Hoy es miercoles 24 de abril de 2019 y son las 01:47 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.
1 de abril de 2019
Una nación con peronistas..solo sale con la OPERACIÓN SINGAPUR, no busquen otra solución..NO EXISTE .
La que se estableció en 1949 y rigió de forma ininterrumpida desde entonces (con breves intervalos). Reemplazó a otra, la escrita en 1853 y 1860. La que convirtió a la Argentina en un país rico, culto y admirado. Ascendente y de una EDUCACIÓN sorprendente.

Una nación con peronistas. . .                solo sale con la OPERACIÓN DE SINGAPUR . . .                 no busquen otra solucion...NO EXISTE.
Por :  Carlos Decurnex.
POR QUÈ NO CAMBIAMOS?-.
Resulta incomprensible que, a pesar de su potencial, la Argentina siga siendo un país subdesarrollado. Hace siete décadas que venimos ejecutando la misma partitura populista, cuyo defecto mayor es hacernos transitar, marchita mediante, hacia el fondo de un abismo. Cambiamos los directores de orquesta y los músicos, se hacen ajustes de ritmo y color. Pero es la misma música, la misma partitura. La que se estableció en 1949 y rigió de forma ininterrumpida desde entonces (con breves intervalos). Reemplazó a otra, la escrita en 1853 y 1860. La que convirtió a la Argentina en un país rico, culto y admirado. Ascendente y de una EDUCACIÓN sorprendente.
En la mitad del siglo XIX , la Argentina era un desierto con casi un 90% de analfabetismo, sin agricultura y con una ganadería lastimosa. No existía un solo kilómetro de vía férrea, gobernaban caudillos "dueños de vidas y haciendas" y se obedecía a un dictador como Juan Manuel de Rosas, que los revisionistas tratan de convertir en paradigma nacional. Rosas fue destituido en 1852. Ya cuatro años antes, Marx y Engels habían publicado su Manifiesto comunista, donde hablaban de que en el último siglo, gracias al vapor, las comunicaciones, la industria, el crecimiento urbano y otras cosas por el estilo, se había progresado más que en miles de años antes. No era el caso de la Argentina, aùn, por supuesto.

Entonces, ocurrió un milagro.                                                                                                          El lúcido Juan Bautista Alberdi escribió Bases y puntos de partida para la organización política de la República de Argentina tras la caída del interminable Rosas.                                 
En su texto se permitió dar mandobles contra varias constituciones latinoamericanas que saboteaban el progreso.                                                                                                                    Y explicó por qué.                                                                                                              Mediante un estilo punzante dibujó el rumbo a seguir.                                                  Derrocado Rosas, el Gral. J.J. de Urquiza, también un líder provincial, pero dotado de curiosidad y autocrítica, leyó la obra de Alberdi, la reimprimió y presionó para que fuese de veras la columna de la Constitución nacional.                                                                      Se produjo una fructífera alianza entre la mente lúcida de un intelectual y el brazo fuerte de un caudillo.                                                                                                                        Y la Argentina cambió de partitura.
Fue un cambio fundamental y esencial. Las nuevas notas se referían a la modernidad, la democracia, el Estado de Derecho, la libertad, el mercado.                                                            Facilitaban una genuina refundación, que dejaba en el pasado la anarquía, la arbitrariedad y el atraso.                                                                                                                                              Los cambios no se dieron de golpe, sino que hubo un inicial adaggio , pausado, seguido por un allegro ondulante, entusiasta.                                                                                                    Se pusieron en marcha políticas de Estado de largo alcance, especialmente en materia de inmigración, educación y defensa nacional.                                                                                Comenzaron a inmigrar cortejos de miles y miles de extranjeros decididos a TRABAJAR e integrarse.                                                                                                                                          La fiebre alfabetizadora condujo a que el presupuesto de la EDUCACIÒN PÙBLICA  fuese tan grande que llegó a ser el equivalente de los presupuestos educativos de toda América latina. El destape que producía la nueva situación motivaba el perfeccionamiento de la democracia (renga por la herencia autoritaria y los prejuicios del tiempo colonial), se consolidaba el federalismo y se integraba el país mediante el desarrollo de una red ferroviaria que generaba el nacimiento de nuevas poblaciones y una multiplicación de las fuerzas productivas.           Al mismo tiempo, crecían el arte y la ciencia, elevando al país entero hacia el más destacado SITIAL DEL CONTINENTE.
La admiración que se tenía por la Argentina ahora produce extrañeza.                                      O da escalofríos.                                                                                                                                No obstante, pese a la maravillosa partitura de aquella época, se podían percibir las disonancias de la autodestrucción que vendría pronto (llegaban de lejos).                          Había muchos trinos, mordentes, grupetos , acordes y subtemas que anunciaban una nefasta nueva partitura (hipernacionalista, populista), que se instalaría con vigor en la primera mitad del siglo XX.                                                                                                        Cantinflas dijo antes de regresar a México: "La Argentina está compuesta por millones de habitantes que quieren hundirla, pero no lo logran".                                                                     
Muchas décadas antes nos había visitado Charles Darwin, cuando realizaba su histórico viaje en el Beagle.                                                                                                                                Se dio cuenta de algo que debería causarnos preocupación, porque suena fuerte en la tanática partitura actual.                                                                                                                Dijo que "los habitantes respetables del país ayudan invariablemente al delincuente a escapar; parecería que piensan que el hombre ha pecado contra el gobierno y no contra el pueblo".
Sobre el mismo tema fue más directo Georges Clemenceau: "La Argentina crece gracias a que sus políticos y gobernantes dejan de robar cuando duermen".

 
Cierro con una anécdota de Jacinto Benavente. Había venido al país en 1922 y recorría en ferrocarril las ciudades del interior junto con la celebrada actriz Lola Membrives.                      Cuando se detuvieron en la ciudad de Rufino, ella bajó a recoger cartas y telegramas.              En uno de los cables le anunciaban a Benavente que acababa de ganar el Premio Nobel de Literatura.
Lola Membrives compró una botella de champagne y fue a despertar al escritor.                      Benavente recibió la noticia con calma y, contra lo que esperaba la actriz, decidió completar su gira antes de retornar a Europa.                                                                                                  En cada localidad, Jacinto Benavente fue interrogado sobre la Argentina. Los argentinos somos curiosos e insistentes para enterarnos cómo nos ven los de afuera.                                Es como recibir la confirmación de una buenaventura que en el fondo de nuestra alma consideramos inmerecida.                                                                                                            Pero el español se negaba a contestar.                                                                                          Su recato, lejos de aminorar el acoso, lo estimulaba.                                                                      Los periodistas, colegas y actores le preguntaban siempre qué opinaba de los argentinos. Cuando llegó la hora de su partida y el carruaje dejó en el muelle al dramaturgo, se redoblaron las demandas.                                                                                                              Entonces Jacinto Benavente inspiró hondo y disparó un cañonazo:                                        "Armen la única palabra posible con las letras que componen la palabra argentino".                El escritor trepó la escalerilla y se introdujo en el barco.                                                                Su figura desapareció, mientras quienes lo habían escuchado armaban sobre trozos de papel palabras con las letras de argentino.                                                                                      La única que encontraron fue "ignorante".
Si continuamos fijados a la partitura populista que confunde con variaciones de ocasión, no saldremos del camino descendente.                                                                                              Urge pensar, discutir y componer la nueva partitura.                                                                      La que armonice con esas que predominan en los veinte países realmente desarrollados del planeta.
No es posible que este año ya seràn 70 años de aquella atrofiada Constituciòn que no solo convirtiò en MISERABLE EL ALMA DEL PUEBLO sino que dañò de muerte ese gran desarrollo expuesto por la GLORIOSA GENERACIÒN del 37 y 80 que transformaron un desierto en una PRÒSPERA REPÙBLICA.
 
Cruzada Conservadora
Fernando Castro Pintos.
Presidente ******************************************************************************************************************
Singapur.                                                                                      Las siamesas Ladan y Laleh mueren                                      tras la separación de sus cerebros.                                      Los médicos renunciaron a interrumpir la intervención ante la insistencia de los familiares.
RAQUEL GARZON.
Las siamesas iraníes Ladan y Laleh Bijani, de 29 años, murieron ayer poco después de que los cirujanos del hospital Raffles, de Singapur, lograran separarles los cerebros. Tras 52 horas de operación, el equipo médico liderado por el neurocirujano singapurés Keith Goh no pudo controlar la hemorragia cerebral masiva que acabó con ellas. Nunca antes se había intentado separar a siamesas adultas craneópagas (unidas por la cabeza), por los altísimos riesgos que implica. Los médicos reconocieron ayer que, ante las complicaciones detectadas la noche del lunes, se plantearon dar marcha atrás a la intervención, pero que los familiares y amigos de las siamesas les pidieron que siguieran, ya que esa era la voluntad de Ladan y Laleh.

"Aceptamos este desafío, pero sabíamos que los riesgos eran grandes y que uno de los escenarios posibles era que perdiéramos a ambas. Ladan y Laleh también lo sabían", declaró ayer Loo Choon Yong, presidente ejecutivo del hospital Raffles. "Arriba todo el mundo está llorando", comentó una enfermera en los pasillos del hospital.

