Hoy es martes 18 de febrero de 2020 y son las 02:09 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

22 de junio de 2018
UNA LEY DESVERGONZADA Y ESCANDALOSA . Carta al Director. Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón . 12 Semanas . . .
Esta media Sanción de una ley indecente conmueve desde su raíz a la religión, la moral, las costumbres, el simple sentido común y la decencia.

UNA LEY DESVERGONZADA Y ESCANDALOSA .       Carta al Director. 

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón .

Como si el embarazo, la maternidad, fuera una terrible enfermedad de la que hubiera que defender a una Sociedad incauta

Opinión:

A días de que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto de despenalización del aborto (interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana catorce de gestación) el Santo Padre comparó el aborto con los crímenes que cometió el nazismo.                          Enfatizó  que la atrocidad de "tirar un inocente para resolver una vida tranquila", es algo similar a lo que hizo el régimen de Hitler, pero con guantes blancos".                                          Lo mismo que hacían los nazis para cuidar la raza.                                                                          Es lo mismo que vengo sosteniendo hace mucho tiempo en distintos medios y exposiciones.                                                                                                                                        Que atentar impunemente contra la vida del sector más desprotegido de la sociedad. Que  atropellar al más desamparado, al  más débil, es lisa y llanamente una forma de "neo- colonialismo biológico de raigambre hitleriana y totalitaria”.                                                          La media sanción de diputados es la expresión de un masivo lavado de cerebros, con propósitos explícitos.                                                                                                                          Tratar de orientar la sexualidad hacia el placer, el jolgorio, la diversión, a cualquier cosa, menos a su fin natural de procrear hijos como Tata Dios manda.                                                  Una ley que ofrece servicios médicos gratuitos y también provisión gratuita de anticonceptivos, está forzando al contribuyente católico al sostenimiento de un sistema que repugna a su moral en forma absoluta.                                                                                              Sería lo mismo que al ciudadano Judío o Mahometano se lo obligara a sostener una dieta con base de cerdo.                                                                                                                                Esa horrenda amenaza la vida es uno de los procedimientos con los que el mundo desarrollado pretende,para afianzar su dominio, limitar la vida en los países pobres.                Con esa denominación, de despenalización se disfraza un plan para generalizar, propagar y difundir métodos para eludir la concepción; como si el embarazo, la maternidad, fuera una terrible enfermedad de la que hubiera que defender a una Sociedad incauta.                              Las afirmaciones francamente opuestas a la religión van más allá de todo precedente en la Legislación Argentina.                                                                                                                        Esto parece hecho para otros.                                                                                                            Está orientado para factorías y poblaciones de esclavos.                                                              No para nuestro pueblo.                                                                                                                      Debemos bregar por todos los medios posibles a que el órgano federal por excelencia del país en donde cada senador representa los intereses de su provincia rechace de plano esta ley nociva a los  fundamentos de la Nación.                                                                consagra los derechos del niño por nacer.                                                                                        O sea esta forzado a la defensa de la vida, de la familia, de los derechos del hombre, de las libertades tradicionales.                                                                                                                  Sería un espectáculo desdoroso que aparezcamos violando en el orden Internacional los mismos principios que postulamos para el orden mundial con la postura asumida por nuestro país en dos magnas conferencias organizadas por las ONU en Egipto y en la China.  Sobre todo cuando ellos se fundan en la observancia de la ley natural.                                        Esta media Sanción de una ley indecente  conmueve desde su raíz  a  la religión, la moral, las costumbres, el simple sentido común y la decencia.                                                Este dolor que padecemos todo un país mayoritariamente Mariano por el olvido y la exclusión de los inocentes, debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de toda vida humana.                                                                           Que los hijos se reciban como vienen.                                                                                            Como Dios los manda y como Dios lo permite.                                                                                La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada.                            Que Dios nuestro Señor se compadezca de la Argentina.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
AHORA SÍ, YA NO TE QUIERO MÁS ARGENTINA . . . Eduardo Fiore .
EL ARCHIVO MÁS INCÓMODO DEL KIRCHNERISMO .
AGUSTÍN ROSSI ENCABEZARÁ LA RECEPCIÓN . . .
EL DATO: MACRI DEJÓ . . .
ALBERTO, QUE NO . . .
 

RadiosNet