Jueves 13 de Agosto de 2020

Hoy es Jueves 13 de Agosto de 2020 y son las 08:08 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • Despejado

4 de septiembre de 2018

UNA VIDA NO SE SUPLICA. Por David Casassas .

Y esto no es vida. Porque una vida no se mendiga, una vida no se suplica: instalados en la súplica, bajamos la cabeza y dejamos de ser nosotros.

UNA VIDA NO SE SUPLICA.                                Por :  David Casassas .

Un curro, el que sea; si nos atrevemos, uno que vaya un poco más con nosotros; un salario superior al umbral de la pobreza; si nos atrevemos, uno que se sitúe algo más allá; y si no, un salario y santas pascuas -que sea lo que Dios quiera-;una reducción de la jornada; una baja; un papel que diga “concedida”;  un subsidio; un expediente administrativo favorable;  una beca;  una línea de crédito;   un techo; luz, gas y agua; un trato digno en casa; un rato para nosotros -para hacer política, para cuidar a los demás, para perder el tiempo siguiendo el vuelo de la golondrina o vaciando la cabeza con la mirada fija en un principio de grieta en la pared de la habitación-:he aquí todo aquello, que es mucho más todavía, que las grandes mayorías sociales, desposeídas de los medios necesarios para una existencia autónoma, mendigan día tras día.                                          Y esto no es vida.                                                                                                                                Porque una vida no se mendiga, una vida no se suplica: instalados en la súplica, bajamos la cabeza y dejamos de ser nosotros.

Centrémonos en el trabajo asalariado.                                                                                              El grueso de la tradición republicana, desde Grecia hasta nuestros días, lo ha visto como algo incompatible con la libertad.                                                                                                                  ¿Por qué? Cuando firmamos un contrato de trabajo “con el frenesí de los desesperados”, decía Adam Smith, desde la urgencia de quien debe salvar la vida porque previamente ha sido desposeído, transferimos el derecho a decidir nuestra propia existencia a instancias ajenas a nosotros mismos: ¿cómo, con quién, ¿cuándo, a qué ritmo, por qué, para qué trabajamos en lo que trabajamos? Desde la desposesión, estas preguntas no las respondemos nosotros.                                                                                                                                              “Esclavitud salarial”, lo llamaba Marx. “Esclavitud a tiempo parcial”-porque “sólo” estamos unas horas al día-,lo llamaba Aristóteles.                                                                                                       Hubo un tiempo en el que las tradiciones emancipatorias que ayudaron a conformar el mundo contemporáneo también lo vieron así.                                                                                                    Pero bien entrado el siglo XX, la pintura se desdibuja: digno o indigno, el trabajo asalariado nos permite ganar unas habichuelas, y ello no es poco.                                                                              El pacto social que siguió a la Segunda Guerra Mundial, hoy hecho añicos, supuso la aceptación de la esclavitud salarial, la renuncia a la soberanía y a la democracia económicas por parte de unas clases trabajadoras que, eso sí, ganaban cierta seguridad en la continuidad de sus ingresos y, también, cierta protección social.                                                                                                      Pero este pacto ha sido brutalmente roto por parte de una oligarquía económica global cada vez más ahogada en el lodazal de su propia parálisis rentista y, por lo tanto, cada vez menos dispuesta a seguir contribuyendo a que la gente trabajadora pueda coger un poco de aire.                            ¿Qué hacer?                                                                                                                                        Lo contrario de la súplica es una vida en libertad. Y una vida en libertad exige el goce incondicional de recursos. Cuando percibimos recursos -un subsidio de paro, una renta para pobres, etc.-a condición de que nos hallemos bajo determinadas circunstancias -el paro, la pobreza, etc.-, se nos obliga a interactuar, lo queramos o no, con el estatus quo vigente, empezando por los mercados de trabajo capitalistas, que nos rompen en mil pedazos y nos convierten en entidades extrañas a nosotros mismos, y, en caso de que salgamos mal parados de todo ello -es decir, en caso de que perdamos el empleo y caigamos en la pobreza-,posteriormente se nos asiste.                                    En cambio, la percepción incondicional de recursos nos permite mirar de frente el estatus quo en cuestión y pronunciar, si así lo deseamos, un inmenso e insumiso “así no”que abre las puertas a muchos “síes”a formas de trabajo y de convivencia que hoy no podemos practicar porque nos encontramos abrazados al hierro ardiente de la tabla salvavidas que se nos ha “ofrecido”en el mercado de trabajo o en las muchas ventanillas donde se gestiona la pobreza.

Por todo ello, la renta básica -una prestación monetaria establecida como mínimo en el umbral de la pobreza y que toda persona percibiría con independencia de cualquier circunstancia que la acompañe-,junto con políticas en especie -sanidad, educación, vivienda, cuidados, cultura, etc.-concebidas también de forma incondicional, como derechos de ciudadanía que nos equipen “de la cuna a la tumba”, permite un reparto de la riqueza disponible, que es siempre un producto social resultante de todo tipo de esfuerzos individuales y colectivos entrecruzados, que nos ha de capacitar, a todos y a todas, sin exclusiones, para decir “esta es nuestra vida”y para hacer circular dicha vida en los espacios que hacemos y sentimos como propios.                                                      Bien mirado, en esto consiste una república plenamente democrática.                                        Mientras que la tradición liberal equipara libertad a mera igualdad ante la ley -y esto no es poco-,la tradición republicana se preocupa también por las condiciones materiales de aquellos y aquellas que viven en el mundo regido por esta ley, y establece la necesidad de que se dispongan recursos de manera universal e incondicional para que todos y todas gocemos del poder de negociación necesario para administrar los “noes”y los “síes”que una vida digna de ser vivida ha de poder acoger.                                                                                                                                                ¿Podremos aprovechar los procesos de robotización para deshacernos de las actividades más monótonas y repetitivas y conquistar trabajos, remunerados o no, con sentido y consentidos? ¿Podremos repartirnos libremente y sin angustias, corresponsabilizándonos de verdad, los trabajos de cuidados que, hoy, las mujeres han de asumir irremediablemente y con respecto a los cuales los hombres se ven desvinculados de un modo demasiado abrupto?                                                  Necesitamos recursos incondicionalmente conferidos porque, en definitiva, dignifica el trabajo que dignifica, y el que no dignifica, sencillamente, no dignifica.                                                                    ¿Podemos atrevernos a abolir la “esclavitud a tiempo parcial”, haciendo del trabajo asalariado sólo otra opción, junto con el cooperativismo, la autogestión y otras formas de emprender caminos propios?                                                                                                                                        ¿Podemos atrevernos a hacer de la opción que escojamos, sea la que sea, una opción cuya naturaleza podamos co-determinar en igualdad de condiciones con respecto a todos cuantos participen en ella?

Resultado de imagen para David Casassas 

David Casassas  es profesor de teoría social en la Universidad de Barcelona.

(Barcelona, 1975)

Profesor de Teoría social y política en la Universidad de Barcelona, donde trabaja con el grupo de investigación en Ética Económicosocial y Epistemología de las Ciencias Sociales (GREECS). Su trabajo gira alrededor de la economía política de la democracia. En particular, se ha interesado por las lecturas contemporáneas de la tradición republicana y en la propuesta de la renta básica de la ciudadanía. Ha hecho investigación en la Cátedra Hoover de Ética Económica y Social de la Universidad Católica de Lovaina, en el Centre for the Study of Social Justice de la Universidad d’Oxford, en el  Grupo de Sociología Analítica y Diseño Institucional de la Universidad Autónoma de Barcelona y con el proyecto TRAMOD (“Trajectories of Modernity”) del ERC/UB. Es miembro de la junta directiva del Observatorio DESC y vicepresidente de la Red de Renta Básica, ha sido secretario de la Basic Income Earth Network (BIEN) y forma parte del consejo asesor internacional de esta organización. Es miembro del consejo de redacción de la revista Sin Permiso. Entre sus publicaciones destaca La ciudad en llamas.                          La vigencia del republicanismo comercial de Adam Smith (Montesinos, 2010).                                            Ha sido coeditor, con Daniel Raventós, de La renta básica en la era de las grandes desigualdades (Montesinos, 2011) y coordinador de Revertir el guión.                                                  Trabajos, derechos y libertad (Los Libros de la Catarata, 2016).                                                                      Ha publicado también el poemario Boreal Invierno Austral (Animal Sospechoso, 2016).

