Miércoles 5 de Agosto de 2020

Hoy es Miércoles 5 de Agosto de 2020 y son las 01:28 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 16.1º
  • Despejado

6 de septiembre de 2018

“…NO TE RINDAS A TU TEMOR …” La Casa del Padre .-

¿Por qué nos dan miedo las cosas de Dios? ¿Por qué lo mundano y lo humano no le tenemos miedo? Es obvio que lo que Dios nos manda hacer hay que tomarlo con respeto y mucho miedo o temor.

“…NO TE RINDAS A TU TEMOR …”                                           

 La Casa del Padre .-

Resultado de imagen para temor


¿Por qué nos dan miedo las cosas de Dios?                                                                                                          ¿Por qué lo mundano y lo humano no le tenemos miedo?                                                                                    Es obvio que lo que Dios nos manda hacer hay que tomarlo con respeto y mucho miedo o temor.                          María realmente se sintió muy llena de miedo ante el anuncio de que había sido escogida por Dios para desarrollar el proyecto más grandioso en la historia de la humanidad.                                                              ¿Por qué Dios no quiere que temamos a sus proyectos?                                                                                        En Lucas 1:26-38 encontramos una frase interesante desde la perspectiva de los idiomas originales.                    La frase la dice el ángel en el vrs. 30: “no te rindas a tu temor”.                                                                            María podría tener tres temores específicos.                                                                                                              El primer temor tenía que ver con su soltería.                                                                                                        Esto era su realidad.                                                                                                                                              Estaba a punto de dejar el estado de soltería y lo haría por la puerta honrada y en orden.                                      Mientras ella está rompiendo su soltería con un orden, Dios la interrumpe con desorden.                                    Es ese desorden de Dios que viene a conmocionar mi mundo tan ordenado y realizado lo que nos hace temblar en lo más íntimo de nuestro ser.                                                                                                                                El segundo temor tenía que ver con su compromiso.                                                                                              Esto era asunto de su identidad.                                                                                                                              Ya no era sola, había tomado un compromiso legal y técnicamente estaba casada.                                                El desposorio era simplemente ya un contrato tan fuerte como el matrimonio mismo.                                            El primer temor era con respecto a ella, y el segundo era respecto a José.                                                          Hay un tercer temor que María tenía.                                                                                                                        Era lo relacionado con su virginidad.                                                                                                                          Esto era un asunto de su intimidad.                                                                                                                            El texto nos demuestra que María no podía entender de que manera podría embarazarse ya que ella se había cuidado y preservado para su matrimonio y para su esposo.                                                                                    Una de las cosas más frágiles y fáciles de contaminarse es lo de índole sexual.                                                      Dios puede tratar los temas sexuales desde una perspectiva muy sana y santa.                                              Debía pasar todo un proceso de embarazo y en realidad ese proceso de embarazo era muy embarazoso.          
Tres temores de parte de María, uno era por su realidad.                                                                                          Ella sabía que esta realidad estaba a punto de tener un cambio dramático.                                                          Pero Dios controlaba toda situación asociada con su realidad.                                                                              El segundo era por su identidad.                                                                                                                              Estaba a punto de pasar de esposa de José a madre del Mesías.                                                                            Dios tiene la facultad soberana de hacer cualquier cambio en nuestra identidad.                                                    A veces planificamos algo que nos dará una posición en la sociedad, pero Dios la echa por los suelos para darnos no una identidad social sino una identidad celestial.                                                                                    Y el tercer fue por su intimidad.                                                                                                                              Dios vino a afectar hasta sus más íntimos anhelos tanto en lo físico como en lo emocional.                                ¿Cómo se recuperó de ese temor María?                                                                                                                  ¿Qué garantías le dio Dios a María para que aceptara el plan de Dios?                                                                Primero, la garantía de su respaldo.                                                                                                                Observe que el ángel usa tres palabras importantes en el vrs. 28.                                                                            La primera frase es “muy favorecida”.                                                                                                                      La segunda frase es “El Señor es contigo” y la tercera “bendita”.                                                                            Dios está dando palabras de estímulo y le hace ver cuál es su opinión acerca de ella.                                          María realmente tenía un carácter muy extraordinario.                                                                                      Segundo, la garantía de su gracia.                                                                                                                          El vrs. 30 dice “has hallado gracia”.                                                                                                                            Es decir, Dios otorgó un favor inmerecido en su comisión a María.                                                                      Tercero, la garantía de su plan.                                                                                                                            Dios le hace ver a María que ella es parte de un plan.                                                                                          Ella no tiene controlo sobre lo que Dios quiere desarrollar con su vida.                                                                    Le dice que concebirá y el fruto de su vientre será el máximo plan de Dios para el mundo.                                    El advenimiento del Salvador de Israel y del mundo.                                                                                          Cuarto, la garantía de su poder.                                                                                                                                El vrs. 35 el ángel le dice: “el poder del Altísimo te cubrirá”.                                                                                   Ese poder daría la capacidad para enfrentar los momentos difíciles del plan de Dios. Dios manifiesta ese poder también en Elizabeth, y ella debe sentirse segura porque Dios ya ha dado vida a una estéril y ese mismo poder sobre la esterilidad estaría sobre su fecundidad espiritual.                                                                                       
Ante la expresión del ángel a María “no te rindas ante tu temor”, el ángel termina diciendo: “porque no hay nada imposible para Dios”.                                                                                                                                              Eso significa que aunque temamos y no entendamos todo lo que nos pasa, debemos creer que nuestro Dios siempre es un Dios de imposibilidades, y eso incluye nuestro temor.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »