Miércoles 5 de Agosto de 2020

Hoy es Miércoles 5 de Agosto de 2020 y son las 19:21 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 25º
  • Despejado

3 de septiembre de 2018

Resurrección del alma argentina . Por : Luis Illuminati .

Usar bellas palabras para conseguir votos es el principal objetivo de la maldita clase dirigente (políticos y sindicalistas). Lobos con piel de oveja.

Resurrección del alma argentina.                                Por  : Luis Illuminati.                                                                 Lucas evangelista, relata en pocas palabras la resurrección del hijo de una viuda (cap, 7 vers, 11 a 16), es un bello pasaje de la vida del Divino Maestro, que a uno lo deja pasmado, maravillado, lleno de admiración.                                                                    Un ateo es capaz de sentir esto mucho más intensamente que un cristiano burócrata, mediocre, tibio, políticamente correcto, un individuo que por su viveza (mala) ha llegado a ocupar los puestos más altos de los poderes del Estado, en una palabra, un verdadero hipócrita.                                                                                                                      Usar bellas palabras para conseguir votos es el principal objetivo de la maldita clase dirigente (políticos y sindicalistas).                                                                            Lobos con piel de oveja.                                                                                           Servirse de la gente para enriquecerse escandalosamente y cometer las más horrendos delitos, es una grave perturbación moral y espiritual que, más temprano que tarde, regresa como un bumerán negativo sobre la nación de que se trate.                                  Este milagro que obró Jesús fue en un pueblo llamado Naím.                                    Iba acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. El milagro sucedió en la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al único hijo de una viuda.                                              Al verla el Señor se conmovió y le dijo "No llores".                                                Inmediatamente tocó el féretro y dijo con su voz inefable: "Joven, yo te lo ordeno, levántate".                                                                                                                    El muerto se incorporó y empezó a hablar.                                                                  ¿No es sencillamente genial lo que cuenta el evangelista?                                                Por más que leamos los más antiguos manuscritos que hablan de taumaturgia, ya sean de la India, China, Grecia, Persia, Egipto, etc.                                                                      La bondad sin límite de se de un hombre que era Dios y cuyo poder sólo lo utilizaba para hacer el bien, nunca para hacer un mal, cuál sería destruir a los fariseos que lo odiaban y lo querían matar.                                                                                                          Qué diferencia abismal con nuestros políticos.                                                            Qué lejos que han estado siempre de la rectitud de intención de Cristo.                        Qué cercanía y similitud con los fariseos.                                                                        En medio de las tinieblas actuales que atraviesa la República Argentina, en medio de tanta hipocresía, mentira y bobería, sirva este milagro que obró Jesús, para que comprendamos que por más que creamos firmemente en la resurrección del hijo de la mujer viuda y en la de Lázaro (y otras más que obró), en algún momento deberíamos resucitar espiritualmente y después pretender dirigir a un pueblo al que sistemáticamente lo vienen engañando y estafando de forma cruel y vergonzosa.                                                      Pues, como dice San Agustín: "Si todos tienen ojos para ver un muerto resucitado, como el hijo de esta viuda de que nos habla el evangelio, no todos, sin embargo, los tienen para ver una resurrección espiritual ; para ello se necesita haber resucitado también uno espiritualmente”.                                                                                                          Todo lo demás es puro palabrerío, una hojarasca inútil.                                            Hablamos no de lo que vemos sino al revés, de lo que se habla, dice Heidegger.                 Y lo que se habla es lo que falsamente instalan los medios de difusión, muchos de los cuales pertenecen a poderosas corporaciones transnacionales cuyos objetivos son tan oscuros e inconfesables que el hombre común se resiste a creer.                                    En esta vorágine de irraccionalidad, mala fe y furia, es necesario que "el hombre nuevo" resucite de su tumba, que es la vida vacía, sin valores y sin principios que impiden que el hombre actúe como un robot, un androide insensible y sin alma como los que describe Philip Dick en su novela de ciencia-ficción:                                                                       "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?".

Luis Illuminati .

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »