Domingo 27 de Septiembre de 2020

Hoy es Domingo 27 de Septiembre de 2020 y son las 01:52 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 16.1º
  • Llovizna

3 de noviembre de 2018

Carta al `residente de la Nación en La GACETA DE TUCUMAN.

Espero que puedan leer con detenimiento la carta publicada en el diario la Gaceta de Tucuman,
es la historia otra historia mas de las víctimas de la injusticia de la justicia argentina y de la responsabilidad de los "abogados querellantes" del Estado en los juicios de lesa humanidad.

Señor Presidente de la Nacion Mauricio Macri. Señor Secretario de Derechos Humanos. Espero que puedan leer con detenimiento la carta publicada en el diario la Gaceta de Tucuman, es la historia otra historia mas de las victimas de la injusticia de la justicia argentina y de la responsabilidad de los "abogados querellantes" del Estado en los juicios de lesa humanidad.                 Ud. Señor Presidente se refiere siempre al dolor de su secuestro, el Sr. Pasteris estuvo secuestrado durante diez años en una carcel siendo inocente, fue absuelto por la Justicia solo diez dìas antes de fallecer. El Estado no puede quedarse callado y creo que es una obligacion responderle al menos para mitigar su dolor. Hay que comprender el "dolor ajeno" Señor Presidente y no ser insensible, no se hasta que punto ud. lo es,  siguen muriendo inocentes en las carceles de Argentina. Siento verguenza de ser argentino. Es orgullo presidir el G-20 pero la Argentina debe entender que sus instituciones deben tener otro nivel de seriedad que Argentina no lo tiene. No acepto bajo ningun punto de vista que los inocentes mueran en la prision cosa que el Gobierno si permite.

Dr. Francisco Benard.        

*****************************************************************************************************        “Mi padre, mi héroe”.

Mi papá, Pedro Joaquín Pasteris, estuvo más de seis años preso, acusado de delitos de lo que dicen “lesa humanidad”, por haber servido a la patria como agente de policía.                                                   El 31 de agosto de 2012 fue llevado a la cárcel de Villa Urquiza.                                                        Luego de ser juzgado en el juicio Arsenales, Jefatura de Policía, fue injustamente sentenciado a 10 años de prisión.                                                                                                                                    Luego siguió privado de su libertad, cumpliendo arresto domiciliario y clamando por su libertad y asegurando entre lágrimas que era inocente.                                                                                              Hoy como hija tengo la necesidad de limpiar públicamente el nombre y el honor de mi padre.                  Viejo junto a mi madre; con su mochila de oxígeno por un EPOC importante y severo, cáncer de próstata y varias dolencias que se agravaron con el encierro y la imposibilidad de moverse.                    Él sólo anhelaba poder salir a caminar en la plaza cercana porque sus piernas estaban atrofiadas, cosa que los defensores pidieron una y otra vez y así quedó mi viejito, que medía casi 1,90 de altura y había sido del seleccionado de basquet, postrado en una cama.                                                                          Él lloraba y rezaba, asegurando su inocencia...                                                                                       Mi padre fue una excelente persona... sólo trabajó por el bienestar de su familia como agente de la policía.                                                                                                                          ¡Oh Dios! ¡Qué casualidad! El 31 de agosto de 2018 la Cámara de Casación Penal de la Nación anuló el fallo del Tribunal Penal Federal de Tucumán, absolviendo a mi padre y a otras seis personas de esta causa a la que estos jueces habían condenado.

Él no llegó a tener su libertad, la que tanto anhelaba, ya que el 18 de septiembre falleció en una clínica, con 78 años y hecho trizas.

Quiero preguntar ¿quién o quiénes son responsables de este deterioro que mi padre sufrió al estar privado de su libertad en las condiciones en que estuvo?        Mi viejito murió preso y humillado; murió esperando su libertad.                      ¡Había sido absuelto!                                                                                              Hoy, a un mes de su muerte, rindo homenaje a mi padre, que con su dignidad ha cumplido con su deber y nos enseñó los valores cristianos.                                       Te amo papá...                                                                                                        Eres mi héroe.

Patricia Pasteris.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »