Hoy es martes 23 de julio de 2019 y son las 07:13 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

11 de agosto de 2018
LO NATURAL Y LAS LEYES "CONTRA NATURA"
Si alguien destruye un magnífico bosque porque no le gusta el paisaje, o porque le da un pronto depresivo, el clamor social es gigantesco -un verdadero rugido- porque aquello es una salvajada irreparable, un crimen contra la naturaleza ("contra natura").

LO NATURAL Y LAS LEYES "CONTRA NATURA" .     

Si alguien destroza un magnífico bosque porque no le gusta el paisaje, o porque le da un pronto depresivo, el clamor social es gigantesco -un verdadero rugido- porque aquello es una salvajada irreparable, un crimen contra la naturaleza ("contra natura").                                                    ¿Cómo es posible que no pongamos también el grito en el cielo -con más razón- cuando se destruye la vida humana?

Este es el argumento del último Boletín de Andevi.

#101 ::Vita Categoria-Eutanasia y Aborto 

A veces no nos paramos a pensar en todas las implicaciones de ciertas frases hechas, de uso común. Sabemos bien que la frase “contra naturase refiere a lo que va contra la naturaleza de las cosas o de las personas, pero ¿somos consecuentes a la hora de no admitir lo que es “contranatural”? 
Por ejemplo, si alguien, por motivos nunca justificables, destroza un bosque espléndido en algún lugar, salta de inmediato la alarma social porque esa acción va claramente contra las leyes de la naturaleza que rigen el desarrollo ecológico.                                                                                          Entre otros muchos, los ecologistas pondrían el grito en el cielo. 

Sin embargo, ¿cómo es posible que pongamos el grito en el cielo cuando se destruye un hermoso paraje natural y no nos quedemos pasmados, atónitos, cuando se destruye la vida humana de tantas maneras diferentes, todas ellas contranaturales?                                        Las protestas ante tales manejos suelen quedarse, a veces, en una lamentación estéril. 

Pues no. 

Hay que gritar que la naturaleza humana también tiene sus leyes; una ley natural que, si no se cumple, produce un destrozo mucho más grave: el destrozo de ese nutrido bosque de personas, etnias, culturas e instituciones al que llamamos sociedad. 

Podemos hundir la sociedad si no acatamos esa ley que, por ser natural, es objetiva y tiene un alcance universal; nos abarca a todos, seamos creyentes o no creyentes; seamos cristianos o musulmanes; seamos budistas o nos consideremos agnósticos.                            

Porque la ley natural no es de carácter “confesional”, sino que responde a la naturaleza humana tal como es, y no como algunos pretenden que sea. 

Toda persona de buena voluntad es coherente con la ley natural cuando, por ejemplo, defiende la vida y no acepta que se legalice el aborto en cualquiera de sus modalidades; es consecuente con la ley natural si se opone a la destrucción de embriones humanos por motivos pseudo científicos o puramente crematísticos; y lo es cuando proclama a los cuatro vientos que la unión entre personas del mismo sexo no se ajusta a la ley natural y, por esa razón, no puede equipararse legalmente al matrimonio. 

La naturaleza humana, que lleva consigo la dignidad de la persona, es como es y no puede ser materia de debate.                                                                                                                              Una ley “contra natura” será siempre una ley injusta, aunque se apruebe por mayoría de votos, ya que trae como consecuencia la autodestrucción de la humanidad. Que quede claro. *******************************************************

Solo para reflexionar, despues del tiempo de los debates y desacuerdos, no tomamos partido por ningún color, porque editorialmente queremos cerrar la grieta, y no ensancharla.

Pero se nos ocurre pensar, que si el destino cruel de los Argentinos, nos diera un Parlamento, con menos seso que un mosquito, pero con apenas Ética, y solo algo de humanidad, hoy tendriamos resuelto un tema que cada día parece más lejos de aportar solución a nada.                                           Cuando quien . . . debiera tener un mínimo de responsabilidad social, legislador, asumiera que no es por si, sino por todos, su accionar se convertiría en coherente, y no en politiquero.                      El tribuno, el que representa a otro, y cuida los intereses del otro, es una cosa, en cambio, cuando se preocupa por si mismo, por el privilegio del cargo ventajoso, y no se ocupa de los verdaderos problemas de quienes le confiaron el "curul", entonces, no tenemos tribuno, no tenemos legislador, no tenemos representante de todos, y descubrimos que en el lugar "de privilegio" que le dimos a "ese ente " parecido a una persona, no nos reconoce, y no le importamos, poque el lugar ya lo tiene, y solo le preocupa no soltarlo.                                                                                                            Lo contrario es dejar de lado intereses particulares, alejarse de las ideologías, mirar el interés común, y ver donde se encuentran las llagas más dolorosas de la sociedad, y ACORDAR  con sus iguales, o parecidos, los caminos para paliar males que nos aquejan a todos.                                      Las lagas dolorosas de una parte de la sociedad, nos afectan, de una manera o de otra, a todos, y cuando vemos que a los legisladores, les interesa,  primero el partido, la manada, la forma, y nunca el contenido, nos damos cuenta que no les importamos, nosotros, todos.                                                Clara prueba de lo dicho, votan a ver quien tiene más poder, gano opierdo, claro, siempre pierde una parte o toda la sociedad; esta mentira de relato falso y perverso, dice que el 51 puede más que el 49, el 100 perdió frente a la incapacidad de poner los intereses del 99,99 sobre la mesa, y punto por punto, resolver que cosa es menos mala para cada uno, y para todos.                                           De esta forma, todos ponen, ellos solo cuidan lo suyo, de otra manera, podrian lograr claros concensos en casi todos los temas, eso requiere, voluntad, trabajo, estudio, aprendizaje, conocimientos, y verdadera preocupación por el interés común.                                                              De tal modo, seguiremos teniendo un Congreso donde se jueguen intereses personales, no  compatibles  con el  deber, el honor y la equidad.                                                                                     Así, no tendremos Honorable Congreso de la Nación .                                                                               Si me equivoco, pido perdón, pero los años, tambien enseñan, apele a su memoria, y vea las caripelas de los que "nos representan", luego la respuesta llegará sola.                                                  Hay algnas exepciones, pero . . . 

Rodolfo Griffa   



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Con un gran desfile militar terrestre y aéreo, el Ministerio de Defensa celebrará el Día de la Independencia
REUNIÓN HEMISFÉRICA CONTRA EL TERRORISMO.
El Ministerio del Interior lanzó otra convocatoria del Programa Mejor Hogar Materiales para todo el país
Frigerio sobre el acuerdo Mercosur-Unión Europea:
MINISTERIO DE SEGURIDAD . Decreto 439/2019
 

RadiosNet