Domingo 9 de Agosto de 2020

Hoy es Domingo 9 de Agosto de 2020 y son las 22:45 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 13.9º
  • Niebla débil

24 de septiembre de 2018

El hambre aumenta por tercer año y alcanza a 821 millones de personas.

En la batalla que libra la humanidad contra el hambre, los seres humanos vamos perdiendo. En 2017, 821 millones de personas se iban a la cama cada día sin haber ingerido las calorías mínimas para su actividad diaria, son 15 millones más que el año anterior,

El hambre aumenta por tercer año                            y alcanza a 821 millones de personas.                    Se sigue rompiendo la tendencia a la baja del número de subalimentados.                      En 2017, hubo 15 millones más que el año anterior, lo que supone un retroceso a niveles de hace una década. 

350.000 personas están en riesgo de inseguridad alimentaria en Chad. El desplazamiento masivo de personas ha dejado más de ocho millones de personas al borde de la hambruna.

Por  :  ALEJANDRA AGUDO .   Fuente : Planeta Futuro.

En la batalla que libra la humanidad contra el hambre, los seres humanos vamos perdiendo.                      En 2017, 821 millones de personas se iban a la cama cada día sin haber ingerido las calorías mínimas para su actividad diaria, son 15 millones más que el año anterior, lo que supone un retroceso a niveles de 2010. Los datos recogidos en el informe:                                                                                                                        La seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo de la ONU, publicado este martes, confirman que no se trata de un repunte aislado; aunque los expertos se resisten a hablar de un cambio de tendencia, ya se encadenan tres años de subida. 

Los conflictos, los eventos climáticos extremos y las crisis económicas son los principales responsables de esta regresión, según el estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)junto con otras cuatro agencias de la ONU. Las graves sequías vinculadas al fuerte fenómeno El Niño de 2015 y 2016 son especialmente culpables.          Sin agua, no crecen los cultivos ni el pasto para los animales.                                                        Eso significa que, en los países altamente dependientes de la agricultura, millones de personas se quedan sin alimentos suficientes que llevarse a la boca y sin fuente de ingresos con los que adquirir comida en el mercado.                                                                                                                                            La falta de precipitaciones, de hecho, causa más del 80% de los daños y pérdidas totales en la producción agrícola y ganadera.

Si no hacemos más, los tres años de subida serán cuatro.                                                                                Reducir el hambre no es una cuestión de fe, sino que depende de nuestras acciones", advierte Kostas Stamoulis, director adjunto de la FAO.                                                                                                                  Si el año pasado este organismo pedía el cese de la violencia para una mejora de la situación alimentaria mundial, esta edición se enfoca en la necesidad de mejorar la resiliencia de las personas ante los eventos climáticos extremos, es decir, fortalecer su capacidad de adaptarse, resistir y reponerse ante una adversidad.                                                                                                                          "Piensa en un terremoto.                                                                                                                                          En función de cómo de fuerte sea una casa, aguantará o colapsará.                                                                No podemos cambiar la intensidad del seísmo, pero sí la resistencia de la vivienda".                            Explica Stamoulis que lo mismo hay que hacer con las personas: prepararlas para lo peor.                    "Tenemos los conocimientos y las herramientas para ello, pero debemos ponerlos en marcha".                Y hay que hacerlo "a mayor escala y de forma acelerada", añade Marco Sánchez-Cantillo, director de economía y desarrollo agrícola de la FAO.                                                                                                      "Por ejemplo, los sistemas de alerta temprana que permiten anticipar soluciones en caso de una eventualidad se han mostrado eficientes.                                                                                                              Hay países en los que se han implantado, pero no es generalizado", lamenta.

La mayoría de los países que afrontan crisis alimentarias relacionadas con el clima —20 de 34— son contextos de paz.                                                                                                                                                      Pero cuando los choques climáticos se producen en zonas en conflicto, se desencadena la tormenta humanitaria perfecta.                                                                                                                                      Esto sucedió en los 14 países restantes, entre ellos, los ribereños del lago Chad (Níger, Nigeria, Camerún y Chad), donde 10,7 millones de personas necesitan ayuda para sobrevivir cada día debido a la espiral de violencia del terrorismo de Boko Haram y las sequías.                                                                    "El ejemplo más claro es que el año pasado se declaró la hambruna en Sudán del Sur.                            Y Yemen, Somalia y el norte de Nigeria estuvieron a punto.                                                                     En los cuatro hay una situación de conflicto grave y condiciones climáticas extremas y desfavorables", anota Blanca Carazo, responsable de programas y emergencias del comité español de Unicef.

YOLANDA CLEMENTE Madrid 11 SEP 2018 - 05:59 ART

ARCHIVADO EN:

ARCHIVADO EN:

ARCHIVADO EN:

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »