Hoy es martes 16 de octubre de 2018 y son las 08:11 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
28 de febrero de 2017
La Fuerza Aérea y la ciencia en la Antártida. Operación radar de hielo.
A partir del requerimiento formulado por el Instituto Antártico Argentino (IAA) – Dirección Nacional del Antártico y dentro del proyecto PIDDEF 19/14 “Monitoreo remoto de variables medioambientales para el estudio de glaciares y apoyo a las operaciones aéreas en Base Marambio“, se realizaron vuelos en la Antártida con un helicóptero Bell-212 portando un Sistema de Radar de Hielo Aerotransportado.

La Fuerza Aérea y la ciencia en la Antártida.                       Operación radar de hielo.

En el marco de un proyecto del Instituto Antártico Argentino (IAA), un helicóptero Bell-212 de la FAA con un sistema especial de radar de hielo efectuó en febrero último mediciones de espesores de glaciares en la Antártida, cerca de la Base Marambio.

A partir del requerimiento formulado por el Instituto Antártico Argentino (IAA) – Dirección Nacional del Antártico y dentro del proyecto PIDDEF 19/14 “Monitoreo remoto de variables medioambientales para el estudio de glaciares y apoyo a las operaciones aéreas en Base Marambio“, se realizaron vuelos en la Antártida con un helicóptero Bell-212 portando un Sistema de Radar de Hielo Aerotransportado.

Imagen relacionada

El proyecto, en cooperación con Alemania y aprobado por el Ministerio de Defensa, procura medir desde una aeronave espesores de hielo en los glaciares de las islas cercanas a la Base Marambio.                       En esta oportunidad, las mediciones pudieron efectuarse en el Glaciar Gourdon de Isla Ross, a unos 40 km al oeste de la isla Marambio, durante dos operaciones en el mes de febrero, en el marco de la Campaña Antártica de Verano 2016/17.

El proyecto está a cargo del ingeniero Sebastián Marinsek, Jefe del Departamento de Glaciología del Instituto Antártico Argentino.

La exitosa operación fue cuidadosamente planificada y ensayada en la VII Brigada Aérea en Moreno, provincia de Buenos Aires, antes del despliegue a la Antártida, dadas la complejidad del sistema, la exigencia de la carga externa y las pruebas necesarias para maniobrar el helicóptero durante el despegue y el aterrizaje.

Fue la primera vez que la FAA ejecutó en la Antártida una operación así.

                       

El sistema, ya había sido experimentado en otros países.                                                                             Consiste en una antena metálica rectangular de nueve metros de longitud, cinco de ancho y uno de espesor, con el transmisor, receptor y GPS, con un peso de 300 kg, suspendida por una eslinga de la aeronave.

                        

La instalación del radar, de tipo Doppler, requirió adaptar la aeronave no sólo para el sistema colgante, sino para colocar el equipamiento de medición y registro de datos en la cabina del helicóptero, junto al operador de radar.

                    Resultado de imagen de Doppler Sistema de Radar de Hielo Aerotransportado.

 

 

El sistema colgante se enlaza mediante fibra óptica con los equipos de control ubicados en la cabina.

El radar es independiente de todos los sistemas de a bordo, e incluso se alimenta con baterías propias. Se adicionó un altímetro láser con un monitor para el piloto, a fin de mantener la altura de medición sobre el glaciar.

El radar emite un pulso sobre el glaciar; el receptor recibe la señal rebotada de la superficie y otra, posterior, del lecho, lo que permite efectuar la medición del espesor del hielo.

. La operación

Se estableció un campamento de apoyo con científicos y técnicos, próximo al glaciar de estudio, a fin de preparar y montar en el lugar la antena en el helicóptero. Imagen relacionada

Así, los vuelos desde Marambio hasta la zona del campamento se efectuaron sin la carga externa, la cual sólo se montó para efectuar las mediciones.

                      

Por el tipo de vuelo con carga colgante, fue necesario disponer de condiciones meteorológicas adecuadas en la zona de trabajo: al menos seis horas de buena visibilidad y poco viento.                        Desde luego éste es un factor importante que afecta en los virajes y en las zonas próximas a las paredes del glaciar influyendo en el vuelo a bajas velocidades.                                                                     La altura de medición sobre el glaciar fue de 30 a 40m, volando a unos 70 km/h; estos parámetros debían mantenerse para no alterar las mediciones.                                                                                                       El radar es encendido (y apagado) a una altura de vuelo de seguridad, y durante las maniobras de ascenso y descenso requiere de una cuidadoso comando de la aeronave.

El trabajo requirió planificación, ensayos, precauciones y un trabajo en equipo entre científicos, personal técnico y tripulantes de la FAA para su ejecución. Esta primera experiencia exitosa permitió cumplir una importante tarea científica en la Antártida, gracias al eficaz apoyo logístico de la Fuerza Aérea. 

Tripulación:                                                                                                                            Comandante Capitán Martín Couñago.                                                                                 Copiloto Primer Teniente Fernando García.                                                                             Operadores de carga:                                                                                                             Suboficial Auxiliar Raúl Gómez.                                                                                               Cabo primero David Molina.                                                                                                     Mecánico BELL 212:                                                                                                               Suboficial Principal Francisco Heredia.                                                                               Para rescate:                                                                                                                           Primer Teniente Franco Sotile.                                                                                             Especialista:                                                                                                                             Suboficial Ayudante Héctor Alani.                                                                                         Apoyo Personal Civil                                                                                                               Pablo Sancima.

Agradecimientos:                                                                                                                                         Vicecomodoro Patricio Pelourson, Jefe del Componente Aéreo Campaña Antártica de Verano 2016/17, Base Marambio.                                                                                                                           Juan C. Benavente – Sección Prensa – Dirección de Asuntos Antárticos - FAA.                                       La Fuerza Aérea y la ciencia en la Antártida

 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
CIENCIA Y TECNOLOGIA
Teorías del átomo.
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
35.60
37.60

 

RadiosNet