Las siamesas murieron, aún bajo los efectos de la anestesia, con una diferencia de 90 minutos. Ladan falleció a las 8.30 (hora peninsular). Laleh, a las 10.00. La causa fue, en ambos casos, la hemorragia cerebral provocada por la rotura del seno venoso longitudinal, una vía de drenaje que las siamesas compartían al 30%. Para poder separar sus cerebros, los médicos tenían que reconstruir (mediante un implante) la vena en el cerebro de una hermana y mantener a la vez el flujo sanguíneo en la otra. Los altísimos riesgos que implicaba esta fase de la operación determinaron que en 1996 un equipo de cirujanos alemanes se negara a llevarla a cabo.

Complicaciones inesperadas.

La operación comenzó el sábado, cuando los médicos abrieron los cráneos unidos de las hermanas. La dureza del hueso, sorprendentemente grueso, causó retrasos. El lunes, el equipo batalló para separar la vena que ambas hermanas compartían. Cortaron la vena original y realizaron un by pass en el cerebro de Ladan, con un segmento de la vena safena externa de una de sus piernas. Para entonces, la circulación sanguínea de las siamesas era "inestable", según los partes del hospital.

Luego, cinco neurocirujanos separaron "milímetro a milímetro" los tejidos cerebrales de las siamesas, pues aunque independientes, tras 29 años de unión sus cerebros mostraban unas adherencias que sorprendieron a los cirujanos y que fueron uno de los factores determinantes del fracaso. De hecho, nada más terminar la separación cerebral, las siamesas murieron.

Durante toda la operación las siamesas permanecieron sedadadas y alimentadas por suero. Estuvieron sentadas en una silla construida especialmente para la operación que permitía a los expertos operar por delante y por detrás de los cráneos.

El equipo estaba integrado por 29 cirujanos y 100 asistentes. Participaron especialistas de Singapur, EEUU, Francia, Suiza, Japón y Nepal. Los médicos fueron asumiendo turnos rotativos de quirófano a lo largo de los tres días de operación y trabajaron en una sala de operaciones en la que no dejó de sonar la música clásica. Ayer por la mañana, tras 52 horas de quirófano Ladan y Laleh habían sido separadas. Pasadas las 8, el doctor Prem Kumar, portavoz del hospital, anunciaba que los neurocirujanos habían logrado finalmente separar los cráneos de las hermanas Bijaní. Pero advertía que ambas "habían perdido demasiada sangre" y que su estado era "crítico", en especial el de Ladan. Minutos después se conocía el trágico desenlace.

El director del hospital de Singapur declaró ayer que el lunes por la noche, una vez recosntruida la vena, los médicos estuvieron a punto de renunciar a proseguir la intervención, en razón de las complicaciones la separación de los cerebros, mucho más adheridos de lo que habían calculado. Los responsables del equipo decidieron continuar, sin embargo, porque los parientes y amigos de las siamesas argumentaron que la voluntad de las hermanas era "ser separadas cualesquiera fueran las consecuencias".

Tras la muerte de las hermanas, el neurocirujano singapurés Keith Goh, jefe del equipo médico intenacional que operó a las Bijaní, calificó tanto la decisión de operarlas como la intervención de "correctas". En una rueda de prensa, ofrecida ayer por la tarde en el hospital, Goh y Benjamin Carson, otro de los cirujanos intervinientes, recordaron que desde el comienzo los riesgos habían quedado claros: había un 50% de posibilidades de que las siamesas no sobrevivieran. Pero "ellas estaban absolutamente decididas a estar separadas", precisó Carson. "La única razón por la que me sentí obligado a participar fue para permitir que ellas tuvieran más oportunidades", precisó Carson, especialista estadounidense del John Hopkins Children's Center. Carson ha realizado con éxito tres operaciones de separación de siameses craneópagos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Diario El País.

Saque usted sus propias conclusiones.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
MALVINAS. . . LA OTRA HISTORIA . Por Rodolfo Griffa.
AADECA - Cronograma de cursos 2019 .
Y SE FUE, COMO VIVIÓ, PERO NOS DEJÓ UN LEGADO . Por Rodolfo Griffa .
Una nación con peronistas..solo sale con la OPERACIÓN SINGAPUR, no busquen otra solución..NO EXISTE .
Los que ocultan la verdadera Historia, asesinan cada Día a su Nación. Por Rodolfo Griffa .
 

DEJA UN MENSAJE

 
 

MUSICA

 

 

RadiosNet