Hoy es jueves 23 de noviembre de 2017 y son las 23:05 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
19 de junio de 2017
FALLECIMIENTO DE HELMUT KOHL .
Austero, tenaz, laborioso, discretamente religioso e incluso irónico, el ex canciller sabía también ser un bon vivant. Así consta en el libro de sus memorias, donde escribió una frase digna de un epitafio: "Hay vida antes de la muerte y todo cristiano, protestante o católico, tiene derecho a gozarla".

FALLECIMIENTO DE HELMUT KOHL.                                                                  Por  :   Bernardo Gonçalves Borrega . Periodista Acreditado. Corresponsal en Casa de Gobierno.
                       Resultado de imagen para HELMUT KOHL.
El Gobierno y el pueblo argentino hacen llegar sus condolencias al pueblo y gobierno alemán, por el fallecimiento del ex canciller Helmut Kohl, artífice de la reunificación alemana y del sostenimiento de la unificación de Europa.
Kohl, visito la Argentina, durante el segundo mandato del ex presidente Carlos Saul Menen, oportunidad en que fueron firmados importantes convenios bilaterales que acercaron aún más los lazos de amistad entre las dos naciones.
En virtud de estos hechos, es que el gobierno Argentino, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, hizo llegar sus condolencias al pueblo alemán, a través del siguiente comunicado: “El Gobierno argentino lamenta el fallecimiento, ocurrido hoy, viernes 16 de junio, del ex Canciller de Alemania, Helmut Kohl, quien ha desempeñado un rol preponderante en el proceso de reunificación alemana y ha sido tenaz impulsor de la reconciliación europea. 
“El ex Canciller Kohl realizó una Visita Oficial a la Argentina en septiembre de 1996, ocasión que incluyó, además de un encuentro con el entonces Presidente argentino, el pronunciamiento de un discurso ante la Asamblea Legislativa del Honorable Congreso de la Nación.
“El Gobierno argentino desea expresar sus condolencias al Gobierno y al Pueblo alemán, así como también ratificar, en estos momentos de duelo, su firme compromiso en continuar estrechando los profundos lazos de cooperación y amistad entre ambas naciones”, finaliza diciendo el comunicado oficial del gobierno argentino. *********************************************************************************************
 HELMUT KOHL.      
El canciller de la unidad alemana y la reconciliación europea
LA NACION
SÁBADO 17 DE JUNIO DE 2017.
 

Lo llamaban "el canciller de hierro", "Herr Doktor" o "el canciller de la unidad", como a Otto von Bismarck en 1871. Pero, sobre todo, lo apodaban "el coloso". No sólo por su 1,93 metros de estatura y sus 150 kilos de peso: Helmut Kohl, ese gigante de la política que realizó la reunificación de su país y aceleró la construcción europea, murió ayer a los 87 años en su casa de Ludwigshafen, en el sudoeste de Alemania.                                                                                                           "Uno más uno es uno", se cansó de repetir en 1990 el hombre que fue jefe de gobierno alemán durante 16 años, cuando perseguía su sueño de unificación nacional.                                                                                                                                             Con él, desaparece el último "monstruo sagrado" de la historia política del siglo XX.

