Hoy es viernes 20 de abril de 2018 y son las 01:49 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
15 de abril de 2018
“LESA HUMANIDAD”, SUS ALCANCES. Por LUIS ALBERTO ROMERO.
No lo hace pensar así el tono de esta declaración, autoritario, intransigente y casi beligerante. La cuestión tiene dos aspectos, uno jurídico y otro moral, que comúnmente se mezclan y confunden.

“LESA HUMANIDAD”, SUS ALCANCES.                                                     Por  :  LUIS ALBERTO ROMERO.

La intención de reabrir la causa penal por el asesinato del coronel A. Larrabure, ocurrido en 1975, desató un debate sobre esa figura jurídica.

Argentino del Valle Larrabure, secuestrado y asesinado por el ERP en 1975.                                           

Argentina   Derechos Humanos.                                                                     ¿Qué es un crimen de “lesa humanidad”?                                                             ¿Es tan clara la diferencia?                                                                                                       Véase el caso del coronel A. Larrabure.

Secuestrado por el ERP en 1974, cautivo y torturado durante un año, fue asesinado en 1975.            La causa penal prescribió.                                                                                                                        Hoy, a pedido del hijo, una Cámara Federal estudia su reapertura, equiparando el delito con los de “lesa humanidad”.                                                                                                                                        Esta posibilidad es rechazada en una solicitadas que hoy circula - “No hay equiparación posible”-, (http://contrahegemoniaweb.com.ar/no-hay-equiparacion-posible/)                                                    firmada por un conjunto de personalidades públicas amplio y de opiniones conocidamente divergentes.

¿Habremos llegado, en esta cuestión tan traumática como divisiva, a un cierto punto de concordia? ¿Quizás, al menos, a encuadrar nuestras diferencias en la aceptación común del Estado de derecho y el principio de igualdad ante la ley?                                                                                                                          No lo creo.                                                                                                                                                              No suele ser esa la intención de otros firmantes de la nota, como Horacio Verbitsky.                            No lo hace pensar así el tono de esta declaración, autoritario, intransigente y casi beligerante.                                                                                                                                                           La cuestión tiene dos aspectos, uno jurídico y otro moral, que comúnmente se mezclan y confunden.                                                                                                                          Sobre la violencia de los años setenta, cada uno tiene una idea definida de dónde estuvo el mal y el bien, y de alguna manera, son muchos quienes coinciden en que la ley no puede ser igual para todos.

Mirá también.

Giro institucional: homenaje del Ejército en el aniversario de un ataque guerrillero de 1974.-  En cuanto a lo jurídico, a partir del Estatuto de Roma se afirma que los crímenes cometidos por el Estado y sus agentes, catalogados como de “lesa humanidad”, tienen un estatus especial, que los diferencia de otros.                                                                                                                                              Por ejemplo -como dice la declaración- los cometidos por “organizaciones armadas revolucionarias”, “de izquierda”.                                                                                                    Entre unos y otros, se afirma, no hay equiparación posible.                                                                        Las pruebas jurídicas son “irrefutables”.                                                                                                  En realidad muchos juristas, como Andrés Rosler, tienen dudas fuertes y fundadas sobre tal irrefutabilidad.                                                                                                                              El Estatuto de Roma habla de “un Estado” o bien “una organización”, abriendo el camino a una distinción que en algún caso ha sido profundizada por la jurisprudencia de la Corte Internacional Penal, en fallos sobre organizaciones con atributos estatales o “state-like”, que quizá cuadren a nuestro caso.                                                                                                                                                  Yo no tengo opinión formada.                                                                                                                      Pero creo que las objeciones ameritan un debate entre jueces y juristas, como el que posibilitaría la reapertura de la causa Larrabure.                                                                                Creo que los legos, tan propensos a opinar con autoridad sobre cosas que conocemos mal y de oídas, y a elegir el argumento que mejor se acomoda a nuestras convicciones, nos beneficiaríamos mucho con tal debate y, en general, con un mayor respeto a la verdad jurídica, que es distinta de la convicción moral.

Mirá también.

Los huecos en la construcción de la memoria.                                                                             El tono de la declaración no deja lugar a dudas acerca de la firmeza de las convicciones de sus autores. Sostienen que hay una diferencia absoluta entre los crímenes de los terroristas estatales, y las acciones -eventualmente criminales, pero ya prescriptas- de las “organizaciones insurgentes”.                              Estas nunca pretendieron ser un Estado, ni siquiera en sus fantasías, y por lo tanto están libres de aquel pecado original.                                                                                                                                                   Entre ambos actos homicidas hay “insalvables e inconmensurables diferencias” -por si quedaran dudas, agregan: “indecibles”, “abismales”-, que es “desatinado” pretender equiparar.                            “Nunca. Afirmar lo contrario es faltar a la verdad histórica”.                                                                             Hay que evitar “la banalización del Mal”, concluyen.

La declaración está informada por una convicción moral tan fuerte y absoluta que semeja una verdad de fe.

¿Cómo discutirla?

Esta fe compartida me parece que explica la convergencia de personalidades tan disímiles, cada una con su propia idea de cuál es el Mal, pero igualmente convencidas de que, ante él, la Justicia debe sacarse la venda, aniquilarlo con su fallo y permitir el triunfo del Bien.                                                            Mirá tambiénAlfredo Astiz apareció en una lista de presos enfermos que podrían pedir prisión domiciliaria.                                                                                                                                                            Me llama la atención que, con tanta convicción moral, no haya, por ejemplo, una referencia a las diferencias entre lo que ocurría en la ESMA y este prolongado cautiverio, durante el cual los milicianos del ERP procuraron convencer al coronel Larrabure de que entrenara a sus tropas.                             Sospecho que ni a Larrabure ni a quienes pasaron por la ESMA le habría interesado esta fina discusión sobre la “lesa humanidad”.                                                                                                            Es muy bueno tener ciudadanos con convicciones tan firmes, aunque a veces irrite un poco su tono admonitorio y su abrumadora corrección.                                                                                                      Pero no hacen fácil la existencia de quienes, como yo, no tenemos las cosas tan claras y queremos comprender mejor, para hacernos nuestro propio juicio.                                                                                Suponía que, de acuerdo con las convicciones democráticas compartidas, esa es la función del debate público, del intercambio libre de opiniones, de la conversación, como suele decirse hoy.                          Pero esta declaración los cierra con un contundente “No hay equiparación posible”.                              No hay nada que discutir, porque la verdad definitiva está establecida.                                  Me gustaría que muchos de los que suscriben esta declaración dejaran estas ideas para Verbitsky y quienes piensan como él, y volvieran a afirmar su fe en el pluralismo y la conversación.

Luis Alberto Romero es historiador.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »









LA RADIO EN VIVO

 
 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

AGENDA

 
<<Abril 2018>>
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
20.07
20.47

 

RadiosNet