Hoy es domingo 19 de enero de 2020 y son las 03:05 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

21 de octubre de 2018
Cómo Turquía acorraló a Arabia Saudí para que admitiera el asesinato de Khashoggi .
Desde que el colaborador de The Washington Post desapareció el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul las autoridades turcas han ido filtrando con cuentagotas a la prensa los detalles del brutal asesinato del escritor con el fin alimentar el clamor internacional

Cómo Turquía acorraló a Arabia Saudí                        para que admitiera el asesinato de Khashoggi.             

LAVANGUARDIA Internacional.                                                           

El presidente turco Erdogan ha llevado a cabo una calculada estrategia de comunicación filtrando con cuentagotas a la prensa los detalles del caso .

Cómo Turquía acorraló a Arabia Saudí para que admitiera el asesinato de Khashoggi                      Protestas contra la desaparición de Jamal Khashoggi frente al consulado pocos días después de desvanecerse en Estambul (Ozan Kose / AFP)

Turquía ha sabido utilizar para su beneficio la ahora ya confirmada muerte del periodista Jamal Khashoggi para poner a Arabia Saudí entre las cuerdas.                                                                Desde que el colaborador de The Washington Post desapareció el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul las autoridades turcas han ido filtrando con cuentagotas a la prensa los detalles del brutal asesinato del escritor con el fin alimentar el clamor internacional y poner más presión al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, para que finalmente admitiera, el sábado -18 días después de la desaparición-, la muerte del crítico con la dinastía Saud.                              En vez de llevar a cabo una discreta investigación policial, el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha dirigido una efectiva estrategia con los medios de comunicación. Se aseguró de que el caso se mantuviera en la primera página de la prensa internacional durante días y calculó el momento adecuado para entregar los detalles más escabrosos del crimen con el fin de provocar un cambio de postura en la monarquía saudí.                                                                                          La cobertura planeada por los saudíes y avalada por EE.UU. se vio empañada por las escabrosas revelaciones sobre el descuartizamiento de Khashoggi.

En un primer momento y durante casi dos semanas, Riad mantuvo un silencio inquietante mientras la prensa turca, árabe y estadounidense seguía publicando informaciones que, en base a supuestas pruebas que tendría Ankara, apuntaban a una brutal y planeada ejecución de Khashoggi por parte un comando de 15 saudíes.                                                                                                  Los medios sostuvieron esa hipótesis desde el cuarto día que se sabía de la desaparición.              Viéndose incapaz de tapar el tema, la monarquía saudí se pronunció el lunes pasado, alegando que el periodista había salido vivo de la oficina diplomática en Estambul y rechazando las acusaciones de que fue asesinado allí.                                                                                                  A esa versión se añadió el presidente Donald Trump, tan poco interesado de que su aliado estratégico y económico saliera salpicado en el asunto como la propia Arabia Saudí, que sugirió que la muerte de Khashoggi fue a manos de un grupo de asesinos que actuaron por “cuenta propia”. La intención era mantener ‘limpio’ al heredero al trono saudí.

El rey saudí Salman y el presidente turco  Recep Tayyip Erdogan durante un encuentro en Ankara de 2016                      El rey saudí Salman y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante un encuentro en Ankara de 2016 (Umit Bektas / Reuters)

Pero la cobertura planeada por los saudíes y avalada por Estados Unidos se vio empañada por las escabrosas revelaciones que llegaron a la prensa sobre un supuesto audio que tendrían los investigadores turcos en el que se oye como el médico forense que viajaba con el escuadrón de 15 hombres descuartiza vivo al periodista saudí en el despacho del cónsul. Además, también se revelaron las identidades de los miembros del comando, la mayoría de los cuales tenían vínculos con los servicios de seguridad de la monarquía saudí.

 

La publicación de los escabrosos detalles coincidía con el viaje del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, a Riad y Ankara para tratar el asunto. Erdogan mantenía la presión también para Washington, con el fin de ganarse el respaldo de la Casa Blanca y alejarla de Arabia Saudí. El cálculo pareció surgir efecto cuando los días posteriores Donald Trump, también presionado en casa por el Congreso, cambió su discurso y advirtió de “consecuencias severas” para la monarquía saudí.                                                                                                                                  Y  ayer se mostraba insatisfecho con la explicación oficial ofrecida por los saudíes.                          Arabia Saudí admitió por primera vez el pasado sábado que Khashoggi murió dentro del consulado saudí durante una “pelea”que se produjo a raíz de conversaciones que mantuvo con las personas que le recibieron en el edificio. Además, también informó de la detención de 18 individuos saudíes y de la destitución del subdirector de los servicios secretos del país.

Ankara afirma que no permitirá ningún encubrimiento

La primera reacción de Ankara a los resultados de la Fiscalía saudí ayer fue afirmar que no permitirán que se oculta la verdad. “No culpamos a nadie por adelantado, pero no estamos dispuestos a mantener nada encubierto (de la investigación). Es un acontecimiento muy grave”, subrayó Ömer Çelik, el portavoz del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente turco.

Jamal Khashoggi habla durante una entrevista
Jamal Khashoggi habla durante una entrevista (AP)

Sigilosa campaña.

Durante todo este tiempo Erdogan ha sabido mover sus fichas mientras se cubría las espaldas y ocultándose detrás de los medios de comunicación para evitar una ruptura diplomática y potencialmente perjudicial para con las relaciones turco-saudíes.                                                        El mandatario turco “no quiere ir solo contra los saudíes - afirmaba para The Washington Post el director del Centro de Estudios Turcos del Instituto de Oriente Medio, Gonul Tol- Quieren enmarcar esto como un problema mundial”.