                                               Kohl, en Dresden, en 1989                                              Kohl nació el 3 de abril de 1930 a la sombra de las usinas químicas de Ludwigshafen, en el seno de una familia de modestos católicos renanos. Su padre, empleado de impuestos, abandonó los "cascos de acero" cuando ese movimiento de ex combatientes nacionalistas juró fidelidad al nazismo. Su hermano mayor, paracaidista, cayó en el frente durante la Segunda Guerra Mundial.                                                                                                                                                                               A los 15 años, en presencia del Führer, Helmut se vio obligado a incorporarse a las Juventudes Hitlerianas, antes de errar por los escombros en busca de sus padres en una ciudad totalmente destruida por la guerra.                                                     Sin embargo, el hombre que vio el ejército francés ocupar una parte del territorio alemán no guardó rencor alguno contra Francia, haciendo de la unificación de su país y de Europa el objetivo de su vida.                                                               Kohl tenía apenas 17 años cuando se incorporó al partido Unión Demócrata Cristiana (CDU), creado sobre las ruinas del nazismo y que reunió, por primera vez, a protestantes y católicos. A los 25 años, a punto de terminar un doctorado en Historia, entró al comité directivo de la CDU en Renania-Palatinado. Diputado cuatro años después, en 1969 se convirtió en el jefe de gobierno más joven de ese Estado regional y en 1973, en presidente de la CDU.                                                     "Terminarás por ser canciller", le predijo entonces Bruno Heck, secretario general del partido. Otros no pensaban lo mismo. "Kohl nunca será canciller. Es totalmente incapaz. Le falta carácter, espíritu y capacidades políticas", repetía Franz-Josef Strauss, el exuberante líder de la CSU, rama bávara de la CDU.                                                                                       La profecía quedó hecha trizas en 1982 cuando, luego de algunos fracasos previos, Kohl consiguió instalarse en la cancillería.                                                                                                                                                                                                       Como su amigo François Mitterrand, el entonces presidente francés, Kohl gobernaba por el placer de ejercer el poder. Con su estilo franco y reactivo, marcó la vida política alemana y europea. "Cuando se ocupa una alta función política, el carácter es con frecuencia más importante que el conocimiento o la inteligencia", solía decir.                                                   Kohl simbolizaba el alemán promedio y provincial. Al igual que su discípula y heredera política Angela Merkel, la simplicidad fue la clave que le aseguró el éxito ante la opinión pública de su país. Frío en público, nunca escatimó esfuerzos en crear sólidas relaciones personales, compartiendo un sauna con el presidente ruso, Boris Yeltsin, o una especialidad de su Palatinado natal con Mitterrand o Jacques Chirac.                                                                                               En 1973, la revista Time lo incluyó entre los líderes políticos que podían "cambiar el siglo". Pocos años después, la reunificación alemana fue para él una ocasión única. En 1989, después de aplastar una tentativa de putsch dentro de su propio partido y en medio de sondeos catastróficos, el Muro de Berlín cayó el 9 de noviembre.                                                 En plena visita de Estado a Polonia, el canciller regresó a su país para -según su expresión- ver "girar la rueda de la Historia".                                                                                                                                                                                                         Exactamente 330 días después, el 3 de octubre de 1990, a los 60 años de edad, Kohl celebró en Berlín el acta de nacimiento de la nueva Alemania.                                                                                                                                                             Europeo convencido, una vez en política participó activamente en la construcción del bloque, intentando dar vida al gran proyecto de los Estados Unidos de Europa. Uno de los padres del euro, consiguió imponerlo a una población alemana profundamente apegada al marco, la moneda nacional.                                                                                                                     "Tal vez otro canciller hubiera sido capaz de acompañar la unificación de las dos Alemanias.                                                   Pero nunca la creación del euro.                                                                                                                                                                 Él llevó el proyecto en brazos. Imperturbable, mantuvo su derrotero, sin jamás tomar en serio protestas o amenazas", recuerda un alto funcionario francés.                                                                                                                                                      En 1986, junto a Mitterrand y a Jacques Delors, entonces presidente de la Comisión Europea, logró firma del Acta Única, y en 1992 selló el Tratado de Maastricht.                                                                                                                                                 Pro estadounidense, trabajó simultáneamente en favor de una nueva Ostpolitik (apertura al Este), con el fin de apoyar el desarrollo económico de los ex países comunistas.                                                                                                                               Con el tiempo -que todo lo puede-, los alemanes terminaron por retirarle su apoyo. En 1998 perdió las elecciones legislativas y fue reemplazado por el socialdemócrata Gerhard Schröder. Después de 16 años de poder, su balance no era brillante: cuatro millones de desempleados y profundo descontento en los länder del Este: más del 17% de la población buscaba trabajo y el nivel de vida aún era sensiblemente inferior al de las regiones del Oeste.                                                   La larga carrera política de Kohl también se vio salpicada por una serie de escándalos.                                                                 En 1999, 14 denuncias lo acusaron de "infracción a la ley de financiamiento de partidos", existencia de cuentas secretas y sobornos.                                                                                                                                                                                                       Kohl resultó absuelto, pero un año después se vio obligado a dejar la presidencia honoraria de la CDU. El suicidio de su esposa, Hannellore, en 2001, y las peleas con sus hijos tras casarse con su secretaria terminaron por convencerlo de retirarse de la vida pública.                                                                                                                                                                        En todo caso, Kohl quedará en la memoria de los europeos como el hombre que reforzó la reconciliación continental. Profundamente patriota, pero no nacionalista, el ex canciller hizo progresar el debate sobre los crímenes cometidos por el régimen nazi.                                                                                                                                                                                              Austero, tenaz, laborioso, discretamente religioso e incluso irónico, el ex canciller sabía también ser un bon vivant.          Así consta en el libro de sus memorias, donde escribió una frase digna de un epitafio:                                                           "Hay vida antes de la muerte y todo cristiano, protestante o católico, tiene derecho a gozarla".

Hitos de un líder clave para Alemania y Europa.

1/10/1982

Canciller: A los 62 años, Kohl, del Partido Demócrata Cristiano, fue elegido canciller alemán; fue el hombre que gobernó su país por más tiempo, hasta 1998

9/11/1989

Caída del Muro: Lideró el proceso de reunificación de Alemania, que empezó con la caída del Muro de Berlín y concluyó en 1990

7/2/1992

Tratado de Maastricht: Fue uno de los grandes impulsores del Tratado de la Unión Europea, que representó un nuevo paso en la integración continental

2/10/1997

Tratado de Amsterdam: Impulsó este acuerdo europeo para crear un espacio de libertad, justicia, seguridad común y libre circulación

El lamento del mundo político

Mandatarios y ex líderes recordaron la figura de Kohl

Angela Merkel, canciller alemana: "Helmut Kohl cambió mi vida de forma decisiva. Fue un gran alemán y un gran europeo"

Vladimir Putin, presidente ruso: "Fue uno de los principales defensores de las relaciones amistosas entre Moscú y Berlín"

Bill Clinton, ex presidente norteamericano: "Hizo posible la reunificación de una Alemania fuerte y próspera, y la creación de la Unión Europea"

Emmanuel Macron, presidente francés: "Arquitecto de la unificación alemana, con su muerte perdemos a un gran europeo"

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí: "Fue el líder que unió Alemania con determinación y mano firme"



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
CONDOLENCIAS - MEMORIA .
HOMENAJE
CONDOLENCIAS - MEMORIA .
Murió el sindicalista Gerónimo
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

AGENDA

 
<<Noviembre 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.34
17.74

 

RadiosNet