Actualización: 4 diciembre 2017   *************************************************************************************************

El profesor Casassas nos da una ejemplar lección de civilidad, en este escrito, que alcanza las alturas de las definiciones sublimes, por ese motivo, es que elegí esta nota y este momento, para tomar su pensamiento académico, profundo y filosófico, para oponer la muy humilde opinión, de un cuasi periodista, que lo dobla casi en edad, y que tiene los fundamentos de los claustros de la calle para fundamentar un plano filosófico rudimentario, que se funda en las mínimas experiencias propias, para elaborar un panorama básico, elemental, a partir sólo de tener que vivir . Un ejemplo para la nota, para más adelante, pero para que madure en tanto, explico las *diferencias. Casassas tiene razón en su forma de ver el derecho de todos, para evitar las desigualdades sociales y las peores miserias de la humanidad. Pero es innegable que despues de  5 mil años de historia, guiados por el patrón idílico, que Casassas  propone, tenemos que 890 millones de personas, cada noche no pueden dormir acosados por el hambre,  y en las antípodas,  un par de millares de hombres, poseen casi el total de la riqueza del planeta. Tengo para mi dos caminos por delante, uno dice, que nadie entiende la trascendencia del hombre, más allá de la corta vida de cada individuo . Y el otro camino, me   lleva a pensar que aquellos que menos humanidad tienen en sus conciencias, tienen el poder, la inteligencia, la capacidad de manejar al resto, sin ver que su vida es tan finita como la de todos los demás, y con su inconsciencia genera este verdadero caos donde impera la injusticia. Y la injusticia, quiebra el condicionamiento social, que es el padre de la degradación del hombre que se convierte en el depredador de su propia raza, que camina a pasos rápidos a su lamentable final. En mi infinita incapacidad, creo posible encontrar un  camino transversal a los otros dos. Si nos proponemos, en total estado de angustia, evitar tantos males, hay una  sola oportunidad de cambiar las cosas, pero debo advertir, que tendremos que cumplir con una premisa, que el hombre desechó de plano, desde el día mismo de la creación. Comprender, las grandes mayorías, y arrastrar con ellas al resto, para poner en marcha un plan descabellado  como ninguno. Producir cada uno más de lo que consume, obligar a los empresarios a permitir que se produzca tanto com para que nadie diga yo no tengo, y que el negocio, para todos sea la Paz Social que el hombre perdió en los albores de la revolución industrial, donde la máquina, en lugar de pedir menos sacrificio al individuo, y le producía bienestar, terminó quitandole lo poco que tenía, arrastrándolo a la miseria y la degradación. Por lo tanto, como no es posible dar todo por nada, debemos todos por todos y para todos, y el miserable mundo egoísta en que vivimos, podrá cambiar, y desechar la falta de ética, de respeto y de moral, única forma filosófica de ver que en algún momento de la historia, la humanidad, sea más,  a imagen y semejanza del creador. Se que es un atrevimiento de mi parte, atreverme a pensar de esta manera, pero unas lineas al *principio de la nota les hablo de un ejemplo, y aquí se lo doy. Por 1980 mi situación financiera era algo fantasmal y aterrorizante, ya con largos los cuarenta, el hambre aullaba entre las paredes de mi casa, y lo que el hombre no consigue de pié, en casos, lo consigue de rodillas. Una familia, niños, casa, comida y escuela, no podían quedar de lado. El hombre otrora de buen pasar, pasó la línea, me dedique a trabajar con alfombras, que se trabajan de rodillas, y anduve por los pisos más de diez años, y como todo pasa en la vida, otros rumbos me permitieron ponerme de pié una vez más, ahora con los ochenta entre los dientes, casi no puedo caminar,  mis piernas no soportan mi peso, pero mi alma flota, pude de rodillas dar a mis hijos lo mas elemental que da un padre, el ejemplo, de que de pié o de rodillas, un hombre puede. . por lo menos yo pude. Y si yo pude, muchos,  podran mucho más.  Sin dádivas, sin planes, sin limosnas, "sin derechos", otorgados por una ley mentirosa, necesaria, para el negocio de los corruptos, que siempre nos quitan más de lo que nos dan.
Ayudenme a pensar, piense usted por mi y por todos los demás, que muchos seremos más fuertes, y quizás la idea encuentre un lugar y se convierta en realidad.
  Rodolfo Griffa.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »