Lunes 26 de Julio de 2021

Hoy es Lunes 26 de Julio de 2021 y son las 01:46 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

3 de noviembre de 2018

Los huesos encontrados en el Vaticano pertenecen a una mujer

Hallados en un edificio del Vaticano restos humanos que podrían pertenecer a una joven desaparecida en 1983 .¿ ... ?

LAVANGUARDIA Internacional

Los huesos encontrados en el Vaticano pertenecen a una mujer.    Los investigadores han revelado las conclusiones tras un primer examen de los huesos  Hallados en un edificio del Vaticano restos humanos que podrían pertenecer a una joven desaparecida en 1983 .

Hallados en un edificio del Vaticano restos humanos que podrían pertenecer a una joven desaparecida en 1983

El Vaticano informó este martes del hallazgo de “fragmentos de huesos humanos” en un local anexo a la Nunciatura Apostólica de Italia, en Roma, y comunicó el suceso a las autoridades italianas para que emprendan una investigación. La Santa Sede explicó que los restos fueron encontrados el lunes en Villa Giorgina, en el transcurso de unas labores de reestructuración en el edifico situado en la Via Po 27, en pleno centro de la capital italiana.

Algunos medios italianos apuntan la posibilidad de que los restos hallados pertenezcan a Emanuela Orlandi, una adolescente que desapareció el 22 de junio de 1983 después de asistir a una clase de música en Roma cerca del Senado. El caso provocó un gran revuelo en Italia a raíz de sus posibles conexiones con las altas instancias vaticanas e incluso la mafia o el terrorista que intentó matar al papa Juan Pablo II y sigue dando de qué hablar 35 años después.

El fiscal jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, ha pedido a la Policía Científica y a la Policía de Roma que investiguen la edad, el sexo y la fecha de la muerte y ha abierto una investigación con la hipótesis de un homicidio.
El Vaticano no ha dado más detalles del suceso. De hecho, la declaración del Vaticano no menciona en ningún momento a Orlandi -que hoy tendría 50 años- y se limita a señalar que los huesos fueron hallados durante trabajos cerca de su embajada en el exclusivo barrio residencial de Parioli.

 

 

El edificio en el que se han encontrado los huesos fue dejado en herencia al Vaticano en 1949 por el industrial y senador Abraham Jacob Isaiah Levi. El nombre se debe a su hija, que falleció de niña. Fue donado al Papa para agradecer que se recibiera a los judíos perseguidos en los conventos de Roma, detalla Vatican Insider, que recuerda que no se trata del primer episodio de este calibre. En el pasado ya se han encontrado huesos en edificios propiedad del Vaticano  durante  labores de restauración

Entrada a la nunciatura de la Santa Sede en Roma  

Entrada a la nunciatura de la Santa Sede en Roma (Fabio Frustaci / EFE)

 

La desaparición de la hija de un funcionario vaticano ha dado pie a muchas teorías e hipótesis, que nunca se han podido confirmar

La adolescente era hija de un empleado de la Santa Sede, de un funcionario de la Prefectura de la Casa Pontificia, y tenía pasaporte vaticano.Los restos de la joven, que tenía 15 años en el momento de su desaparición, nunca fueron hallados.

A la banda de la Magliana, durante un tiempo el más activo grupo criminal romano vinculado a diversas mafias, se la relacionó con el posible secuestro de Orlandi. Otra de las teorías sobre la desaparición de Orlandi es que la raptó un grupo turco para forzar la liberación de Ali Agca, el terrorista que atentó contra Juan Pablo II.                                                                                                                                             Se han manejado otras hipótesis: que la chica murió en el interior el Vaticano, a manos de alguien importante, o que la banda de la Magliana quería presionar para recuperar los fondos de la mafia invertidos en el Banco Ambrosiano, que quebró. Otra, es que Emanuela fue víctima de una red de abusos sexuales y que las más altas instancias vaticanas saben la verdad.

