Hoy es viernes 17 de enero de 2020 y son las 22:50 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

16 de junio de 2018
El deshielo de la Antártida se acelera .
La velocidad a la que la Antártida está perdiendo hielo se ha multiplicado por más de cuatro en los últimos 25 años, según alerta una investigación internacional presentada ayer en la revista Nature. Los resultados muestran cómo el deshielo se ha acelerado sobre todo en los últimos cinco años.

El deshielo de la Antártida se acelera.

La pérdida de hielo en el continente antártico provoca la subida del nivel del mar en 7,6 milímetros desde 1992 .


El deshielo de la Antártida se acelera
Nubes de verano se arremolinan alrededor de los Picos Staccato de la Isla Alexander, en la Península Antártica. (Hamish Pritchard / EFE)
La velocidad a la que la Antártida está perdiendo hielo se ha multiplicado por más de cuatro en los últimos 25 años, según alerta una investigación internacional presentada ayer en la revista Nature. Los resultados muestran cómo el deshielo se ha acelerado sobre todo en los últimos cinco años.

El trabajo, que aporta el diagnóstico más exhaustivo hasta la fecha sobre el estado de la mayor masa de hielo de la Tierra, concluye que la Antártida perdió una media de 600 millones de toneladas de hielo al día durante el quinquenio 2012-2017 (una cantidad equivalente a unas 5,5 veces la capacidad del pantano de La Baells, perdida cada día). Veinte años antes, en el quinquenio 1992-1997, la pérdida había sido de 134 millones de toneladas diarias (o 1,3 veces la capacidad de La Baells)

Una segunda investigación también publicada ayer en Nature, realizada por un equipo de ­investigación independiente, ­indica que la Antártida se está acercando a un punto de no retorno.                               De las decisiones que se tomen en los diez próximos años para contener las emisiones de los gases que causan el cambio climático dependerá el futuro del continente, sostienen los autores del trabajo, liderado por la organización Csiro de Océanos y Atmósfera de Australia.

La Antártida se está acercando a un punto de no retorno.

Los investigadores concluyen que, si se adoptan medidas efectivas para contener el cambio climático y la temperatura media global no aumenta más de 0,9 grados, el deshielo de la Antártida sólo hará subir el nivel medio de los mares unos 6 centímetros hasta el 2070. Pero si no se adoptan estas medidas y se deja que la temperatura global aumente 2,9 grados, el nivel medio de los mares subirá 27 centímetros hasta el 2070 por la contribución de la Antártida –a los que habría que añadir los centímetros ganados por el aumento del volumen del agua debido a su calentamiento-.                                                                     En este segundo escenario, que se producirá cuando los niños que nacen en la actualidad tengan poco más de 50 años, zonas densamente pobladas o de alto valor ecológico como los deltas del Mekong, el Mississipi o el Ebro, quedarían sumergidas, lo que provocaría migraciones de millones de personas que perderán sus hogares.

Fotografía facilitada por Nature de las grietas cerca de la línea de tierra del Glaciar Pine Island, en la Antártida. 
Fotografía facilitada por Nature de las grietas cerca de la línea de tierra del Glaciar Pine Island, en la Antártida          (Ian Joughin / EFE)

El nuevo cálculo sobre la evolución del hielo de la Antártida, en el que han participado 44 instituciones de 14 países, se ha basado en datos de 13 satélites de observación de la Tierra. El trabajo es obra del consorcio científico Imbie, que está coliderado por investigadores de la NASA y de la Universidad de Leeds (Reino Unido) en colaboración con la Agencia Espacial Europea. Una de las instituciones participantes es la empresa barcelonesa IsardSAT, especializada en trabajos de investigación a partir de datos de satélites.

Los altímetros de los satélites han medido cómo ha cambiado la elevación del hielo en cada punto de la Antártida a lo largo de los últimos años. Los sensores de campo gravitatorio han medido cómo han evolucionado las masas de hielo en cada región del continente. Estos datos se han combinado con modelos climáticos y glaciológicos para estimar la influencia de las precipitaciones y del movimiento de los glaciares en la cantidad total de hielo.

