Hoy es jueves 14 de diciembre de 2017 y son las 12:19 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
7 de diciembre de 2017
Monarquías sindicales . Hoffa y Moyano .
El desafío de hoy es leer toda la nota, y luego que sume a su buen entender y saber lo que digo en la nota que edito al pie de esta misma.
Creo que a los MOYANO, les llegó la hora de someterse primero a la Justicia, y luego a la gente que siempre mira para otro lado, cuando de un"poderoso"se trata.

                  MONARQUÍAS SINDICALES.                            Por :  Carlos E. Cué .                                                                                   

Los hijos de Hugo Moyano y Jimmy Hoffa, los poderosos líderes de las centrales camioneras de Argentina y EE UU, han heredado sus puestos .

            Moyano, en un acto contra el Gobierno de Macri                              ​Moyano, en un acto contra el Gobierno de Macri M. BRINDICCI REUTERS 

Si alguien se pierde en los pasillos de la CGT, la gran central sindical argentina, es muy fácil encontrar la oficina de Pablo Moyano. Es la única en todo el edificio que tiene varios guardaespaldas apostados permanentemente en la puerta. Hasta tres hombres enormes custodian la entrada y desalientan a cualquier extraño con una simple mirada. A los Moyano les gusta jugar con su mito de duros, incontrolables, oscuros. Tanto que Pablo, hijo de Hugo, el sindicalista más poderoso de Argentina, acaba de volver de EEUU donde se hizo una foto con Jimmy Hoffa.                                                                “Los Hoffa son un símbolo de pelea, de resistencia, de lucha por la dignidad. Dicen que estaban con la mafia, pero se dicen tantas cosas. Tan malo no debía ser cuando sus trabajadores lo defendían y votan a su hijo”, clama Moyano en su despacho.                                                                                                              Los dos, Hoffa y Moyano, son camioneros, y ambos heredaron el sindicato de sus padres.                      Pertenecen a dos monarquías sindicales históricas en sus países.                                                Hoffa controla casi un millón de afiliados en EEUU.                                                                            Moyano unos 220.000 en Argentina.                                                                                                          Ambos reivindican la figura del otro, pero hay una diferencia clave:                                          Jimmy Hoffa padre, que estuvo en la cárcel por sus vínculos con la mafia, desapareció en 1975 en un garaje en Detroit.                                                                                                                Nunca más se supo de él.                                                                                                        Hugo Moyano, el patriarca, vive y no ha cedido un gramo de poder.                                    Al contrario, su saga se multiplica.                                                                                                            “Mi padre admira a Hoffa pero no acabará como él.                                                              Es verdad que hay cosas parecidas en nuestras historias, pero nosotros no acordamos con la mafia.                                                                                                                              Son distintas sociedades, distintas épocas.                                                                                              Acá se pelea contra los empresarios y contra el Gobierno.                                                    Tampoco teme acabar en la cárcel.                                                                                          Ni él ni yo.                                                                                                                                Sería un orgullo que un gobierno gorila [antiperonista] me lleve preso por defender los intereses de los trabajadores.                                                                                                  Pero no tienen nada contra nosotros.                                                                                    Que investiguen”, sentencia Pablo, el hijo con el que Moyano controla la rama sindical de la familia.                                                                                                                              Él reivindica que no heredó el puesto de su padre, se lo ganó: “Yo fui camionero, no es que dije pa, quiero ser secretario.                                                                                          Uno llega al cargo no porque te lo regalaron sino porque hizo su mérito”.                          Los Moyano son una saga clave en la historia reciente de Argentina.                                   Ahora mismo la gran batalla del momento, la de la reforma laboral, pasa por ellos.          De su guerra con el presidente, Mauricio Macri, depende buena parte del futuro político y económico del país con los sindicatos más fuertes de Latinoamérica.                            La familia no solo tiene poder sindical, se mueve en todos los frentes.                                Si Pablo dirige Camioneros, el sindicato clave,                                                                    Facundo, joven diputado con mucha proyección, se encarga de la política.                    Ahora además está en las revistas del corazón por su noviazgo con la modelo Nicole Neumann, un salto inesperado para una familia que vino de muy abajo.                           Huguito, el hermano pequeño, lleva la parte legal, es abogado de la CGT.                           La esposa del padre, Liliana Zulet, controla la parte empresarial.                                        Y su yerno, Chiqui Tapia, casado con su hija mayor, controla el fútbol, es nada menos que el presidente de la todopoderosa Asociación del Fútbol Argentino.                              Moyano padre preside además Independiente, un club de los grandes.                              “Estamos en lo gremial, la política, el deporte y la la farándula”, bromea Pablo.                                    “Tenemos combustible, transporte de caudales, recolección de basuras.                                                 Si Camioneros para no se mueve ni una tapa de gaseosa en Argentina.                                                   Hemos crecido porque siempre hemos defendido a los trabajadores.                                                       Cuando Moyano ganó el gremio en 1987 tenía una sede antigua, un hotel en Córdoba y un camping chiquito.                                                                                                                                            Ahora tenemos 14 sanatorios propios, más de 30 hoteles, más de 100 campings y los mejores salarios. Por eso somos tan fuertes.                                                                                                              Pero si te enfrentás al poder te van a inventar que sos feo, negro y sucio”, presume.                            