Lunes 26 de Julio de 2021

Hoy es Lunes 26 de Julio de 2021 y son las 00:23 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

30 de octubre de 2018

La lapidación del Congreso como última estrategia parlamentaria. Por Sergio Crivelli .

Para que papa Bergoglio saliera lo más indemne posible las críticas fueron enderezadas contra Lugones, Radrizzani y Ojea, pero no se trata de una cuestión de nombres sino de maniobras chapuceras de una conducción ideológicamente anquilosada. . .

La lapidación del Congreso como última estrategia parlamentaria.   Por Sergio Crivelli.                                                                                                       La Prensa.                                                                                                               Siete días de política.                                                                                                                                           Con la aprobación del presupuesto Macri consiguió encarrilar institucionalmente el ajuste.                                                                                                                                                                     La violencia "K" y la alianza de Moyano y los obispos lo favorecieron en su peor momento.

Si Mauricio Macri comete errores no forzados, la oposición no se queda atrás.                  Más aún, lo supera.                                                                                                                  Hasta la semana pasada no había podido aprovechar el revés político que significa para el gobierno la megadevaluación, pero en los últimos días se superó y terminó demostrando que carece de rumbo, estrategia y conducción racional.                              Es como King Kong: algunos simpatizan con el gigantesco mono por razones sentimentales, pero la mayoría le teme por su capacidad de destrucción.                        Esto último quedó a la vista con la brutal maniobra para frenar la aprobación del presupuesto 2019 en la Cámara de Diputados el miércoles. La operación consistió en coordinar el lanzamiento de piedras en las adyacencias del Congreso con un escándalo en el recinto para que se levantara la sesión por la "salvaje represión policial contra el pueblo", etcétera, etcétera, etcétera.

Era la misma fallida maniobra del año anterior para frenar la reforma previsional, pero se frustró con mayor rapidez en esta oportunidad, porque la policía estaba prevenida y dispersó a los tirapiedras de manera expeditiva y sin otras víctimas que unos bancos de piedra rotos a martillazos para ser usados como munición. Hubo algunos detenidos liberados en cuestión de horas.                                                  Como los activistas que trataban de clausurar el debate parlamentario vía lapidación no alcanzaron su propósito, algunos diputados kirchneristas salieron a la calle a provocar a la policía, pero les faltó práctica por lo que tuvieron que volver a sus bancas y continuar con la sesión.                            Se acostumbraron muy pronto al poder y carecen de gimnasia callejera.                                                        La degradación institucional que supone todo esto fue asumida con toda naturalidad por el PJ y los medios.                                                                                                                                                                      ¿Cómo consiguió Macri aprobar el presupuesto? Con lo que les falta a los camporistas: fondos y rosca. Alineó a la mayoría de los gobernadores del PJ a fuerza de dinero, ese alineamiento se trasladó al recinto y la aprobación quedó garantizada.                                                                                                        Derrotó al kirchnerismo, al massismo, a los peronistas sin techo y a la izquierda por 35 votos.                                                                                                                                    Una diferencia aplastante en un momento de supuesta debilidad del gobierno de CEOS que no entiende nada de política, según los que terminaron derrotados y la mayoría de los periodistas tenidos por expertos en materia de lógica del poder.

La evolución de los índices macro que supone el proyecto parece una cuestión secundaria porque cualquier pronóstico que exceda las 48 horas es ciencia ficción para la economía doméstica. Hay, sin embargo, señales de un rumbo claro para salir de la volatilidad. El ajuste fiscal será superior a los 450 mil millones de pesos. Aproximadamente dos tercios corresponden a recortes del gasto y un tercio a mayor presión impositiva. La que tendrá que abrir la billetera es la clase media, soporte electoral del macrismo. El año próximo a la hora de las urnas se verá si el cálculo fue acertado.

Un dato relevante es que la reducción del gasto y las concesiones hechas a los gobernadores peronistas tuvieron como contrapartida una reducción de los fondos extra para la provincia de Buenos Aires, lo que generó preocupación en María Eugenia Vidal. La gobernadora tendrá menos obras, pero obtuvo un notorio refuerzo de subsidios para los sectores más pobres, clientela histórica del peronismo.

24 horas después de la sanción de Diputados y sin esperar la del Senado que se considera poco menos que un trámite, el directorio Ejecutivo del FMI aprobó el acuerdo "stand by" por más de 56 mil millones de dólares y prometió liberar 5.700 millones en la semana que comienza. La decisión debería alejar el fantasma del "default" y tener un impacto positivo en la tregua cambiaria que se puso en marcha hace un mes con la restricción monetaria dispuesta por el Banco Central.

Pero no sólo la oposición kirchnerista tropezó con la tenaz resistencia de un gobierno al que proclama muerto.

En los últimos días trascendió la existencia de fuerte disenso en la Iglesia por la alianza de un sector de los obispos con el sindicalismo peronista en general y Hugo Moyano en particular. 

Para que papa Bergoglio saliera lo más indemne posible las críticas fueron enderezadas contra Lugones, Radrizzani y Ojea, pero no se trata de una cuestión de nombres sino de maniobras chapuceras de una conducción ideológicamente anquilosada, impermeable a los cambios de época y que por el actual camino va a obtener el resultado opuesto al que busca: la reelección de Mauricio Macri.                                                                            En suma, una conducción que hace las delicias de Jaime Durán Barba.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!