El cambio climático disminuye la presencia de hielo en la Antártida
El cambio climático disminuye la presencia de hielo en la Antártida (WWF)

Los resultados indican que la Antártida ha perdido casi tres billones de toneladas de hielo desde 1992, lo que ha provocado un aumento del nivel medio de los mares de 8 milímetros. Lo más preocupante, señalan los investigadores, no es tanto la cantidad de hielo perdida como la tendencia a perderlo cada vez más rápido. Un 40% de todo este hielo ha desaparecido en los últimos cinco años, lo que indica que el deshielo de la Antártida se está acelerando.

“El continente está causando un aumento de los niveles del mar más rápido ahora que en ningún otro momento de los últimos 25 años”, declara por correo electrónico Andrew Shepherd, codirector de la investigación, de la Universidad de Leeds (Reino Unido).                                                                                  “El continente está causando un aumento de los niveles del mar más rápido ahora que en ningún otro momento de los últimos 25 años”

Andrew Shepherd

Las observaciones de los satélites muestran que el deshielo no ha sido uniforme en las distintas regiones de la Antártida. La región más afectada es la Antártida Occidental –también llamada Antártida Menor–, donde la pérdida de hielo se ha triplicado desde los años noventa.

Aunque sólo contiene una décima parte del hielo de la Antártida, es la región que más contribuye al deshielo del continente. La tendencia se debe en gran parte al retroceso de los glaciares de Pine Island y Thwaites, que se adentran en el océano y que se están fundiendo por el aumento de la temperatura del agua.

También la estrecha península Antártica, que se extiende hacia el norte en dirección a Tierra del Fuego, ha registrado una pérdida de hielo acelerada en la última década. Si a mediados de los años 90 perdía una media de unos 18 millones de toneladas de hielo al día, en la actualidad pierde cinco veces más: 90 millones de toneladas diarias.

Paisaje en la Antártida 
Paisaje en la Antártida (iStockphoto)

Por el contrario, la Antártida Oriental, que concentra aproximadamente el 90% del hielo del continente, no ha experimentado grandes cambios en los últimos 25 años. Allí las variaciones se deben sobre todo a oscilaciones en los niveles de precipitación de un año a otro, más que a una fusión acelerada del hielo como en la Antártida Menor. Aunque en los últimos cinco años ha perdido una media de 75 millones de toneladas diarias de hielo, “no es una cantidad muy grande cuando se reparte sobre toda la superficie de la capa de hielo”, declara Andrew Shepherd.

“Estamos en un momento muy estimulante en glaciología an­tártica”, añade en un comunicado Benjamin Smith, coautor de la ­investigación, de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.). “Tenemos tecnologías maduras para medir los cambios en las capas de hielo que no estaban disponibles a principios de la década pasada. [Estas tecnologías] llegan justo a tiempo para mostrarnos cambios muy importantes en la capa de hielo de la Antártida Occidental y en la Península Antártica”.

Las observaciones de los satélites muestran que el deshielo no ha sido uniforme en las distintas regiones de la Antártida

El próximo reto, además de contener las emisiones de gases de efecto invernadero que aceleran el deshielo de la Antártida, será “comprender los procesos que son el motor de este cambio”, declara Pippa Whitehouse, de la Universidad de Durham en el Reino Unido. Para ello, concluyen los investigadores en Nature, “es esencial tener observaciones de satélite continuas”, lo cual requiere mantener los programas de observación de la Tierra de las agencias espaciales.

Artículo científico de referencia:

Balance de masas de la capa de hielo de la Antártida de 1992 a 2017. El equipo de IMBIE. Nature, volumen 558, páginas219-222 (2018) https://www.nature.com/articles/s41586-018-0179-y

Los investigadores consideran esencial tener observaciones de satélite continuas, lo cual requiere mantener los programas de observación de la Tierra de las agencias espaciales



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
EL "ASESINO DE LOS CIELOS". . .
 

RadiosNet