Hoy es domingo 8 de diciembre de 2019 y son las 06:11 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

3 de mayo de 2018
EL ARGENTINO QUE DISEÑA LAS CASAS QUE SE USARÁN EN MARTE .
“Desde que tengo uso de razón, el espacio fue mi pasión. Pasar cuatro años en una carrera no te prepara para lo que hago.
Se va dando de a pasos muy lentos”, indica.

El argentino que diseña las casas                                    que se usarán en Marte.

Por  : MARINA AIZEN.  Para Clarin.con.ar .                                                                                                                            -El ingeniero aeroespacial Pablo de León, nacido en Cañuelas, trabaja en el diseño de   las casas y trajes que se usarán en Marte.                                                                              Tiene 51 años y de chico ya lanzaba cohetes en su patio.

En Dakota del Norte, el ingeniero de Cañuelas diseña las casas que se instalarán en el planeta rojo / Foto: North Dakota University

En Dakota del Norte, el ingeniero de Cañuelas diseña las casas que se instalarán en el planeta rojo / Foto: North Dakota University. 

Pablo de León está convencido de que, en el futuro, la especie humana será biplanetaria porque habitará aquí y en Marte. Esa idea es la que lo impulsa cada mañana para construir en el laboratorio de la Universidad de Dakota del Norte el prototipo de lo que será la primera base en el planeta rojo, así como los aparatosos trajes que usarán sus ocupantes.                                                                                       No es ciencia ficción, ni el guión de una película.                                                                             Es ingeniería real, con una visión de amplio espectro: el programa de la NASA que llevará al hombre, literalmente, a otro mundo.

¿Cómo se opera un instrumento con la mano enjaulada en un guante que ha sido presurizado?        ¿Qué pasa si un astronauta en Marte se pelea con otro y quiere estar solo?                                          ¿Y si le duele la muela?                                                                                                                                  ¿O se rompe el baño?                                                                                                                                          De León se tiene que hacer todas estas preguntas porque cada circunstancia, cada contingencia, tiene que tener sí o sí una solución antes de 2030, cuando la NASA inicie la cuenta regresiva del lanzamiento de Orion, la nave que llevará a los astronautas a Marte.

Por eso, De León (Cañuelas, 1964) se siente escribiendo la historia.                                                    “Uno es partícipe de una gran aventura de la humanidad”, afirma el ingeniero aeroespacial.  Cómo hizo este argentino para estar en el centro de la movida marciana es una pregunta que no se responde preguntando en qué universidad estudió, sino viajando a su propia infancia, cuando jugaba con cohetes que fabricaba en el patio.                                                                                            “Desde que tengo uso de razón, el espacio fue mi pasión.                                                              Pasar cuatro años en una carrera no te prepara para lo que hago.                                      Se va dando de a pasos muy lentos”, indica.

Diseñar trajes espaciales requiere de saberes artesanales, explica el ingeniero argentino.

Estudió primero en Pacific Western University y luego en International Space University, donde tuvo una beca completa.
Sin embargo, es contundente: “Te mentiría si te dijera que todo esto te prepara para hacer lo que estoy haciendo ahora. Diseñar trajes espaciales requiere de saberes artesanales. Además, tuve grandes maestros que me fueron enseñando sobre la fisiología en el espacio, como Gary Harris”.
De León construía sus cohetes con cartuchos de pólvora y bolsas de supermercado, que servían como perfectos paracaídas.
Eran tiempos en que el viaje a la Luna había dejado azorada a la humanidad (“somos de la generación Apolo”, se identifica,orgulloso).
Antes de Internet y de que pudiéramos saciar nuestras preocupaciones intelectuales al instante, estaba Lúpin, una revista que tenía planos e información sobre cómo fabricar aviones que podían volar de verdad.
Todo niño fanático de la mecánica y el espacio tenía su bautismo de fuego con Lúpin.
Luego, todos estos nerds se encontraban en Paraguay al 700, donde está la biblioteca nacional de aeronáutica. “Tenías que esperar una hora para una silla vacía”, recuerda.
El ingeniero de Cañuelas usa el traje espacial para sus mediciones en tierra.                    El ingeniero de Cañuelas usa el traje espacial para sus mediciones en tierra.

