Hoy es jueves 19 de septiembre de 2019 y son las 19:05 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

24 de agosto de 2018
Aparece de manera descarnada la delincuencia de Estados . Por Claudio Chavez. La Prensa
Un simple chofer de remises reveló no solo el desfalco más grande de la historia argentina o de los últimos doscientos años, sino que los robos perfectos no existen cuando lo realizan codiciosos insaciables.

Aparece de manera descarnada la delincuencia de Estado.      Fuente  :  La Prensa.                                                                                                                      Por        :  Claudio Chavez .                                                                                                          Un simple chofer de remises reveló no solo el desfalco más grande de la historia argentina o de los últimos doscientos años, sino que los robos perfectos no existen cuando lo realizan codiciosos insaciables.  

                                Aparecieran los cuadernos de Centeno, las sospechas de corrupción del gobierno progresista quedaron a la luz.    

De repente, sin que nadie lo esperara, el diablo metió la cola o los ángeles sus alas, como guste el lector, lo cierto es que las sospechas de corrupción del gobierno progresista quedaron a la luz. Un simple chofer de remises reveló no solo el desfalco más grande de la historia argentina o de los últimos doscientos años, sino que los robos perfectos no existen cuando lo realizan codiciosos insaciables. Woody Allen no podía haberlo ficcionado mejor.                                                                                      Escritores como Jorge Asís, políticos como Roberto Lavagna o Elisa Carrió, periodistas como Luis Majul, Hugo Alconada Mon, Nicolás Winazki o Diego Cabot por poner algunos ejemplos, ya lo habían anticipado hace más de diez años.

Podemos afirmar que así como hubo "Terrorismo de Estado", negocio que engordó al kirchnerismo, hoy aparece de manera descarnada el "Delito de Estado", negocio que espero no engorde al macrismo.                                                                                                                                                                   Algo jamás visto en la historia de nuestro país y como el otro debiera ser un mal imprescriptible.
No solo se quedaron con los dineros del pueblo argentino, pulverizaron los valores intrínsecos de la política e hicieron añicos los principios en los cuales fundaron su doctrina.
Durante años pensadores, escritores, periodistas y políticos revelaron con argumentos bien fundados la trama de un gobierno mentiroso, intentando demostrar a la sociedad los equívocos ideológicos del kirchnerismo.                                                                                                                                                        ¡Gastaron pólvora en chimangos!                                                                                            Le dieron entidad en el espacio de las ideas a una banda de salteadores y facinerosos que con Néstor Kirchner como Capo escondían sus tesoros en bolsos y bóvedas.              "Hoy hicimos poca platita" decía el tahúr, en noches olvidables, mientras pateaba enfurecido bolsos con pesos criollos porque no contenían dólares.
Pero tan grave como el robo de los dineros públicos fue y es la justificación pergeñada por el Jefe y sus cómplices para continuar el asalto sin remordimientos -en el caso que los tuvieran-.                                                                                                                                               Recaudamos para hacer política, vociferaba el Capo y el Justicialismo amarrado a esa caravana de malvivientes la veía pasar y callaba.
No es la primera vez que un partido POLÍTICO se ensucia en la ciénaga de las coimas.    En este caso el escándalo repta hacia un pantano del cual no podrán salir jamás.              El kirchnerismo fue un parto contra natura.                                                                          Nació en la podredumbre de un dogma en descomposición.                                                  El anticristo fue vomitado en las luctuosas jornadas del 2001 pues anidaba agazapado al interior del peronismo sin que el General alcanzara a terminar la tarea que inició el 1 de mayo de 1974 cuando lo expulsó de la Plaza.
Es tan enloquecedor lo que ha ocurrido que por ejemplo cuando Cristina fundó el Instituto Dorrego para dar espacio al envejecido revisionismo histórico, los intelectuales que allí se reunían callaron y se negaron a ver su ominoso presente.                                                                                                                      Sus padres ideológicos, los de la década del 30", fueron implacables, investigando los desfalcos y las estafas de la mentada Década Infame.                                                                                                          Mientras tanto ¿qué hacía el neo-revisionismo del siglo XXI?                                                                        ¿Se le ocurrió investigar el asunto de la efedrina?                                                                                    ¡No...que va¡ A José Luis Torres eso no se le hubiera escapado.                                                                  Reivindicaban a sus padres, y en el presente, como los asnos miraban solo para adelante donde estaban los emolumentos.                                                                                                                                       Las patéticas miserabilidades.

