Hoy es lunes 9 de diciembre de 2019 y son las 16:41 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

30 de marzo de 2019
NO TODOS SON POLIVERSOS . LOS LÍDERES. Por LUIS BARDIN .
La economía global dependerá, cada vez más, de una eficiente macro utilización de inmensos capitales que deberán crecer en forma geométrica en la medida en que, aritméticamente, crecen tanto la cantidad de habitantes en el mundo . . .

LOS LÍDERES.                                          La economía global dependerá, cada vez más, de una eficiente macro utilización de inmensos capitales que deberán crecer en forma geométrica en la medida en que, aritméticamente, crecen tanto la cantidad de habitantes en el mundo como así también crecen sus necesidades y aspiraciones de movilidad social ascendente a la que tienen derecho todos los seres humanos.
El macro capitalismo, originado tras la revolución industrial iniciada en Gran Bretaña, fue alimentado por micro economías cada vez más diversificadas que en el resto de los países se fueron desarrollando durante los siglos 19 y 20.
La invención de la máquina a vapor, permitió inicialmente una masiva aceleración de la creatividad y el desarrollo tecnológico que permitió a la industria y al comercio. crecer exponencialmente en el planeta. 
Los grandes capitales actuaron como moderadores al irrumpir y potenciarse desde una economía casi pastoril y artesanal, de mediados del siglo XVIII, al estallido económico de la era industrial.
Sería una necedad negar que la tan a veces criticada concentración de capitales no ha sido la que permitió que una razonable parte de la enorme riqueza producida en el mundo beneficiara a una gran mayoría de los más de 7 mil millones de seres humanos que hoy habitamos el planeta. 
De no haber sido así veríamos a centenares de millones matarse los unos a los otros en aras de una supervivencia librada a la anarquía y la violencia por la ocupación de espacios para producir elementales bienes de consumo que hoy la tecnología permite producirlos masivamente.
En su libro “El Capital”, publicado en la primavera del año 2017, Karl Marx predijo la decadencia del capitalismo con argumentos que son hoy fácilmente refutables y desmentidos por una realidad innegable: la supervivencia de los Estados Unidos de Norteamérica que adoptó una economía liberal y el desmembramiento de las Repúblicas Socialistas Soviéticas luego de la Perestroika y de haber soportado décadas de un capitalismo integral manejado por un estado comunista.
En la era industrial las sociedades del mundo fueron enfrentadas al difícil equilibrio de intereses individuales y colectivos, nacionales e internacionales que sería imposible manejar desde una central económica universal o mediante la aceptación de una única concepción ideológica de la economía.
Marx en su libro mencionó la plusvalía o ganancia extra del empresario produciendo una revolución en las teorías económicas. 
Sarmiento, un siglo antes, había definido el difícil equilibrio político, social y económico con dos palabras: civilización o barbarie. 
La necesidad de un justo equilibrio de intereses produjo en los países del mundo la aparición conjunta de tres tipos de liderazgos: el de los políticos, el de los empresarios y el de los trabajadores.
Teóricamente surgieron para evitar la violenta confrontación entre clases sociales. Sus misiones deberían consistir en posicionar a cada uno de sus representados en aras de lograr un justo reparto de toda la riqueza que se produce en el planeta.
Los líderes modernos son hoy los responsables de armonizar la cotidiana lucha por la vida a la que están enfrentados individuos dotados con distintas capacidades físicas e intelectuales y diferentes circunstancias geopolíticas, geoeconómicas y culturales. 
Esas tres categorías de líderes deben mover sus piezas dentro de una estrecha y delicada franja de intereses indisolublemente intercomunicados y simbióticamente dependientes.
El permanente y avasallador desarrollo tecnológico que deberá satisfacer las necesidades colectivas de supervivencia y confort de la gente requieren de un aceitado equilibrio de liderazgos para lograr políticamente la connivencia y armonía entre algunos millares de grandes capitalistas que detentan poder y riqueza planetarios y miles de millones de hombres que jamás llegarán a tenerlas. 
Los líderes del capitalismo, manejando siderales intereses y monstruosos capitales, otean horizontes negados al común de los mortales. Los sindicales, a ras de suelo, observando y percibiendo las necesidades de la gente común que deben ser satisfechas cuidando no asfixiar las fuentes de trabajo.
Entre ambos liderazgos deben actuar los líderes políticos como racionales amortiguadores e intermediarios de los lógicos conflictos que se producen periódicamente teniendo en cuenta que sus decisiones traspasarán los límites de su poder temporal.
Creo que cada país genera y elige los líderes que merece, los que a su vez reflejan las circunstancias que atraviesan las sociedades desde la que han surgido. 

Luis Bardin.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
La pickup eléctrica de Tesla .
Macri en la cumbre COP 25:
AGENCIA NACIONAL DE PROTECCIÓN A TESTIGOS E IMPUTADOS.
Egresaron los alumnos de los Institutos de Formación de Prefectura Naval Argentina.
SEGÚN EL TANGO : 20 AÑOS NO ES NADA . . .
 

RadiosNet