Martes 27 de Julio de 2021

Hoy es Martes 27 de Julio de 2021 y son las 16:25 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

15 de octubre de 2018

Lula y Mujica: dos astillas del mismo palo .

Hasta declaraba descaradamente que “no sabía nada de la corrupción de su entorno”, a pesar de ser el mayor beneficiado.( Lula )

                                                                                                                                                            Lula y Mujica: dos astillas del mismo palo.        Mujica cree, al igual que Lula en su momento, que su carisma es un eficaz      escudo que lo protege. 

                                                                             Lula y Mujica: dos astillas del mismo palo (E)

Por mucho tiempo el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pareció intocable. Mientras iban cayendo sus colaboradores más cercanos debido al “mensalão”, él se mantenía incólume.                                                                                                                          Hasta declaraba descaradamente que “no sabía nada de la corrupción de su entorno”, a pesar de ser el mayor beneficiado.                                                                                         En esa época los brasileños lo apodaron “teflón” porque ninguna denuncia por fundada que fuera, se le adhería. Entre 2010 y 2012, por dos veces el Supremo Tribunal Federal por unanimidad, desestimó incluirlo en esa investigación que implicaba un colosal esquema de corrupción.

La situación dio un vuelco cuando los ciudadanos presionaron para que la Justicia actuara. Están frescas en la memoria las manifestaciones multitudinarias donde aparecían muñecos representando a Lula con traje de presidario.

Lula reaccionó proclamando que “regresaría a la primera línea de la política nacional” y que sería candidato a la presidencia en las siguientes elecciones nacionales. Fue transparente: “Solo se puede matar al pájaro si se queda quieto. Si sigue volando es más difícil. Por eso, yo volví a volar de nuevo”…

Entonces sus conciudadanos, un poco en burla y otro poco en serio, hicieron circular la siguiente chanza: “¿En qué se diferencia un ladrón de gallinas de un político o gobernante corrupto?”

Respuesta: “En que al ladrón de gallinas lo meten preso y no importa que declare que fue para alimentar a sus hijos que tienen hambre, mientras que el político hace un acto partidario, convoca a sus militantes y se declara perseguido político”.

Los impulsores del doble pensamiento

Danilo Arbilla acota, que esa solución solo vale “cuando se trata de gobernantes o políticos ‘progresistas’, y si el ladrón de gallinas también lo es, entonces ya es problema social, generado por el ‘neoliberalismo”. Es la vía de escape de los corruptos de izquierda y sus cómplices, que distorsionan la verdad al retratar a una investigación judicial de casos de corrupción como una maniobra política y del imperialismo yanqui.

Los agentes del Gran Hermano recurren al doble pensamiento: “No es que jueces y fiscales estén buscando a los que se quedaron con dineros del Estado para meterlos presos, sino que lo que buscan es llevar a la cárcel a un líder político y eventual candidato presidencial”. 

No es que por fin la Justicia está funcionando como debe, sino que se está ante una “persecución política” que “desnuda una estrategia global de ataques al campo popular y progresista que pretende construir mejores realidades para todos”. Los impulsores del doble pensamiento convocan a impedir “que esa forma de violencia institucional vuelva a poner en riesgo el futuro de la paz y la democracia”.

Citan las cifras que se acomodan a su discurso y ocultan convenientemente las que lo desmiente. Por ejemplo, antes de que Lula fuera impedido de participar en las recientes elecciones, gritaban que según las encuestas era el favorito. Pero callaban que ellas indicaban que el 87% de los brasileños querían que el futuro presidente “sea un hombre honesto”, que el 80% consideraba que Lula “sabía todo” y que  más de la mitad pensaba que no debería ser candidato.

Uno no sabe si esa táctica de desprestigiar a la justicia y desvirtuar las cosas obedece tan solo a un “compañerismo” entre exgobernantes afines, o si pretenden curarse en salud.        Se nota mucho nerviosismo a medida que los aliados políticos van perdiendo el poder y con él, mantener en la oscuridad asuntos turbios que podrían salpicar más que Odebrecht.            Por ejemplo en Venezuela…

La advertencia para Pepe Mujica.

Lo que está sucediendo con Lula, Cristina Kirchner y Rafael Correa, debería ser una advertencia del nuevo estado de la opinión pública regional y de la reacción positiva que están teniendo fiscales y jueces.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!