Hoy es sabado 21 de septiembre de 2019 y son las 07:16 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

19 de agosto de 2018
DESAFÍOS POST-SAQUEO. LA RECONSTRUCCIÓN DE UN PAÍS

Con estos, Nunca .

A esta altura de las circunstancias, el trámite procesal de la denominada “causa de los cuadernos”, sólo debería preocupar a los imputados y a sus defensores.

DESAFÍOS POST-SAQUEO.                                                                 

LA RECONSTRUCCIÓN DE UN PAÍS.                                     

Marcelo Romero. 


A esta altura de las circunstancias, el trámite procesal de la denominada “causa de los cuadernos”, sólo debería preocupar a los imputados y a sus defensores. Al resto de los argentinos nos preocupa lo que viene y lo que vendrá, indepedientemente de acusaciones, detenciones, excarcelaciones, arrepentidos, absoluciones o penas.
La condena social al saqueo más grande de nuestra historia, es inapelable.                                                  Es sentencia firme pasada en autoridad de cosa juzgada.                                                                       

Pero, ¿cuáles son los desafíos que nos esperan?
En mi opinión, uno que es fundamental para reconstruir la arquitectura republicana: recuperar la credibilidad de la función pública.
Es una obra cuyo reparto consta de tres actores principales, algunos secundarios y , del otro lado de la escena, millones de espectadores: los funcionarios del Estado -en especial gobernantes y magistrados judiciales- los empresarios y los intelectuales.
Sin dudas, luego del “cuaderno-gate” la Argentina será otro país.                                                                  La actividad política tendrá que cambiar -radicalmente y no sólo en las apariencias- si no se quiere reeditar otro “que se vayan todos” y vuelva a cundir el pesimismo y la desazón.                                          El Poder Judicial deberá -luego de una obligatoria auto crítica- abandonar su oportunismo político y aplicar la Constitución y la Ley sin importar el color que ocupe transitoriamente los despachos oficiales, si se quiere que la ciudadanía vuelva a confiar en jueces y fiscales.                                                            Los empresarios, más allá de sus gestos adustos en congresos, conferencias y coloquios a los que asisten funcionarios públicos y sus arengas de “responsabilidad social empresaria”, deberán denunciar pública y corporativamente hasta el pedido de una lapicera o de una agenda por parte de la autoridad. La intelectualidad -la verdadera y no los charlatanes de feria- deberá medir las eventuales consecuencias de generar semi-dioses o de potenciar relatos que no superan la categoría de ciencia ficción…

Parece demasiado para nuestra idiosincrasia. Sin embargo, no hay otro camino.
No se trata de convertirnos -de la noche a la mañana- en una sociedad perfecta. Puede haber transiciones. Puede haber nuevos gradualismos. Tenemos derecho a tropezar, a equivocarnos.                Pero, definitivamente, no podemos volver a justificar el delito, ni al delincuente, ni al que ampara a ambos.
La “coima” es delito.                                                                                                                                              Es delincuente el que la pide y el que la da.                                                                                                         No es folklore.                                                                                                                                                           No es uso y costumbre.                                                                                                                                        No es picardía…                                                                                                                                                       
Es decadencia y fracaso.
Los que tenemos responsabilidad de Estado estamos frente ante un desafío descomunal. El tiempo de las palabras se extinguió, tal vez por mucho tiempo. Las críticas serán feroces y, si bien no es justo que cada uno de nosotros se haga cargo de la totalidad de las culpas y fracasos de su sector, corresponde asumir la cuota-parte correspondiente.
La coyuntura actual es una bisagra en nuestra historia.                                                                                  La oportunidad es, tal vez, la última que tenemos de convertirnos en un país -aunque sea- normal.

Si la desaprovechamos, no será el tiempo de analistas y encuestadores.                                                    Será la hora de los psiquiatras.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
ARGENTINA EXPRESA SOLIDARIDAD Y VOLUNTAD DE COOPERACIÓN. Bahamas, Dorian.
💻 Ateneo online libre y gratuito "Manejo de TEC grave en Pediatría" . SAMCT.
"Mientras haya voluntad de lucha..." Malú Kikuchi.
SEGUNDA CAMPAÑA SANITARIA FLUVIAL 2019 .
ROSARIO FINANZAS . News 02.09.2019 . Argentina Económica Hoy .
 

RadiosNet