Hoy es domingo 15 de diciembre de 2019 y son las 06:09 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

17 de mayo de 2018
ANTÁRTIDA ARGENTINA, UN SUEÑO . . . Por SABRINA JUAREZ .
CUANDO LEA ESTAS NOTAS, TENGA EN CUENTA, QUE . . . Patria, se construye . . . Y para eso falta además de Coraje, Pasión, Decisión, Vocación, Conciencia, Humildad y Sacrificio.

ANTÁRTIDA ARGENTINA, UN SUEÑO . . .                 Por  :    SABRINA JUAREZ .

La Antártida desde mi experiencia

Mi nombre es Sabrina Juárez, soy Profesora de Geografía y Observador Meteorológico de superficie e hice la capacitación en geomagnetismo. Trabajo en Servicio Meteorológico Nacional (S.M.N) y un Colegio de Capital Federal.

La imagen puede contener: una o varias personas, nieve, cielo, exterior y naturaleza

En 2017 cumplí mis 35 años en la Base Orcadas…ese mismo año cumplí el sueño que tenía desde mi adolescencia: conocer y vivir la Antártida.

¿Por qué esas inmensas ganas de conocer el continente blanco?                                Es una pregunta que me hicieron muchas veces y francamente no es fácil de responder, porque no encuentro palabras que logren expresar realmente ese sentimiento.                                                      El sentimiento de ver esos paisajes, de pisar esos suelos, de respirar el aire helado, de sentir el arrastre del viento, de saber que a todo eso y en todo sentido hay que respetarlo.                               De saber lo importante que es mantener la permanencia de nuestro país allí ¿¡y que más lindo que ser parte de eso!?

En fin, creo que esas inmensas ganas vienen de la inmensidad de ese lugar…

¿Cómo llegue a Antártida?

Entre al Servicio Meteorológico en el 2012.                                                                                                      Cuando llegue a mi primer día de trabajo, lo primero que pensé fue “estoy un poquito más cerca (de Antártida, claro), no sé si iré o no, pero que estoy más cerca, seguro”.

Si bien soy observador meteorológico, no tengo la práctica diaria, nunca trabaje en una estación meteorológica, entonces se hacía difícil poder postularme para una campaña para esa tarea.

En 2015 me postulé, sabiendo que no iba a quedar seleccionada porque no cumplía con los requisitos pero igual, me anote. Gracias a eso, un compañero se entera de mi interés por viajar (él fue varias veces a trabajar en Antártida), compartió varias anécdotas conmigo y fue el quien me dijo: ¡anótate en el curso de geomagnetismo!

Y así fue. Ese mismo año lo hice.

En 2016 me inscribo en el llamado de selección del S.M.N para invernar en 2017, como observador geomagnético en la Base Orcadas del Sur. Mucha gente del ámbito laboral se preocupó por saber si realmente estaba segura de pasar un año allá, donde el trabajo podría ser rutinario y monótono, en una Base que no se caracteriza (o caracterizaba) por tener mujeres y encima civiles en sus invernadas. Nunca dudé.

Me realizaron los estudios físicos y psicológicos correspondientes, quede pre-seleccionada.              En los estudios físicos vieron que tenía UNA piedra en la vesícula, con eso no me daban el apto físico. Consulte con mis médicos.                                                                                                                  Me realizaron mi primera cirugía de mi vida,  ¡adiós vesícula!

Después de eso, quedé formalmente seleccionada.                                                                            Al contrario de lo que hubiera imaginado, no sentí nervios.                                                                      Sentí calma, paz y alegría. Mucha alegría.

Luego, vinieron las capacitaciones antárticas, por parte del comando Conjunto Antártico, Servicio Meteorológico Nacional y Armada Argentina.                                                  Me toco la otra cirugía, esta vez para quitar el apéndice, esto se hace para minimizar la posibilidad de problemas o dificultades estando, sobre todo en bases de difícil acceso.

Todo esto, más los preparativos personales que implican irse por un año, transcurrió entre agosto ‘17 y enero ‘18.

Resultado de imagen para ara bahia san blas                                                     Partimos en el A.R.A San Blas a mediados de enero de 2017,

y regresamos a mediados de febrero de 2018, esta vez con el enorme Irizar hasta Tierra del Fuego y con Hércules hasta Palomar, provincia de Bueno Aires ; cerrando un año con lo impensado, la puesta en marcha nuevamente del rompehielos, luego de diez años.

Un sueño y desafío personal y laboral muy grande, muy esperado.                                                      Un año, por supuesto con sus cosas buenas y no tan buenas, pero que sin dudas volvería a repetirlo, así de bueno fue.                                                                                                                        ¡Ah! ¡El trabajo nunca fue monótono o aburrido, los días y el año se pasó volando!

Siempre agradecida a mi compañero (no menciono su nombre porque no sé si quiere lo que haga, pero yo lo tengo muy presente siempre), a mi familia, a mis amigos y compañero de trabajo.

Sueño cumplido.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Reedición del libro El Polaco, la vida de Roberto Goyeneche.
Zannini y Parrilli, jefes de la impunidad. por : Alfredo Leuco.
MAPA COMPARATIVO DE LAS IDEOLOGÍAS . . .
 

RadiosNet