Hoy es domingo 9 de diciembre de 2018 y son las 19:57 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
4 de diciembre de 2018
UNA VEZ MÁS EL PAPA NOS DA LA ESPALDA . Por V. CORDERO .
siendo monseñor un hombre de una inteligencia muy destacada, debe saber de sobra que estos gestos no lastiman sólo a un presidente sino a todos los argentinos creyentes e incluso a los que no profesan la religión católica.

Una vez más el Papa nos dio la espalda.

Una vez más, Jorge Bergoglio mostró que es más fuerte en su corazón la poca simpatía con Mauricio Macri que su condición de Papa y argentino. Una vez más se mostró lejano a los sucesos que ocurren en su país.

Recordemos: el último gesto de indiferencia fue enviar una misiva oficial escrita en inglés cuando su avión sobrevoló su país rumbo a una visita a Chile, y ahora ignoró la realización de la Cumbre del G20 y no hubo, ni siquiera de manera protocolar, una nota del Vaticano sobre el evento político más importante del año, que se realizaba en la tierra de Su Santidad pero siendo Mauricio Macri el organizador y presidente de tan importante reunión.

Muchos esperaban un mensaje, como envió a la anterior Cumbre del G20 que se realizó en Hamburgo el año pasado, donde pedía el combate a la pobreza, condenaba a los especuladores financieros, reclamaba a los gobiernos de Europa atender el drama de los refugiados y mantener la importancia de la preservación del medio ambiente; o como la que envió a San Petersburgo en 2013, cuando llevaba pocos meses como Papa, misiva en la que llamaba la atención sobre la guerra en Siria y solicitaba que se evite un ataque conjunto.

Para Buenos Aires 2018 no hubo carta, ni mensaje, ni alusión alguna. Los que dicen conocerlo aseguran que en el caso de Hamburgo, fue Angela Merkel la que le pidió un mensaje después de haberlo visitado en el Vaticano varias veces.                                              

Del otro lado hay quien asegura que Macri no pensó en la opción de pedirle una carta a Bergoglio, incluso por el temor que la dirigiera al resto de los líderes mundiales sin incluir al presidente argentino.

Estas actitudes del obispo criollo, lo alejan cada día más de un pueblo que votó lo que votó libremente, y que él como el mayor líder espiritual del mundo, debería respetar y no incluir en medio de sus creencias políticas.

A los argentinos nos hubiera gustado que viniera a visitarnos; nos hubiera gustado que cuando sobrevoló el país nos hubiera enviado unas palabras en español y afectivas; nos hubiera encantado que su voz, aunque escrita, flotara en medio de la Cumbre del G20 porque no haría sentir orgullosos.

Un poco más del mucho orgullo que nos hizo sentir el evento como argentinos, organizando y liderando una de las reuniones más difíciles y en la que muchos preveían un fracaso. 
Fue la Cumbre más importante de la historia y el Papa no quiso decir "presente" sólo porque el jefe de Estado de su país, elegido democráticamente, no coincide con su fe peronista ni con su simpatía hacia quienes siendo gobierno lo despreciaron y lo llamaron "el obispo de la oposición" quitándole hasta el tedeum del 25 de mayo.                                                                 

Una lástima, pero seguro que el tiempo le da otra oportunidad.                                                    Al menos esta vez nos salieron bien las cosas, no esperamos un "milagro" que nos enderezara los renglones para escribir y fuimos capaces, sin la ayuda divina, de organizar el acto político más importante y ser un ejemplo para el mundo.                                                     

Alguna vez, Jorge Bergoglio deberá decirnos a sus compatriotas por qué nos castigó con su indiferencia a todos y cuál es el verdadero fondo de esta actitud de darle la espalda a los argentinos, porque siendo monseñor un hombre de una inteligencia muy destacada,         debe saber de sobra que estos gestos no lastiman sólo a un presidente sino a todos los argentinos creyentes e incluso a los que no profesan la religión católica. 

V. CORDERO.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
César Artigas »
Desgraciadamente Bergoglio (y no lo llamo papa ni Francisco) se ha ganado mi desprecio y antipatía. Soy Católico Apostólico Romano a full, pero este ser humano está fuera de mi vista. Al principio estuve encantado con su papado, luego comencé a guardar silencio, y hoy ni me acercaría a saludarlo si tuviera la oportunidad. Realmente siento rechazo hacia él, que lo que menos fue,una prenda de Paz en nuestra Patria, que tanto necesita esa paz. Bergoglio es mala persona. Gracias.
Responder a este comentario »» Dr. Francisco Benard »
El Papa Francisco parece hoy estar cansado de los polìticos argentinos, Ha manifestado que no quiere Embajadores Polìticos de Argentina en el Vaticano. "Quiero que sean diplomaticos de carrera" No quiero mas Embajadores como Caselli y Valdez." Este ùltimo ex-Embajador durante la gestiòn de Cristina hoy retirado se pasea por todos los canales de televisiòn y expresandose amigo del Papa. Dicen que el Licenciado Marcos Peña se opuso a la candidatura de Triacca como Embajador en el Vaticano cuya familia es amiga desde siempre con el Sumo Pontifice. El Papa Francisco se olvido que el verdadero liderazgo que debe ejercer es el "espiritual" y eso ha provocado la reacciòn negativa de muchos catolicos. El Papa Francisco como "ser humano" puede tambien cansarse y creo que lo esta con los politicos argentinos que siempre han querido usarlo.
Responder a este comentario »»
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

   

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
36.37
38.37

 

RadiosNet