Hoy es miercoles 20 de septiembre de 2017 y son las 02:43 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
19 de agosto de 2017
Carta al Director - Homenaje al General SAN MARTÍN. Lic. Francisco Scolaro.
La independencia objetivo final, no las formas de go­bierno, no las Ideologías que son patrimonio de los parti­dos, resume la ejecutoria de San Martín.
De ese verdadero San Martín, vigente y actual y no el prospecto de museo con que se quiere confundir su biografía, para que nos olvi­demos de la soberanía.

Homenaje al General  SAN MARTÍN.                                                                      Carta al Director .     

Por : Dr. Jorge Bernabe Lobo Aragon.

Opinión:

Quiero rendir homenaje a una de las figuras más desconocidas en el país siendo,  seguramente, una de las que mejor se pueda gloriar ante el mundo.
Me refiero al General Don José de San Martín, en el día de su  fallecimiento hace 167 años.
Puede sonar a paradoja que llame desconocido a un personaje cuyo nombre estápuesto a ciudades, pueblos, calles, plazas, instituciones públicas y privadas a lo largo y lo ancho de todo el territorio na­cional y cuya memoria muchas veces se celebra con un feriado anual aun cuando los feriados  alguna vez fueron reducidos al máximo en considera­ción a lo  oneroso que resulta una interrupción masiva de las tareas. 
Sí, el nombre y la imagen tienen una presencia ubicua.
Pero la realidad representada por ellos se esfuma en la nebulosa retórica de las efemérides. Sabemos, gracias a la machacona lección que se nos repite desde niños, que nació en Yapeyú, que es como el tuétano del territorio patrio; que fue llevado por sus padres a España, donde emprendió la carrera militar después de haber cursado el colegio de nobles; que participó en 1a batalla da Bailén; que en 1812 sintió el llamado de su patria lejana y volvió para liberarla; fundó la logia Lautaro, venció en el combate de San Lorenzo donde una bala derribó a su caballo que al caer le aplastó una pierna; hubo  de ser atravesado por la bayoneta de un soldado enemigo de no intervenir el sargento Cabral, quien a su vez recibió una herida mortal que le dio tiempo apenas para decir “muero con­tento, hemos batido al enemigo”.
Su próxima empresa fue reem­plazar a Belgrano en Tucumán al frente del Ejército del Nor­te, ocasión que le inspiró el plan de dirigirse al Perú por el Pacífico.
En Mendoza formó un ejército con el cual tramontó los Andes y obtuvo los triunfos de Chacabuco y Maipú sin más accidentes que el tropiezo en cancha rayada. Siguió su camino hasta Lima, se entrevistó con Bolívar en Guayaquil y envuelto por su propia gloria, asumió el gesto supremo de renunciar a su empresa para dejar un ejemplo a todas las generaciones de argentinos.
Se fue a Francia llevándose a su pequeña hija para cuya formación dejó un ramillete de máximas ejemplares. Murió en Boulogne Sur Mer.
En este relato se estereotipa la trayectoria de San Martín.
Hay que sazonarlo con  algunas frases célebres y un conjunto de anécdotas que podrían conservarse numeradas, como se dice de los alemanes con respecto a los chistes de Frang y Fritz.
Si éste es el padre de la patria, ahí está la explica­ción del vacío histórico en el que vive nuestro pueblo, que debe llenarse con lugares comunes, oratoria farragosa, reiterada declamación sobre el porvenir venturoso que nos espera.
El modelo, pues, además de ser inoperante, puede actuar corno factor de perplejidad y confusión.
El verdadero San Martín, el que escamotean los historiadores al servicio del régimen, no se parece a esta pintura burda pueril.
La patria de  San Martín fue el imperio constituido por España y América.
El apenas mencionó, por razones de trámite burocrático,  su nacimiento en las misiones jesuíticas.
Jamás escribió el nombre de Yapeyú y quizás ni lo había oí­do.
Por otra parte, desde los dos años vivió en Buenos Ai­res y antes de los siete fue llevado a España.
De modo que sus recuerdos de infancia debieron ser tan vagos como las imágenes que cualquiera conserva de ese período de la vida.
La verdadera aparición de San Martín sobre la escena histórica, el encuentro consigo mismo, se dio en la guerra de la Independencia, a la respuesta del pueblo español contra la invasión napoleónica.
Entonces combatió en tierra y mar en España, en Portugal, en África; fue herido, se batió en la defensa de Cádiz, el último bastión independiente de la península.
Cuando todo el territorio estuve ocupado por el invasor y sabiendo la idea de Napoleón de incorporar a su imperio las pose­siones españolas de América, se sumó a los americanos que habían combatido como él y decidieron proseguir en sus respectivos países la guerra de la independencia: Bolívar, Sucre O'Higgins, Carrera, Alvear, Iturbide, etc.
Llegó a Buenos Aires cuando el territorio del Virreinato, menos Paraguay yel Alto Perú, ya estaba en poder de los patrio­tas.
Vio que el foco por abatir era Lima y había que alcanzarlo por mar. 
Allá se fue con un ejército formado por argentinos y chilenos y costeado por el gobierno de Chile.
El Directorio, que había intentado volcarlo en la guerra civil, lo abandonó a sus propias fuerzas.
Su gran ca­pacidad militar y diplomática le sirvió para apoderarse del Perú. 
Buscó  la alianza de Bolívar para terminar con la resistencia realista que persistía en la zona montaño­sa entre Cuzco y Jujuy.
Bolívar encontró razones para re­traerse en esa alianza y San Martín instó vehemente al gobierno de Buenos Aires para que abriera el frente por el sur que antes había cubierto Güemes y que le enviara ar­mas, hombres, dinero.
Se interpuso la influencia de Rivadavia y toda colaboración le fue negada,
No le quedaba otra salida que el retiro.
Y así dejó el gobierno, no por el renunciamiento estúpido que se le atribuye sino para no dar el espectáculo bochornoso de la guerra civil.
Fue a rumiar su derrota es Europa pero cuando la Confederación Argentina fue agredida por Francia ofreció su espada al gobierno de su patria, Y cuando la guerra fue con Francia e Inglaterra aliadas interpuso su autoridad profesional y moral para convencer a esas dos potencias que su prosecución no podía llevarlos al éxito.
Saludó con entusiasmo la victoria, con salves de desagravio, ob­tenida por la perseverante firmeza de Juan Manuel de Rosas.  
Después de haberlo dado todo por perdido, al final de su vida, llegó a consolidada la independencia a la cual, había consagrado su espada.
Ese fue el ejemplo que nos legó.
La independencia objetivo final, no las formas de go­bierno, no las Ideologías que son patrimonio de los parti­dos, resume la ejecutoria de San Martín. 
De ese verdadero San Martín, vigente y actual y no el prospecto de museo con que se quiere confundir su biografía, para que nos olvi­demos de la soberanía.
 
Dr. Jorge B Lobo Aragón.
 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

AGENDA

 
<<Septiembre 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.06
17.46

 

RadiosNet