales inconvenientes que tiene la acción psicológica montada en derredor de un hecho falso —o, si se prefiere, cierto pero exagerado en demasía— es terminar creyéndolo verdadero.                                                                                                                                                        Algo de esto ha pasado con ese fenómeno jujeño llamado Milagro Sala.                                                 Durante años el kirchnerismo y el antikirchnerismo coincidieron respecto del tema y sostuvieron, voz en cuello, cuanto no resistía el menor análisis: que Túpac Amaru era un pujante fuerza social —según decían sus valedores en Buenos Aires— y que era un estado dentro del estado con ejército propio —de acuerdo a las acusaciones de sus opositores.                                                                            El mito que se creó fue, pues, motorizado por quienes la ayudaban desde el gobierno central y quienes no podían ver a la citada organización ni siquiera en figuritas.                                                     Aquéllos ponían el énfasis en el peso social de su aparato; pero, al mismo tiempo, olvidaban reconocer que sin el respaldo financiero ordenado en su favor desde la Casa Rosada, Túpac Amaru se desintegraría como un castillo de naipes.                                                                                                 Éstos, en cambio, hacían hincapié en las armas que poseía y en su disciplina militar, olvidando puntualizar que unos cuantos revólveres y otros tantos uniformes de portero no transforman a un conjunto de collas en una milicia revolucionaria.                                                                                       La noción de que Túpac Amaru era poco menos que un Hezbollah instalado en el norte argentino se abrió camino, echó raíces y se transformó en verdadera por efecto —precisamente— de esa acción psicológica a veces planeada y a veces repetida de manera monocorde y sin demasiada conciencia de cuanto se decía, por miles de personas.                                                                                           Bastó, sin embargo, que el gobierno nacional cambiara de manos; que otro tanto sucediera con el provincial, y que el nuevo gobernador estuviera dispuesto a tomar el toro por las astas, para que el mito comenzará a astillarse sin remedio a la vista.                                                                                                   No es que Túpac Amaru sea fundamental en la política criolla.                                                     Analizar su caso tiene sentido fuera de Jujuy por la endeblez que ponen de manifiesto en estos días los grupos, bancadas, movimientos sociales, capillas ideológicas y factores de presión nacidos y criados en torno del kirchnerismo gobernante, cuyo peso —aparentemente omnímodo— ha demostrado valer poco o nada ahora que sus mandantes de años no habitan más en Balcarce 50. Túpac Amaru, Carta Abierta, el Movimiento Evita y La Cámpora —para citar los más emblemáticos— parecía que podían llevarse por delante el mundo.                                                                                       En realidad sólo estaban en condiciones de terciar en la disputa del poder en razón de la impunidad con la cual se movían.                                                                                                                                   Con andadores cualquiera puede andar en bicicleta.                                                                                   El desafío es hacerlo cuando cesan las rueditas de ayuda y hay que largarse solos a la pista.

Milagro Sala tras las rejas y Alicia Kirchner juntando orines a la espera de ser atendida por un ministro, dicen más que toda una biblioteca especializada en la materia.                                             Qué desafiantes hace medio año atrás, tan sólo; y qué desarboladas hoy.                                               Qué tan poderosas lucían entonces y qué imagen penosa la actual.                                                           Es que el poder siempre circula.                                                                                                                       Nunca está quieto.                                                                                                                                             Nunca acepta tenedores permanentes.                                                                                                         El kirchnerismo creyó haberlo domesticado y consideró posible llevárselo a su casa y gozar a perpetuidad de sus beneficios que —claro está— no son pocos.                                                                  Pero, por lo visto, su empeño fue en vano.

Lo escrito hasta aquí no se circunscribe a la militante jujeña y a la cuñada de la ex–presidente. Cruza en diagonal, de arriba a abajo, a todo el arco kirchnerista sin distingos. Haber supuesto —como lo hicieron muchos— que después de la derrota sufrida a manos de Mauricio Macri los así llamados K retendrían para sí una cuota de poder importante, resultó producto de confundir lo permanente —el peronismo— con una de las tantas sectas que, en la historia del movimiento nacido el 17 de octubre de 1945, tuvieron su cuarto de hora rutilante.                                                                 El vandorismo, el menemismo y últimamente el kirchnerismo resultaron accidentes fundamentales en el derrotero justicialista.                                                                                                                             Eso está fuera de duda. Pero se desvanecieron y —más tarde o más temprano— pasaron al olvido, salvo como materia de análisis historiográfico.

La orden de Cristina Fernández dada a José Ottavis para que la bancada del FPV en la provincia de Buenos Aires le pusiera un palo en la rueda al presupuesto que la gobernadora de ese estado enviara a la Legislatura, tuvo un éxito pasajero, dejando en evidencia cuánto poder ha perdido La Señora desde el pasado 10 de diciembre.                                                                                                     Bastó una negociación de María Eugenia Vidal con base en los intendentes peronistas para destrabar el tema y fracturar al bloque kirchnerista que —en escasas dos semanas— pasó del no al sí por efecto de la víscera más sensible, al decir de Juan Domingo Pero: el bolsillo.                                  Los intendentes, como los gobernadores, diputados y senadores que durante largos doce años formaron parte del kirchnerismo, en su mayoría no lo hicieron por motivos ideológicos. —                   ¿O alguien cree que Hugo Curto pensaba lo mismo que Horacio Verbitsky?—                                       Los movió el interés y el poder, nada más.                                                                                                   Los hubo serviles, a la manera de Scioli; convencidos, como Jorge Taiana o Abal Medina; y vivos, la mayoría.                                                                                                                                                         Hoy no se echarán en brazos del oficialismo, pero saben que la billetera la tiene Macri y no Cristina. Tan sencillo —y si se desea, brutal— como esto.                                                                                           En realidad el dilema mayor no es patrimonio del kirchnerismo —cuya estrategia ya está definida:     la oposición salvaje— sino de los distintos sectores que, agazapados en los pliegues —vaya si generosos— de eso que se llama peronismo, deben repensar con realismo el qué hacer en los años por venir.                                                                                                                                                         Miradas las cosas en perspectiva, hombres como José Manuel de la Sota, Juan Urtubey, Sergio Massa, Florencio Randazzo y Juan Schiaretti son quienes a diferencia del kirchnerismo— tienen mucho que perder si acaso equivocan su plan de acción.                                                                            Todos saben que el movimiento al cual pertenecen es refractario a los mandos colegiados.                 Pero también saben que sin una elección en la cual resultasen triunfadores, ninguno podrá aspirar a conducir a un justicialismo hoy derrotado y dividido.                                                                                   El espejo en el que no desean mirarse —aunque de hecho sí se miran— es el de 1983, tras la victoria alfonsinista.                                                                                                                                               Entonces tardaron cinco años hasta encontrar a un nuevo líder.

El cuánto tardarán ahora es una de las preguntas del millón de la política argentina.                             Eso sí, no será nunca antes de los comicios legislativos del próximo año.                                                 Esta es la principal ventaja de Macri.                                                                                                     Alfonsín, en un caso semejante, la desaprovechó y pagó las consecuencias.                                            ¿Sabrá aprovecharla Mauricio?

Ultimo libro de Vicente Massot:                                                                                                                                  “Las Caras de la Historia. De la Gran Guerra al Terrorismo Internacional”.              ¿Cómo conseguirlo? En Yenny o por internet clickeando en la siguiente imagen:

                                     caras de la historia

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
35.29
37.29

 

RadiosNet