Martes 27 de Julio de 2021

Hoy es Martes 27 de Julio de 2021 y son las 15:28 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

15 de octubre de 2018

Una idea sobre el Foro de San Pablo. Por Rodolfo Griffa.

Para la mal tratada America Latina, desde la llegada de Castro a Cuba, fue creciendo el terrorismo, el derramamiento de sangre, la injusticia social, y la miseria económica y educativa, primer paso este, de dominación y formación, que destruyó la Historia y Cultura hispano-cristiana de toda la América

Una idea sobre el Foro de San Pablo.         Por :  Rodolfo Griffa.

Para la mal tratada  America Latina, desde la llegada de Castro a Cuba, fue creciendo el terrorismo, el derramamiento de sangre, la injusticia social, y la miseria económica y educativa, primer paso este, de dominación y formación, que destruyó la Historia y Cultura  hispano-cristiana de toda la América Hispana.                                                                                                                                                                   La resiliencia, el volver a ser de los europeos despues de  la segunda guerra mundial, le mostró claramente a la izquierda que sus tiempos eran finitos, y la caída del muro de Berlín les puso punto final en Europa del Este.                                                                                                                                                  Por tener ya prevista su base en Cuba, atacaron con singular ferocidad a los países que ya eran presa fácil para sus manejos.                                 

Argentina, faro de luz para toda América Latina, por su desarrollo económico, académico y social, se derrumbó en 1930 con la nefasta revolución de Uriburu, que terminó con la generación del 80.                  Argentina y todos sus vecinos, cayeron en las garras de los asesinos subversivos convenientemente entrenados por la izquierda mas salvaje y criminal. 

Todo era válido, asesinar, poner bombas, secuestrar, extorsionar, sembrar   el terror, cuanto más, mejor, para luego mentir y mentir, destruir el concepto del deber, del honor, de la formación cultural.                    Y enfrente, Fuerzas Armadas, creadas y formadas en dos estilos diferentes, . . .   pero iguales . . . Anglosajones, los unos, y Germanos los otros, preparados para la guerra entre países, ejércitos frente a ejércitos en campos de batalla determinados y casi diría elegidos para el enfrentamiento militar.                Aquí, la ferocidad de la guerrilla, su prepotencia sanguinaria, y su convicción de atacar donde más duele, enfrentar a los militares y sus familias en cualquier lugar y de cualquier manera, asesinando a sangre fría y sin dar lugar a defensa alguna en la mayoría de los casos, produjo dos reacciones inesperadas, una, fue responder a como dé lugar, sin mirar cómo, y con el objetivo de poner fin a un ejército irregular y asesino.  Y dos, en el peor de los casos, un grupo de militares, tan desubicados como los terroristas, emplearon los mismos elementos detestables en el combate, y en sus actitudes, para convertirse en tan delincuentes, unos como otros.  

Pero es preciso aclarar que unos y otros tenían el gen del delito en su cuerpo y su alma, y solo faltaba la chispa que encendiera el fuego sin control de una guerra despiadada querida por nadie.                            Al final, en los 80, los ejércitos regulares se impusieron en esta "sucia" guerra de hermanos, y parecía que la paz llegaría al fin a nuestros destruidos países.                                        

Pero lejos de terminarse el calvario, ya la izquierda, derrotada por las armas, tenía preparado lo que con el tiempo conocimos como el foro de San Pablo.                        

Muertos los combatientes de menor grado, y con el dinero de sus aberrantes delitos de todo tipo, que los convertía en nuevos ricos, y desde su "exilio voluntario", escapando de la justicia, aparecieron como abanderados de los derechos humanos incipientes y reclamaron derechos inexistentes, y  lograron ser reconocidos como víctimas, en lugar de victimarios,  consiguieron indemnizaciones fabulosas por sus relatos, y fueron aceptados por agrupaciones políticas, que les permitieron acceder a cargos públicos, donde concretaron más daño que el producido por sus bombas terroristas.         

Un caso emblemático en la Argentina es el de " La Comandante Teresa", asesina impiadosa montonera, devenida Nilda Garré, primero en Ministro de Defensa y luego Ministro de Seguridad en el corrupto gobierno de los Kirchner .       

Que con todos sus amigos, Chavez, Maduro, los  hermanos Castro, Correa, Evo Morales, Lula, Dilma, y alguno más que escapa a mi memoria integraron el Foro de Sao Paulo, para nosotros San Pablo, que quizás fue la peor peste ideológica que amenazó a todo nuestro continente en los últimos 40 años, contando además con algunos clérigos concientes que solo la miseria permanente de una gran parte de nuestra población les permite tener esclavos ideológicos para mantener su poder, y así tapar sus crímenes y conservar su poder de impedir que la situación de vida precaria de sus seguidores pueda cambiar.                                                      

Esta historia se puede modificar, si el foro de San Pablo pierde poder, si los gobiernos giran más a la derecha, toman conciencia del estado ruinoso de sus países, retoman el camino del trabajo, y la educación pública, terminando con la lacra productora de indigentes que cuestan fortuna a los gobiernos, y son una verdadera máquina de impedir crecimiento económico y social para los pueblos.    

La mas clara de las leyes naturales de la humanidad dice que lo más justo es que cada uno produzca cuando menos tanto como consume, más un agregado para solventar niños y ancianos, que por razones naturales no pueden sustentar sus vidas con dignidad.                

Frente a situaciones como la presente,  de cambios políticos, para lograr cambios en la mentalidad de nuestros pueblos, durante tantos años engañados, maltratados, convencidos por relatos ruines de quienes fundaron poder y riqueza con dolor y miseria, de los humildes de nuestros compatriotas, sabiendo que aún debemos pagar la fiesta de tanta corrupción y perversión.                                          

Disculpe  esta disgregación histórica, pero la nota anterior despertó parte de la memoria de mis tiempos vividos, que aún conservo.                

Con la cordialidad de siempre y la verdad en las manos.        

Rodolfo Griffa             

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
nombre

Comentario
Amigo Rodolfo Griffa no tengo porqué disculpar esa tan exacta digresión acerca de aquel foro y sus consecuencias. Gracias por recordarnos todo eso. Luis Bardín.

Responder