EL ESCANDALO DE LA CADE.
"Los argentinos vivimos hoy una atmósfera de delincuencia que asfixia", así comenzaba su discurso en la Cámara de Senadores el representante por Jujuy, Benjamín Villafañe, en setiembre de 1940, al denunciar con pruebas irrefutables el escándalo de los trece concejales radicales y la CADE, cuando por generosas coimas le prolongaron la concesión por quince años, veinte años antes de que venciera.          Y al igual que el chofer de nuestros días, Villafañe descubrió el robo del radicalismo alvearista de pura casualidad, presentó un documento que llegó a sus manos merced al Secretario del Juzgado del doctor Maschwitz.                                                                                                                                                               
¿Qué misterio escondía aquel documento que el Senador blandía en sus manos ante sus pares del Congreso?                                                                                                                                                            Era una demanda que un tal Eugenio Regaldie le realizaba a la CADE.                                                            ¿Por qué?                                                                                                                                                                Porque le había hecho ganar a la Empresa mucho dinero al persuadir con irresistible contundencia a los concejales radicales.                                                                                                                                            En la misma demanda podía leerse al final que Regaldie desistía de las acciones lo que evidenciaba que su asunto ya había sido arreglado.                                                                                                                        La CADE no quería escándalo.
La denuncia ante las Cámaras ingresó en la vía muerta.                                                                                  Nada se hizo.                                                                                                                                                    Diputados y Senadores miraron hacia el costado.                                                                                                Luego del Golpe de 1943 se creó una comisión investigadora que puso luz en aquel pozo ciego.                Tres concejales declararon y contaron todo.                                                                                                    Las coimas no eran solo personales, sino para la campaña electoral del partido radical.                            Su jefe Marcelo T. de Alvear así lo había resuelto.                                                                                              El robo era para la política.                                                                                                                                      Y en esto radicaba justamente la gravedad de la situación.                                                                              El virus de la corrupción infectó la vida de los partidos.                                                                                    A este escándalo se sumaron otros como el caso de la compra de tierras para el Ejército en el Palomar. Estos hechos habilitaron o mejor dicho dieron letra a los militares que llevaron adelante el Golpe del 43".                                                                                                                                                                            Los partidos se hundían y nadie lo lamentaba.                                                                                                Alvear aceptó la coima y en consecuencia impulsó la renovación de la concesión pues como él decía necesitamos dinero y no se puede gobernar sin amigos poderosos.                                                           Algo de esto debió de ser cierto puesto que luego de ganar las elecciones de 1946, Perón mandó esconder el informe Rodríguez Conde y aquí no pasó nada.
En realidad pasó.                                                                                                                                                      El radicalismo alvearista desapareció, el radicalismo, no.                                                                                  Surgió el peronismo y el país fue otro.                                                                                                                  El castigo fue político.                                                                                                                                          Pues la política promovió la corrupción.

LA SITUACION ACTUAL ES PEOR.
Hoy nos hallamos en una situación mucho más grave.                                                                                      El delito fue realizado desde el centro del Estado.                                                                                      Quienes lo impulsaron deberán pagarlo y la Justicia actuar con la ley en la mano.                                        Pero la sanción más importante debe ser política.                                                                                          ¡Definitivamente política!                                                                                                                                        Y debe serlo pues si no ocurriese, el kirchnerismo seguirá vivo con el agravante de que un sector del peronismo continuará protegiéndolo desde el centro de las instituciones.                                                    En estas condiciones el futuro de la democracia tal cual la conocemos desde 1983, está en peligro.          La solución a esta enfermedad está en manos de la política.                                                                              Si no la resuelve la solución vendrá de afuera.                                                                                                    No por medio de un golpe.                                                                                                                                      No al menos en este momento histórico.                                                                                                          Será un outsider.                                                                                                                                                      La élite política está siendo observada negativamente por el pueblo, su descrédito aumenta día a día.
Al mismo tiempo deberá establecerse una línea de corte sobre los responsables.                                      Si caen todos no cae nadie.                                                                                                                                    La responsable es la política y fundamentalmente los que más alto estaban, allí hay que buscar a los bribones.                                                                                                                                                                    Y el que quiera salvar al kirchnerismo se equivoca o no entiende nada de lo que ha pasado en los doce años de esta plaga infecciosa y marchará a la ciénaga que todo lo traga y lo devora.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
ARGENTINA EXPRESA SOLIDARIDAD Y VOLUNTAD DE COOPERACIÓN. Bahamas, Dorian.
💻 Ateneo online libre y gratuito "Manejo de TEC grave en Pediatría" . SAMCT.
"Mientras haya voluntad de lucha..." Malú Kikuchi.
ROSARIO FINANZAS . News 02.09.2019 . Argentina Económica Hoy .
SEGUNDA CAMPAÑA SANITARIA FLUVIAL 2019 .
 

RadiosNet