La NASA no era lo único que le volaba la imaginación a De León.                                                  En la Argentina ya había actividad aeroespacial, y sobre ella escribiría una historia contada en dos tomos (así de polifacético y apasionado es el personaje).                                                                      Se hacían lanzamientos desde Mar Chiquita, en Córdoba, y Chamical, en La Rioja.                            “No teníamos complejo respecto de Canadá o Australia: nosotros habíamos avanzado más.    Venían de los Estados Unidos, de Alemania, de Francia, a querer hacer experimentos porque era el único país que tenía potencial para hacer lanzamientos suborbitales”, recuerda ahora.                        “Yo pensaba entonces que cuando tuviera 30 años iba a estar lanzando cohetes siempre”, dice. Pero la vida le reservó otra cosa.                                                                                                                Un tigre del espacio.                                                                                                                                                      De León se siente como un chico con juguetes nuevos en su laboratorio.                                              Vía Skype muestra prototipos del traje NDX-1, su diseño para ir a Marte.                                      Tiene varios, de distintos colores.                                                                                                                Cada equipo pesa 150 kilos, así que no se lo puede traer en la valija cuando viene a Buenos Aires.    Pero sí se lo llevó a la Antártida, a la base Marambio, donde lo testeó personalmente.              Parecía un tigre anaranjado suelto en el continente blanco.                                                                      El traje tiene unas tiras que bien podrían pasar por la piel rayada de un animal.                              Está equipado con sensores que calibran la condición corporal de quien lo lleva.                                  De la misma tela que el traje está hecha la casita de Marte (se llama Milenia), aunque él es estricto: no es una casa, es una base.                                                                                                          En su diseño trabajan hasta psicólogos, por si un tripulante de la misión se pelea con otro, por ejemplo.                                                                                                                                                          Hoy está en Dakota del Norte, donde los inviernos son largos y muy blancos. Sin embargo, hubiera preferido otra cosa.                                                                                                                                      “Nunca tuve interés en trabajar en los Estados Unidos. Pero por la debacle en la Argentina no me quedó otra opción”, cuenta.                                                                                  Los viajes interplanetarios no han logrado ser todavía experiencias humanas vitales.                    Pero lo imaginado es bastante similar a lo que será realidad mañana.                                                  De León confiesa que “lo que hacemos es muy, pero muy parecido a lo The Martian”.          Esta es la película de Matt Damon, quien personifica a un miembro de la expedición marciana al que dejan abandonado en el planeta porque lo dan por muerto.                                                        The Martian es una forma de visualizar la futura expedición, pero hay otros aspectos que se asocian al pasado. Por ejemplo, los viajes ultramarinos que posibilitaron la conquista de América.

Precavidos: el módulo está preparado para afrontar cualquier emergencia.Precavidos: el módulo está preparado para afrontar cualquier emergencia.

“Hay una analogía con los viajes en el océano. Tenían que llevar sus propios toneles de agua y llevaban su comida, sus galletas, y tenían que tener cuidado de que no se les pudrieran. Si bien estabas en la Tierra, los problemas que tenían eran bastante parecidos a los que se van a encontrar los exploradores que vayan a Marte. Siempre digo: el espacio es el nuevo océano”, afirma.

Ahora bien. ¿Cómo se diseña una base para Marte?                                                                          Se empieza por conocer el medio ambiente. De él, se sabe bastante porque desde 1975, la NASA ha estado mandando robots al planeta, comenzando por Viking I. “Marte está más lejos del Sol y tiene una atmósfera muy tenue, que tiene apenas el 1 por ciento de la densidad de la atmósfera terrestre.                                                                                    En el verano marciano puede hacer unos 20° y en los polos 100° bajo cero, lo que es más frío que la Antártida.                                                                                                        Hay que proteger a los astronautas de esas condiciones extremas con hábitats inflables, que ocupen poco espacio. Los nuestros son resistentes y están hechos con los mismos materiales que los trajes espaciales”.                                                                                  Tan importante como esto es anticiparse a cada problema que pueda ocurrir, ya sea en el viaje como en la estadía, que duraría unos tres años en total.                                                                          Todo esto, desvela a De León.                                                                                                                  ¿Qué pasaría, por ejemplo, si justo al médico de la misión le da un ataque de apendicitis?                   “Debido a la gran distancia, no podés tener una respuesta inmediata desde la Tierra. Hay una demora de 20 minutos. Esto nos obliga a replantear cómo se hacen las cosas. Y hay gente súper inteligente trabajando en eso”.

Adentro de la base, los astronautas no necesitarán el traje. Cada uno, tendrá su propia habitación. El baño es sencillo, pero completo.

El ingeniero aeroespacial dirige un equipo multidisciplinario de más de 30 personas.  Hay especialistas en nutrición, en plantas, en gravedad cero, psicólogos.                  Entre todos piensan la vida en el planeta rojo.                                                                  Mientras estén adentro de la base, los astronautas no necesitarán el traje.                Cada uno, tendrá su propia habitación.                                                                                  El baño es sencillo, pero completo.                                                                                      Hay una zona para rehidratación de la comida, una sala de estar, un centro de recreación, una sala de máquinas.

“Lo más interesante de Marte aún se está por descubrir, cuando lleguen los primeros humanos.        Hoy, por primera vez, tenemos los medios tecnológicos como para alcanzar el planeta más cercano del Sistema Solar. Eso no es poca cosa”, se ilusiona.                                                                     “Marte es el planeta más parecido a la Tierra y el más adaptable a la colonización humana”, comenta.                                                                                                                                                           Y asegura: “Dejaremos de ser una especie uniplanetaria, seremos una especie multiplanetaria. Pasaremos a habitar más de un planeta del Sistema Solar y eso es increíble.                                      Es como ver al primer pez convirtiéndose en anfibio, moviéndose del agua a la tierra.                          Es un salto evolutivo maravilloso y poder estar viviéndolo es algo apasionante”.                                     Pellízquese.                                                                                                                                                        Es verdad.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Egresaron los alumnos de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina.
Macri en la cumbre COP 25:
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
SEGÚN EL TANGO : 20 AÑOS NO ES NADA . . .
 

RadiosNet