Martes 4 de Agosto de 2020

Hoy es Martes 4 de Agosto de 2020 y son las 16:17 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 27.2º
  • Soleado

7 de junio de 2018

LA POLÍTICA EN BORRADOR . Consensos entre quiénes?

Es recurrente e inevitable que ante situaciones políticas complejas, distintos analistas políticos y representantes sectoriales reclamen un acuerdo político entre oficialismo y oposición para revertir una decadencia de décadas.

                 LA POLÍTICA EN BORRADOR .                                         Consensos . . .  entre quiénes?

Es recurrente e inevitable que ante situaciones políticas complejas, distintos analistas políticos y representantes sectoriales reclamen un acuerdo político entre oficialismo y oposición para revertir una decadencia de décadas.                                                                                                                          Pero jamás identifican a los autores y garantes del eventual acuerdo.                                                    Resumen sus deseos en abstracciones tales como gobierno, oposición o similares, sin establecer referentes sectoriales con legitimidad de representación.                                                                            Esta hibridez conceptual se manifiesta en denominar a la oposición “el peronismo”, sin referenciarlo con el receptáculo político-institucional que debiera otorgar organicidad y coherencia: el Partido Justicialista.                                                                                                                    Este fenómeno se refleja en menor medida en los radicales, quienes al menos mantienen la estructura UCR, más escenográfica que real.                                                                                                                          Ni hablar de los volátiles partidos menores.                                                                                                          Esta realidad genera confusión en propios y extraños, y nos retrotrae a la pregunta del inicio: quiénes serían los autores y garantes de un consenso virtuoso?                                                                                    
Para intentar una respuesta sin entrar en intencionadas “grietas” que eludan debates, se debe partir de algunos supuestos:

1) Los rótulos peronistas, radicales y similares, deben ser completados con el término “dirigentes”, para no involucrar a los ciudadanos en su conjunto.

2) Hablar de peronismo en forma global como lo mencionan políticos y periodistas, elude señalar que en la Coalición Cambiemos abundan peronistas que no reniegan de ello, e integran el gobierno.                                                                                                    Del mismo modo hay quienes se dicen radicales y se acoplaron al peronismo.

3) Contra lo que se supone, a partir de 1990 abundaron los consensos pero a nivel de cúpulas, con resultados nefastos. Veamos una reseña histórica.                                                                                           
El Partido Justicialista fue fundado por Peròn en el año 1946.                                                                            El nombre de peronista o justicialista, sea presentándose como tal o conformando frentes con partidos menores, se mantuvo en las elecciones presidenciales de 1951, 1973, 1983 y 1989.                                      En el 83 el PJ sufre su primera derrota electoral a manos de la UCR, sumando entre ambos partidos el 92% de los votos.                                                                                                                                                    En el 89 triunfa Menem con el Frejupo, con el PJ a la cabeza.                                                                            En 1995 repite Menem con un Frente con predominio del PJ, y se quiebra el bipartidismo: la UCR salió tercera.                                                                                                                                                                    La elección de 1999 exhibe el primer “consenso”: triunfa la fórmula De la Rúa (radical)-Carlos Alvarez (peronista).                                                                                                                                                            En el 2003, tras la crisis 2001/02, Menem triunfó al frente del PJ con el 24,45 % de los votos, pero no se presentó a la segunda vuelta, accediendo a la presidencia Néstor Kirchner con el Frente para la Victoria. En esa elección, los partidos PJ y UCR sumaron solo el 25,16% de los votos.                                                Los “consensos” no virtuosos se desataron.                                                                                                    En el 2007 triunfó el FPV con la fórmula Cristina Kirchner (peronista)-Julio Cobos (radical). Ni Perón y Balbín lo habían logrado.                                                                                                                                      En la misma elección compitió la fórmula Lavagna (peronista)-Morales (radical).                                        El PJ no participó. En el 2011 triunfa nuevamente el FPV con Cristina Kirchner, superando al “consenso” UDESO, que presentó la fórmula Ricardo Alfonsín-González Fraga, y a Francisco De Narváez como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires.                                                                                  El PJ como tal, obtuvo el 5,86 % de los votos.                                                                                                    En el 2015 triunfó la Coalición Cambiemos sobre el FPV, del que se desconoce su futuro.                          El PJ por su parte, sacó el 1,64 % de los votos.                                                                                                  

Es evidente que la memoria de Perón no puede usarse para encubrir oportunismos y/o corrupciones actuales.                                                                                                                                                                    Dos argentinos describen con precisión la mutación peronista.                                                    Exequiel Adamosky, profesor de historia en Londres, expresa en un reportaje: “En el peronismo, antes de los 90 la oposición al poderoso era más fuerte, y el componente asistencialista era complementario.

Ahora su identidad pasó a ser la ayuda a los pobres, sin buscar a los responsables de la pobreza”. 

Julio Bárbaro, peronista genuino, señala:“Desde la muerte de Perón el peronismo se convirtió en un recuerdo que da votos, pero también en el receptáculo de las ideas de moda: el liberalismo con Carlos Menem, y la izquierda con Cristina Kirchner”.

En este contexto hablar de “consensos” y objetivos sin actores legítimos y confiables tanto del oficialismo y como la oposición, es repetir engaños.                                                                                          La tarea no será fácil; todos los responsables de la decadencia siguen vigentes.                                          En el caso del genérico “peronismo” por ejemplo, a quiénes se debería convocar: a Cristina Kirchner, Schiaretti, Urtubey, Zamora, Barrionuevo, Gioja, Massa, Picheto, Moreau, Nito Artaza?                                A todos juntos quizás?                                                                                                                                            El caso de los gobernadores es peculiar.                                                                                                            Arman las listas sábana para legisladores nacionales, pero al momento de votar políticas acordadas con la Nación, definen a sus elegidos como librepensadores.                                                                                  Un último deseo: que los periodistas no entretengan a la ciudadanía con juegos infantiles como Mauricio o Cristina; peronistas racionales o irracionales (que para mayor confusión votan juntos).             Y que los políticos sean coherentes con sus discursos, y alguna vez actúen en beneficio del país.

Buenos Aires, 07 de junio 2018



- http://politicaenborrador.blogspot.com.ar -
www.politicaenborrador.com -

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »