Hoy es martes 22 de mayo de 2018 y son las 08:45 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
1 de febrero de 2016
Negociados K en el Registro de Armas
El legado funesto del kirchnerismo puede verse en todos los órdenes de la administración pública, con un desbarajuste del cual costará mucho salir, insumiendo no sólo grandes esfuerzos del nuevo gobierno, sino también una enorme inyección de recursos para sacar al Estado nacional del letargo en que lo sumergió la mal llamada década ganada.
Durante la era kirchnerista, el Renar se convirtió en una cueva militante donde reinó el caos, el desorden y la corrupción. Un nuevo escándalo que sacude a Aníbal Fernández

Negociados K en el Registro de Armas.

          Foto Demian Alday

DIARIO HOY,      01/02/2016,            LA PLATA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES.-
 
Durante la era kirchnerista, el Renar se convirtió en una cueva militante donde reinó el caos,
el desorden y la corrupción.
Un nuevo escándalo que sacude a Aníbal Fernández y su riñón de colaboradores más cercanos
El legado funesto del kirchnerismo puede verse en todos los órdenes de la administración pública,
con un  desbarajuste del cual costará mucho salir, insumiendo no sólo grandes esfuerzos del nuevo
gobierno, sino también una enorme inyección de recursos para sacar al Estado nacional del letargo
en que lo sumergió la mal llamada década ganada.
El Registro Nacional de Armas (Renar), la agencia que controla el tráfico de armas de fuego, se
convirtió durante la larga década K en un espacio donde proliferaron los negociados, convirtiéndolo
en un ámbito propicio para que la delincuencia y la corrupción oficial se hicieran un festín.
La ilegalidad existente en esos años llevó a que ahora los funcionarios de Cambiemos se encuentren
con un escenario donde la mayor parte de las armas que abundan en el país no estén declaradas,
con inventarios falaces y plagados de engaños para tratar de darle un toque de legalidad a un
organismo que el kirchnerismo ayudó a destrozar en su totalidad.
Al no existir un inventario de armas, los artefactos que son decomisados por las fuerzas de seguridad
o la Justicia, pueden ser vueltos a poner en funcionamiento en el ámbito delictivo, sin que el Estado
nacional y los organismos competentes puedan hacer algo para impedirlo.
Esta grave anomalía es posible gracias a la vista gorda que hicieron bajo el gobierno kirchneristas los
funcionarios que ocuparon altos cargos en el organismo, que en vez de cumplir con sus funciones, se
encargaron de destruir las disposiciones públicas y de construir un Estado paralelo que sólo sirvió para
que la desidia y la delincuencia crecieran a altos niveles.

Una Morsa complicada
Durante años, el Renar estuvo bajo la órbita que comandaba Aníbal “La Morsa” Fernández, y quedó en
evidencia luego de que Martín Lanatta, uno de los famosos prófugos que mantuvo el mes pasado en
vilo al país, dejara en evidencia cómo funcionarios que reportaban al exjefe de Gabinete de Cristina
Kirchner hacían grandes negocios en la gestión irregular de habilitaciones de armas por parte del
organismo público.
Andrés Meiszner, extitular del Renar y hombre cercano a La Morsa, es uno de los apuntados por el
descontrol reinante en el organismo.
Durante su mandato se cometieron diversa clase de ilícitos que son hoy investigados
por la Justicia y que sirvieron para abandonar la tarea esencial del órgano que depende del Ministerio
de Justicia y se favoreciera el accionar delincuencial.
El hijo de José Luis Meiszner, mano derecha del ex funcionario K y que actualmente está imputado
en los graves delitos de corrupción en la FIFA, es nombrado  insistentemente por Lanatta de haber
sido el nexo para lograr diversos hechos ilegales en el Renar.
Otro de los señalados como responsable de esta situación, es Alejandro Giancristóforo, un quilmeño
que respondía directamente a La Morsa y que ocupó posiciones relevantes en el organismo público,
involucrado en el caso del Triple Crimen de General Rodríguez y que construyó en el Renar un centro
donde se instrumentaba las órdenes de La Morsa.
Una situación que deja en evidencia cómo Aníbal Fernández supo construir un poder paralelo al control
del Estado en diversos órganos nacionales, dejando como herencia una administración plagada de
irregularidades.
Trámites exprés
Los trámites exprés para negociar la portación de armas en la Argentina, fue durante el gobierno K
un negocio que reportó grandes dividendos para sus gestores, todo bajo el amparo de un Estado
invisible que miraba para otro lado mientras esto sucedía.
El lucro logrado por estos hechos llevó a que no se hicieran inventarios sobre las armas existentes
en el país, haciendo crecer una ilegalidad que hoy es pagado con un Renar inviable y que se
encuentra vaciado de contenido y sin posibilidad de llevar adelante el accionar para el que fuera
creado.
Al haber un desorden de  los expedientes de usuarios que requieren ser legítimos usuarios de armas,
lo que se logró fue la acción de un régimen por fuera de la ley que beneficia al delincuente y perjudica
la seguridad en el país.
Desde Cambiemos se teme que este accionar le haya costado al Estado cientos de millones de pesos
durante la década kirchnerista, haciendo del mismo un negocio redituable para sus ejecutores, pero
altamente perjudicial para la Argentina.
Faltante creciente
Otra vez el accionar del Estado nacional ha quedado en el centro del debate político.
La inacción oficial durante el gobierno K en materia de armas, llevó a que desaparecieran de
diferentes reparticiones públicas gran cantidad de artefactos de fuego que nunca pudieron ser
recuperados por el Estado.
Esta indolencia efectuada por el kirchnerismo llevó a que sólo se haya inventariado un 30% del
total de armas depositadas en el Renar, dando a entender a diversos expertos la magnitud de
un desastre todavía imposible de cuantificar en números.
Sólo en 2015 se sustrajeron del Escuadrón de Caballería Blindado 1 de La Plata un misil Tow 2 con
capacidad de perforar vehículos blindados, a lo que se le sumó el robo de armas en el Batallón 603
de San Lorenzo en la provincia de Santa Fe, entre otros hechos delictivos a unidades militares.
La falta de estadísticas fiables es algo que preponderó en la era kirchnerista, y esto puede verse
con claridad en el tema de las armas de fuego y el descontrol reinante en el Renar.
 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Dr.Francisco Bénard »
Fui a la Secretaria de Etica Publica para informar de la lucha contra la corrupcion que hace el sitio que dirige el Sr. Rodolfo Griffa Director de este importante medio.A medida que se denuncian hechos informo al mail que me dieron para atender las denuncias.
Responder a este comentario »» Dr.Francisco Bénard »
Permanentemente informo a la Oficina de Denuncias de la Secretaria de Etica Pública de las denuncias que hace este medio tan importante como es buendianoticia.com .No conozco otro sitio que haga una lucha tan frontal a ese flagelo social que es la corrupción.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
23.93
24.93

 

RadiosNet