Hoy es domingo 5 de abril de 2020 y son las 06:50 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

6 de julio de 2018
QUE LA JUSTICIA RESUELVA . Lic. JORGE A. CERUTTI .
Si el honorable diputado ignoraba eso, no es culpa mía. Ni de los bandoleros armados, supongo, aunque ellos sean los asesinos... Y DIGO BIEN : BANDOLEROS, CRIMINALES COMUNES, BANDA DE FORAJIDOS, DELINCUENTES, ASESINOS .

QUE  LA JUSTICIA RESUELVA .                                                                          

Lic. JORGE A. CERUTTI .

Fuente  El Litoral. Diario de Santa Fe.  

 En recientes declaraciones y a propósito de la nota del 14 de junio referida al Caso Larrabure, el diputado Carlos del Frade aseguró que gracias a su inteligentísima investigación periodística, el asesinado coronel Larrabure en realidad “se suicidó”, ahorcándose solo.                                          Me recuerda un pasaje de una historia de Sherlock Holmes:                                                    “Es imposible que el forzudo del circo se haya estrangulado solo, Watson, porque por fuerte que sea, al desmayarse sus manos se aflojan”.                                                                        Suficiente con esto.

Si el honorable diputado ignoraba eso, no es culpa mía.                                                            Ni de los bandoleros armados, supongo, aunque ellos sean los asesinos...         Y digo bien: bandoleros, criminales comunes, banda de forajidos, delincuentes, asesinos... les van todos los nombres.                                              Porque si se habían alzado en armas contra un gobierno elegido por elecciones libres, aquí no hay política que valga: son bandoleros, como la banda del gordo Valor                               (¿O también él era un “patriota”?).

Hay dos posibilidades.                                                                                                                O el gobierno de Perón e Isabelita era una dictadura que oprimía al pueblo,                              o era un gobierno democráticamente elegido por mayoría.                                                            Y si no era una dictadura entonces los autonombrados ERP y Montoneros, tan endiosados hoy día, no eran más que una vulgar banda de secuestradores y asesinos comunes, que masacraron a Rucci y a Larrabure, con premeditación y plena alevosía.                                                                                                                     ¿Está claro, señor diputado?                                                                                                     Deje que la Justicia común resuelva eso                                                                (Si es que los honorables jueces deciden actuar alguna vez).                                 No importa cuál de los compañeros caiga en la revoleada,                                                              yo les recordaría a las 17.320 víctimas asesinadas por la guerrilla, que ellos llaman “daños colaterales”.                                                                                              Nada que ver con los inexistentes 30.000 desaparecidos (ni uno menos, 30.000 justito) por los que se pagaron U$S 224.000 cada uno, incluidos los 2.594 que estaban escondidos.                                                                                                Por ninguno de ellos se pagó esa fortuna, tampoco por los colimbas de La Tablada, ni por los 26 niños asesinados...                                                                                                          Y por favor nada de cacarear lo de la famosa teoría de los Dos Demonios, como les encanta rebuznar.

A los asesinatos se los llama de esta manera y no otra.                                        Hay 17.320 razones a mi favor, por más que su amo Stalin insistiera que un millón de muertes “no es más que una estadística”.                                                                                Y hablando de eso: ¿qué tal si secuestraran y asesinaran a sus hijos o nietos y después quisieran darle una vuelta política?                                                                                              ¿Seguiría opinando igual?                                                                                                            Porque así somos los argentinos:                                                                                            su lema es: “Si yo no tengo cáncer . . .  el cáncer no existe”.                                      Lo malo es cuando sí existe.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
EL JUEZ ALEJO RAMOS PADILLA :
El coronavirus y la ridícula . . .
El coronavirus y la ridícula . . .
LA PREFECTURA NAVAL ARGENTINA .
MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL
 

RadiosNet