En los 27 años que lleva bajo dominio de los Moyano, Camioneros pasó de 20.000 a 220.000 afiliados.                                                                                                                                                      Moyano padre ha visto varias veces todas las películas sobre Hoffa y le gustan sus métodos duros. En su despacho está en un lugar destacado la fotografía con Hoffa hijo.                                                 Al padre nunca lo conoció. “Le tiene respeto.                                                                                              Para Hugo es un ejemplo de cómo transformó su sindicato”, explica su hijo, que llama a su padre por su nombre.                                                                                                                                                 “Hay varias películas, una con Silvester Stallone y otra con Jack Nicholson.                                           A él le gusta mirar esas películas de cómo se pelea con los poderosos”.                                                  Muchos le acusan de corrupto, él lo niega en redondo.                                                                              “Lo están mirando con lupa desde el menemismo, si tuviera algo ya estaría en cana (cárcel)”, resume Pablo, que dice que sí, que hay corrupción en el sindicalismo -“algunos muchachos se habrán mandado algunas macanas, que lo mire la justicia”- pero no en los Moyano.                          Algunos creen que esta vez, con Mauricio Macri de presidente fortalecido en las últimas elecciones, Moyano acabará en la cárcel.                                                                                                                          Los golpes acaban de caerle cerca.                                                                                                                El vicepresidente de Independiente, el club que preside, ha sido detenido esta misma semana por presunta asociación ilícita y lavado de dinero.                                                                                            Con él ha caído el histórico guardaespaldas de Moyano, el polaco Petrov, que se resistió tiroteando a los agentes.                                                                                                                                                   Hugo ya estuvo una vez en la cárcel, en 1989, cuando le encontraron medio kilo de cocaína en su despacho.                                                                                                                                                         Él siempre dijo que se la habían colocado allí para hundirle.                                                                     Pasó brevemente por la cárcel.                                                                                                                    La historia reforzó el mito con varios episodios. En 2003 Moyano, gran aficionado al boxeo, noqueó a un empresario en plena negociación. El hombre se desplomó sobre el pecho de la ministra de Trabajo, Graciela Caamaño.                                                                                                                          En 2007 fue mucho más graveAbel Beroiz, tesorero de Camioneros, el que manejaba todo el dinero, murió asesinado en Rosario de tres disparos y siete cuchilladas en un garaje, ese lugar de reminiscencias mafiosas en el que desapareció Hoffa.                                                                               “Acusaron a Hugo de tener algo que ver con la muerte de Beroiz.                                                        Clarin hacía los dibujos de Hugo con las manos manchadas de sangre.                                                   La justicia determinó que eso fue una interna [una batalla política] entre ellos, una locura total, por eso el gremio fue intervenido”, se defiende Pablo.                                                                                      “De Hugo se dice que tiene cuentas en Suiza, que tiene empresas de recolección, que tiene estancias, campos.                                                                                                                                          Lo que pasa es que si vos peleás te van a salir a inventar cosas.                                                              Porque no peleás contra un perejil, es contra el poder.                                                                              Nunca se ha comprobado nada.                                                                                                                     Que pregunten a sus trabajadores como están los camioneros.                                                                Eso es lo importante”, remata el hijo.                                                                                                      Los Moyano son recibidos por todos.                                                                                                            Incluso el Papa Francisco ha visto hasta tres veces a Pablo.                                                                      La última, y muy polémica, hace dos semanas.                                                                                            Porque Pablo encabeza la resistencia más dura contra la reforma laboral de Macri que apoyan otros sindicalistas.                                                                                                                                                    “El Papa ya tenía una relación con Hugo cuando era cardenal.                                                                   Y a mí me recibió tres veces.                                                                                                                        El Papa es peronista, lo digo orgullo .                                                                                                            Tiene raíces de defensa de los trabajadores.                                                                                                Le contamos que teníamos la reforma laboral acá.                                                                                  Tuvimos una charla de 15 minutos”, recuerda Pablo.                                                                                A sus 73 años, el patriarca mantiene el poder en las sombras y está dispuesto a su enésima batalla contra un presidente que antes fue su aliado, como todos.                                                                        “No creo que Macri se anime contra Moyano.                                                                                   Y ojalá que no se enoje.                                                                                                                                Porque a estas alturas, Hugo solo le teme a Dios”, amenaza su hijo.                                                    Los Moyano y los Hoffa, monarquías hermanadas, siempre fieles a su estilo.   ****************************************************************************************buendianoticia.com 

