Hoy es viernes 23 de junio de 2017 y son las 03:53 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
14 de junio de 2017
La Triste Agonía . Por Cesar Artigas Ledesma Posse.
Los fundadores de la Patria afrontaron una gesta con una Nación casi inexistente, despoblada y colonial, y supieron enfrentar a las potencias europeas (salvando todas las traiciones y traidores). Lucharon, murieron y vencieron.
Así nació nuestra Patria. Nuestra gloriosa bandera debe volver a flamear con orgullo e hidalguía.

ARGENTINA AGONIZABA EN 2015.

Argentina en el 2015 agonizaba, Argentina se moría.                                                                                       No se trataba de la suerte individual de cada uno, se trataba de la Nación que decíamos amar y gracias a la cual teníamos un lugar en el mundo, la Nación que nos dio una historia, un lenguaje, costumbres, cultura y un modo de ser.                                                                                                                                    La Nación que siempre nos llenaba de orgullo.                                                                                       Argentina era una Nación enajenada, quebrada, adulterada en su cultura, envilecida, saqueada por sus gobernantes, por una mafia en el poder, por sus sindicalistas, por los políticos y por la "Patria Financiera".   Era una Nación sin soberanía. Con industrias desmanteladas, con presidentes, senadores y diputados corruptos, llena sus calles de mendigos, con una Justicia cómplice, con los eternos amigos del poder vendiendo sus influencias y quedándose con todos los negocios y negociados, con una niñez empujada al delito y a la prostitución, con ancianos abandonados y desamparados, con una policía que encabezaba y participaba de todos los ilícitos, con una salud pública destruida, con una clase media sumida en la depresión.                                                                                                                                                                       Y ante ésta tremenda tragedia terminal apareció un gobierno peronista e incapaz que nos resignó al vasallaje, al pillaje y a la miseria, privilegiando (una vez más) sus intereses personales, sus intereses partidarios y al capital financiero.                                                                                                                      Argentina se moría asesinada por una siniestra conspiración de ignorancia, soberbia, codicia, traiciones y humillación moral, porque quienes la asaltaron en un abordaje sin precedentes, se proponían salvarla con las mismas recetas y personajes de siempre, urdiendo alquimias fraudulentas que destruyeron dos mil años de civilización.                                                                                                                                                                La vehemencia que corre por mis venas me hace pensar que la moderación no es hoy una virtud sino un defecto.                                                                                                                                                       Necesitamos ahora actuar con sensatez y sabiduría, siendo ejecutivos, cero moderación.                                 No necesitamos hombres comunes, necesitamos súper-hombres.                                                                 Debemos volver a los valores que provienen de nuestra cultura, aquellos valores basados en la libertad, justicia, civilización y grandeza. Volver a las bases sobre las que se organizó la Argentina.                               El pueblo argentino lleva en sus entrañas esos valores que nos destacan como Nación, y hoy está en juego justamente esa misma Nación, y salvarla es nuestra obligación, que sólo se podrá lograr con una política revolucionaria.

                        Resultado de imagen para Combate de los Pozos

Los fundadores de la Patria afrontaron una gesta con una Nación casi inexistente, despoblada y colonial, y supieron enfrentar a las potencias europeas (salvando todas las traiciones y traidores).                                                                   Lucharon, murieron y vencieron.                                                                                        Resultado de imagen para Combate de San Lorenzo                    

Así nació nuestra Patria.                                                                          

Nuestra gloriosa bandera debe volver a flamear con orgullo e hidalguía, sin estandartes ni consignas de las Madres, tampoco de esa organización de imberbes llamada La Cámpora.                                         Debe nuestra bandera flamear aunque no haya viento.                                                                                   Hoy debemos ser capaces de afrontar una nueva gesta heroica para que una de las naciones más hermosas de la Tierra no vuelva a ser destruida por los "iluminados" y corruptos de turno.                       Debemos salvar a Argentina para que no desaparezca como Nación, debemos salvarla para que no sea convertida en un lugar, cuyo nombre no se quiera recordar.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 
PUBLICIDAD

AGENDA

 
<<Junio 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
16.06
16.46

 

RadiosNet