El mandatario turco “no quiere ir solo contra los saudíes”

GONUL TOL El director del Centro de Estudios Turcos del Instituto de Oriente Medio

Las autoridades turcas, que llevan a cabo sus propias pesquisas, no han confirmado oficialmente todas las informaciones que han llegado a la prensa. Se espera que Turquía anuncie sus propias conclusiones en los próximos días. Cabrá ver hasta dónde se atreve a implicar al príncipe heredero en el asesinato.                                                                                                                                    Al presidente turco no le interesa reconocer abiertamente que aprieta a Riad. De hecho, Erdogan y el rey saudí han hablado por teléfono dos veces sobre el caso Khashoggi y también anunciaron que colaborarían en el registro del consulado saudí.

Erdogan se está aprovechando de la crisis para convertirla en una oportunidad

Los analistas coinciden en señalar que Erdogan se está aprovechando de la crisis para convertirla en una oportunidad para él, ya sea en términos económicos, estratégicos o de imagen.

Beneficios económicos

Expertos consultados por el Post defienden que, si bien no hay indicios de que Erdogan haya pedido a Riad una compensación monetaria o favores políticos por la gestión del caso, diplomáticos occidentales sospechan que Arabia Saudí está dispuesta a apoyar financieramente a una Turquía castigada por una economía frágil y el desplome de su moneda este verano si esta abraza la versión saudí de la “muerte” de Khashoggi en un enfrentamiento físico.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, flanqueado por el asesor principal de la Casa Blanca y su yerno, Jared Kushner, junto con  el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman,

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, flanqueado por el asesor principal de la Casa Blanca y su yerno, Jared Kushner, junto con el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, (Jonathan Ernst / Reuters)

Beneficios para su imagen

El escándalo Khashoggi ha proporcionado un contradictorio e irónico cambio de imagen de Erdogan, que ha pasado de ser la mano de hierro contra la disidencia y la libertad de expresión al salvador de las injusticias. Después de 15 años en el poder, el gobierno del mandatario turco (convertido desde el verano en un presidente con poderes casi absolutos) ejerce un enorme control sobre los medios de comunicación. Tiene grandes cadenas de televisión y periódicos comprados por parte de empresas cercanas al Gobierno y ha llevado a cabo el cierre de más de un centenar de medios y sus periodistas han sido encarcelados con el pretexto de poner orden tras el fallido golpe de estado de 2016.

Beneficios estratégicos

 

Los beneficios de poner contra las cuerdas al príncipe heredero saudí - e incluso provocar su prematuro destronamiento- son evidentes para Turquía. Ambos países compiten por la influencia en Oriente Medio, una confrontación que se ha visto agravada tras el apoyo abierto de Ankara a Qatar en una disputa que dividió la región. Erdogan está en el lado opuesto del poderoso triunvirato formado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto.                                                            La animadversión entre los líderes turco y saudí es compartida: Bin Salman colocó este año a Turquía dentro del lo que llamó “triángulo del mal”, completado con Irán y grupos islamistas regionales.

El príncipe heredero MBS (Fayez Nureldine / AFP).

Para la ex funcionaria en el Departamento de Estado de la Casa Blanca y ahora asesora en la Institución Brooking, Amanda Sloat, el quid de la cuestión está en el futuro de Mohamed bin Salmán, también conocido por sus siglas MBS: “Inicialmente, parecía que Turquía estaba buscando un acuerdo o un apoyo financiero con Arabia Saudí, pero parece cada vez más que está tratando de infligir el máximo daño a MBS”, apuntaba al The New York Times .                                                En Turquía, prominentes columnistas progubernamentales han pedido la cabeza del heredero saudí.

Parece cada vez más que está tratando de infligir el máximo daño a MBS”.

AMANDA SLOAT Ex funcionaria en el Departamento de Estado de la Casa Blanca.

En la misma dirección señalaba el periodista de La Vanguardia Xavier Mas de Xaxás en su análisis publicado el sábado: “Si la operación en Estambul no hubiera sido tan osada y flagrante, Riad habría podido blindar a Bin Salman. Un cheque en blanco a la maltrecha economía turca habría ayudado. A Erdogan le irían bien los petrodólares saudíes. Sin embargo, aún mejor le iría una monarquía saudí debilitada porque lo que de verdad quiere es ganarle el pulso por la hegemonía suní en Oriente Medio”.

Con todo, el asesinato de Khashoggi es para Turquía un “regalo” caído del cielo. El experto en geoestrategia del Carneggie Endowment Center Jarret Blanc aseguraba en a la agencia Efe que el Ankara ha sabido explotar de forma “muy inteligente” el suceso inesperado y sin duda obtendrá contraprestaciones. “Esto va a ser un regalo para los turcos y va a ser un regalo para los iraníes, que están observando callados todo esto”, concluyó.                                                                        Irán es el contrincante más acérrimo de Arabia Saudí en el revuelto tablero de Oriente Medio.          JARRET BLANC Experto en geoestrategia del Carneggie Endowment Center

Mohamed bin Salman, el príncipe que se creyó invencible.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
Se lanzarán nuevos satélites . . .
VENDER AJUSTE POR SOLIDARIDAD.
PROYECTAR ONG. Diciembre 29, 2019 / Ernesto Jorge Garcia
UN PROBLEMA PARA ALBERTO FERNANDEZ CON CFK :
EL "ASESINO DE LOS CIELOS". . .
 

RadiosNet