Hoy es martes 20 de noviembre de 2018 y son las 17:40 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
25 de julio de 2016
GUERRAS IMPERIALISTAS OLIGARQUICAS . Por Mario Corvalan .
En este cuadro general, dicho progreso del individuo en la humanidad es tanto la misión general del trabajo humano como el dominio experimental decisivo en que, por medio de una lengua culta, se torna inteligible a la mente humana la naturaleza de los logros y fracasos de las ideas habituales o novedosas.

GUERRAS ...  IMPERIALISTAS,  OLIGARQUICAS .   Por  :  Mario Corvalan.

La idea republicana, la lucha continúa por la libertad humana individual contra las fuerzas enemigas del panteísmo, la usura, el oligarquismo y el imperialismo.
La idea de la historia que hay que ofrecer es la historia de las ideas. Por eso, la idea de la historia se expone empíricamente sobre la base de la filología clásica, que reconoce que el idioma de la generación, la comunicación y la asimilación eficiente de innovaciones e ideas válidas abarca las facetas del habla, la geometría constructiva y la música. En este cuadro general, dicho progreso del individuo en la humanidad es tanto la misión general del trabajo humano como el dominio experimental decisivo en que, por medio de una lengua culta, se torna inteligible a la mente humana la naturaleza de los logros y fracasos de las ideas habituales o novedosas.
Así, implícitamente se aborda la paradoja de la mortalidad individual. Es en este respecto donde nos enfrentamos a la tarea de la educación en lo que hace al desarrollo del carácter moral del aspirante a ciudadano de la república. A menudo, el apologista positivista intentará alegar que lo que proponemos es privar de derechos al individuo más o menos carente de instrucción. Por el contrario, la persona a la que se le niega una educación obligatoria de la calidad necesaria para estar bien instruida, ya está privada de derechos, y los culpables morales son los que le negaron la educación de la calidad necesaria. Contra lo que dicen nuestros críticos entre conservadores y liberales, el que niega el derecho a la instrucción obligatoria, es quien viola los derechos de las personas a las que se permite seguir en la ignorancia.
En pedagogía, en general, se observan tres tendencias. El liberal populista intenta rebajar la enseñanza al nivel de ignorancia que él supone en el alumno que entra al aula (o, sino, a su propio nivel de ignorancia). El buen maestro trabaja como un guía para llevar al alumno, paso a paso, al nivel de conocimiento que se necesita para ser competente en la materia. El tercer tipo recita letanías que los estudiantes astutos repiten con buen éxito en los exámenes, aunque no entiendan ni jota. El problema práctico al que se enfrenta el maestro concienzudo, el de la segunda tendencia, es saber qué determina, concretamente, el nivel de instrucción en que es posible la competencia así sea en los aspectos más rudimentarios de la materia.
El federalismo mundial, con todos sus muchísimos nombres, es un fraude intelectual y moral de sofistas. La guerra precede por mucho a la aparición de la primera república. Así que el argumento de los partidarios de la federación mundial es un fraude histórico. Hay condiciones mucho más asesinas que la guerra como la propagación de la hambruna y las enfermedades epidémicas, inducida por las condiciones del FMI, o la sumisión pacífica a un nuevo orden mundial. La mayoría de las guerras, como por ejemplo la Guerra de los Treinta Años de la antigua Grecia (la guerra del Peloponeso, las Guerras Médicas, la Guerra del Imperio Romano, las guerras de la usura del siglo XIV, la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) la Guerra de Marlbougough y la Guerra de los Treinta Años de 1912-1945, orquestada por los británicos, fueron causadas por el oligarquismo, y como en las guerras imperialistas a favor de la sanguinaria usura, de una forma tan tosca como la invasión y el saqueo de México por parte de Londres y Napoleón III.
“Cualquier cosa es preferible a la guerra, no? Argumentan los sofistas del neoimperialismo romano, el Nuevo Orden Mundial”. Hay condiciones peores que la guerra, la paz que ofrece el nuevo orden mundial sería un mal mucho peor que cualquier guerra para liberar a la Humanidad de la esclavitud de semejante gobierno mundial satánico.
De hecho ¿de dónde proviene el peligro de guerra hoy en día? Como lo ilustran las injustificables carnicerías de Panamá, Irak, Afganistán, Siria, la guerra se comprende hoy para aplastar de la manera más genocida y ejemplar a quienes opongan resistencia a la hambruna y las epidemias de que se valen los herederos del poder mundial, para tratar de reducir la población mundial, en particular, la porción de tez oscura en aproximadamente el 80% en cosa de dos generaciones.
El Estado Nacional no es la causa de la guerra moderna; la causa de la guerra, hoy en día es principalmente el anhelo satánico de las oligarquías de imponer un gobierno mundial.
El retrato del hombre que pinta Thomas Hobbes, el malvado discípulo del malvado Francis Bacon, parece ser la imagen que la oligarquía de habla inglesa se hace de sí mismo. Tal bestialidad oligárquica no es la característica moral natural de la Humanidad en general.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
35.10
37.10

 

RadiosNet