Recorte de prensa de La Vanguardia del 21 de julio de 1983, un mes después del secuestro Recorte de prensa de La Vanguardia del 21 de julio de 1983, un mes después del secuestro (LVD)   Un hermano de la joven no ha cejado en su empeño de encontrarla y reclamar justicia, pidiendo más colaboración al Vaticano.

Pietro Orlandi, hermano de Emanuela, siempre ha reprochado al Vaticano que no haya proporcionado toda la luz necesaria sobre un caso que alimenta múltiples y oscuras teorías conspirativas. Pietro lleva años haciendo campaña para que el Vaticano dé explicaciones, pero este insiste en que no sabe nada. La Santa Sede rechaza que haya ocultado lo que sabe y sostiene que siempre ha colaborado con la justicia para el esclarecimiento del desgraciado episodio.

Poco después de convertirse en obispo de Roma, el papa Francisco estrechó la mano de Pietro Orlandi, a quien le susurró al oído algunas frases. Estaba a la salida de la iglesia de Santa Ana, en el Vaticano, donde había celebrado la misa cuando llevaba menos de una semana como Papa.                                    Con todo, la familia nunca se ha rendido y defiende su derecho a la verdad y la justicia. Su hermano Pietro, tras el cierre de las investigaciones por los fiscales de Roma, ha regresado con el caso a la corte del Vaticano. En noviembre del año pasado se volvió a denunciar y el archivo se abrió “pero desde entonces no se ha hecho nada, nadie ha sido cuestionado”, denuncia la abogada de la familia, según recoge La Stampa. El caso se archivó por primera vez en 1997 y en 2008 fue reabierto para volver a ser cerrado en 2016.                                        

La Santa Sede rechaza que haya ocultado lo que sabe y sostiene que siempre ha colaborado con la justicia.

 A finales de diciembre de 2014 fue noticia la expulsión del antiguo lobo gris, el turco Mehmet Alí Agca, después de su presencia en el Vaticano donde depositó dos ramos de flores blancas en la tumba de aquel a quien quiso asesinar: Juan Pablo II.                                                                                                     La presencia de Agca removió las turbias aguas en las que desapareció en 1983 la joven Orlandi. Los abogados de su hermano Pietro intentaron que el turco declarara y parece que estaba dispuesto a declarar sobre ese caso ante la justicia italiana, pero no lo consiguieron. Las autoridades italianas metieron al turco, al antiguo lobo gris, en el avión de Alitalia, Isola di Capri, y lo devolvieron a Estambul. A los pocos días de ser secuestrada, Alí Agca fue interrogado y negó cualquier vinculación con la desaparición de la joven, y dijo que se opondría a un eventual canje, aunque las autoridades italianas y vaticanas estuvieran de acuerdo.

La exhumación de un capo de la banda Magliana de una básilica levantó expectación. La exhumación de un capo de la Magliana despertó de nuevo expectación sobre el caso  

La familia también pidió en vano que el jefe de la mafia, Pippo Calò, que ahora tiene 87 años y está en prisión, fuera interrogado. En el momento de la desaparición él estaba en Roma y era una persona que sabía “lo que estaba pasando”, conectado a la banda de Magliana, a la que se ha relacionado con la desaparición.

En junio de 2008 Sabrina Minardi, socia suya, declaró que la joven había sido asesinada después de haber sido retenida en el sótano de un edificio cerca del Hospital San Camillo. Todo ello sin que hubiera luego evidencias concretas de que fuera así. Muchas personas a lo largo de los años con sus historias han ayudado a que la historia sea cada vez más oscura y enredada.   Tras la desaparición, grupos turcos ofrecieron el canje de la joven por el de Alí Agca, el terrorista que atentó contra el papa Juan Pablo II.   En 1985, el juez encargado del proceso por el atentado contra el papa Juan Pablo II preguntó a Alí Agca qué sabía del secuestro de Emanuela Orlandi. Cuando el magistrado preguntó a Agca si Emanuela había sido secuestrada por los Lobos Grises, un grupo terrorista de la ultra derecha turca, Agca dijo reafirmarse y añadió: “Sí, ya lo he dicho”. El juez preguntó a Agca acerca de su correspondencia con una chica italiana que le había escrito a prisión y a la que había enviado recortes de prensa que hacían referencia a la desaparición de Ernanuela Orlandi.                                                                                              Los autoproclamados secuestradores de la joven pidieron el excarcelamiento de Agca a cambio de liberar a Emanuela y llegaron a enviar cintas con la supuesta voz de la joven pidiendo que la dejaran morir. En una de las cintas negaban que Agca quisiera seguir en las prisiones italianas, después de que trascendiera que él rechazaba el canje.

Los hipotéticos secuestradores habían mandado otras pruebas, como fotocopias con documentos de la joven a la prensa, como pruebas de vida en los días siguientes a su desaparición.

Agca rechazó el canje en un primer momento y en 2014, ya en libertad, se ofreció a testificar, pero no se produjo y regresó a Turquía sin hacerlo tras visitar la tumba de Juan Pablo II .

El caso de Emanuela Orlandi sigue muy vivo en Italia. Es uno de los misterios nacionales por resolver. En 2013 un nuevo testigo prestó declaración y afirmó que Orlandi estaba viva, pero que, tras su secuestro, ella y otra muchacha fueron alejadas de Italia. El testigo relacionó el caso con una trama para chantajear al Vaticano. En septiembre de 1985 una voz anónima anunció en Milán la muerte natural de la joven. En la llamada a una agencia italiana de noticias, un desconocido dijo que para recuperar el cuerpo de Emanuela, el Vaticano debía pagar tres mil millones de liras. Las teorías sobran y se ha reportado su paradero en numerosas ocasiones sin que se haya hallado el cuerpo o sea información fiable.

 

En 1984, catorce meses después del secuestro, una misteriosa organización denominada Turkesh seguía pidiendo el canje con Agca, a quien debía enviar a Panamá o Costa Rica. Son muchos los misterios en el caso, que a buen seguro, dará de qué hablar en los próximos días y semanas, sean o no los restos de la joven Orlandi los hallados en el Vaticano.

La desaparición de Mirella Gregori, un caso paralelo y coetáneo.

La Stampa sostiene que también podría ser el cuerpo de Mirella Gregori, otra joven de 15 años que desapareció en mayo de ese mismo año también de forma misteriosa.

Gregori, hija de los propietarios de un bar en vía Volturno, en Roma, era una estudiante que no conocía a Emanuela Orlandi. Tampoco tenían vínculos en común, según las investigaciones. Mirella desapareció después de decirle a su madre que “tenía una cita” en el monumento al loco de Porta Pia con un viejo compañero de clase, quien, sin embargo, estaba ocupado en otro lugar esa tarde. Desde entonces la familia no ha tenido noticias de la niña.

El Vaticano

El caso provocó un gran revuelo en Italia a raíz de sus posibles conexiones con las altas instancias vaticanas.

Este jueves se ha anunciado el resultado de un primer examen de los huesos revela que se trata del cuerpo de una mujer. En los próximos días, los cuatro trabajadores que encontraron los huesos serán escuchados por la Fiscalía de Roma como parte de la investigación.                                                                ”Preguntaremos al fiscal de Roma y a la Santa Sede cómo se encontraron los huesos y cómo se encontraron en relación con la desaparición de Emanuela Orlandi o Mirella Gregori.                                     El boletín publicado ayer por la tarde por la Santa Sede proporciona poca información”, ha asegurado Laura Sgrò, abogada de la familia de Emanuela Orlandi.                                                                                  María Antonietta Gregori, hermana de Mirella que también falleció hace 35 años, ha dicho a la prensa local que “No quiero engañarme a mí misma, quiero mantener los pies en el suelo, pero en mi corazón, espero que esos huesos sean de Mirella, por lo que podría poner fin a esto”.                                                Por ahora la investigación sigue en marcha.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!