Leyendo la nota anterior, de una pluma con todos los pergaminos que sin dudas no tengo, se me ocurre una reflexión que quiero pensar con usted lector que me acompaña en esta aventura de publicar para compertir, y que siempre dejo con final abierto  porque yo no me entero de su conclusión final.                                             Solo comparto con usted el inicio de un tema que queda en su mas absoluta intimidad, como debe ser, mi intención es solo dejar una idea para pensar.                                                                                                         De la nota de referencia, se ve con claridad, que entre Moyano y Hoffa solo hay como diferencia apreciable el tiempo en que desarrollaron sus actividades y el poder de la Justicia y la independencia de la misma frente al poder Político y al "mediático",  tan invasivo uno como el otro en  nuestro País.                                                    Ahora, dice Pablo, que su padre no le teme a nadie, se supone que su poder es tan grande que ni la justicia se atreverá con ellos.                                                                                                                              Cuando habla del Papa es lamentable que una vez más lo expongan de esta manera.                                  De todos modos convengamos, que hay un PAPA para el mundo, y solo un descolorido anciano Bergoglio para la Argentina, dado que su sentimiento político partidario, solo le permite ampliar la brecha que hay entre nosotros, cuando deja de lado a todos los Argentinos y se preocupa por los delincuentes disfrazados de políticos que dejaron a la Argentina hecha jirones, llena de miseria, inmoralidad, con desapego al trabajo, sin respeto por la ley, ni por las autoridades legítimamente electas, y en funciones.                                                                                                                                        Dice Pablo Moyano que le pregunten a "los camioneros" si están contentos ...                                    Yo me pregunto si estamos de acuerdo en que un conductor de camiones, en 20 años, pudiera reunir una fortuna incalculable, que entre  los 220.000 camioneros, todos juntos, no podrian reunir en el mismo tiempo.                                                                                                                                         ¿Soportara la familia Moyano una investigación seria de su patrimonio?                                                       ¿Soportara la familia sindical una investigación seria, del como llegaron al lugar donde se encuentran hoy?

La nota de Cué, es extensa, y yo solo tome un par de puntos, para que usted re-lea y por fin saque conclusiones.                                                                                                                                                          Si no estamos atentos a los acontecimientos que se encadenan permanentemente en el tiempo, perderemos de vista el panorama general de todo lo que nos ocurra.                                                            Nadie como yo, con una jubilación mínima para sentir las tarifas que hoy nos angustian, pero durante 12 años tiramos por el inodoro  toda la energía posible, ahora pagamos con intereses el despilfarro de entonces, y estos defensores de pobres y ausentes, ya hoy formidablemente ricos, nunca se quejaron de esa situación, ¿ por que no la pensaron? o porque "contando ganancias", no se preocupaban, en tal circunstancias, de los que menos posibilidades de sumar tenían .

Hay momentos claves en la vida de las personas, en que las prioridades, cruzan de vereda, según calienta el sol.                                                                                                                                             Esto es, hoy contigo . . . Mañana sintigo ...                                                                                                 A buen entendedor.                                                                                                                                                 Saludos cordiales.                                                                                                                                                 Rodolfo Griffa.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

AGENDA

 
<<Diciembre 2017>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
17.25
17.65

 

RadiosNet