Miércoles 17 de Agosto de 2022

Hoy es Miércoles 17 de Agosto de 2022 y son las 01:36 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

19 de abril de 2019

En tiempos de Pascuas: "Perdonar. Comprender y Olvidar"por el Dr. Francisco Bènard.

Podemos recordar la actitud asumida por S.S. Juan Pablo II cuando atentaron contra su vida y fue a verlo a la cárcel a quien lo atacò.

En tiempos de Pascuas:                               "Perdonar. Comprender y Olvidar" .                        Por : Dr. Francisco Bènard.                                                       

La Argentina nuestra querida Patria ha vivido epocas muy tràgicas en la sociedad que se debaten entre el odio, la venganza entre si de distintos sectores de la misma.                            Me parece adecuado y positivo tratar para mis lectores los temas de Asunto segùn mi visiòn cristiana en la que fuimos  educados en nuestra familia yo y mis hermanos.                              Pascuas es un tiempo para la reflexiòn detenida de estos temas.                                                 El perdon es humanismo y està al margen de la pena que le corresponda por ley a quien ha cometido un delito.                                                                                                                          Podemos recordar la actitud asumida por S.S. Juan Pablo II cuando atentaron contra su vida y fue a verlo a la càrcel a quien lo atacò. Se acercò a èl , hablo con èl y lo perdonò.                  No intercediò ante nadie para que no cumpliera con la pena que marcaba la ley.                        El perdòn libera de cargas de resentimiento al ofendido, lo beneficia notoriamente y le evita sentimientos de sufrimientos innecesarios y estèriles.                                                                  La finalidad del perdòn es no vengarse de la ofensa inferida.                                                         Podrìamos recordar como Jesùs hablando de sus verdugos dijo "Padre perdònalos que no saben lo que hacen".                                                                                                                            Con el perdòn se preserva la paz espiritual, el camino de la felicidad ya que con aquel nos liberamos del resentimiento.                                                                                                              Con el perdòn impera una sensaciòn de alivio y serenidad interior.                                               No es tan fàcil olvidar,pero al menos hay que tratar de no recordar aquello que nos ha resultado desagradable.                                                                                                                      La experiencia puede ser dura y se nos hace difìcil olvidar, es bien cierto ello,pero aunque sigamos recordando los hechos debemos perdonar no por los otros sino por una mismo.       Al odio y al rencor hay que apaciguarlos con la comprensiòn.                                                      Quien cometiò un acto de injusticia en nosotros pudo haber tenido algùn motivo oculto para nosotros mismos que si nosotros lo conocieramos bien nos conducirìa al olvido.                    Al odio y al rencor hay que oponerles el perdòn , la comprensiòn y el olvido, no tanto  como lo he dicho por el que nos odia, sino por uno mismo.                                                                      Ghandi ya nos hablaba"del amor al enemigo que nos odia" Està en un libro que yo se lo regale al Papa Francisco hace dos años para su cumpleaños.                                                      ¿ Grandioso no?                                                                                                                                 Asì como el amor libera al hombre , el odio los hace prisioneros y/o esclavos.                          El perdòn nos eleva a Dios, el rencor nos hace prisioneros del"diablo".                                    En Argentina vivimos en una sociedad en la que impera el "odio y la venganza" alimentada por juicios alimentados que conllevan el otorgamiento de importantes reparaciones economicas a las vìctimas,pero no a todas sino especialmente a los ex-guerrilleros a  los que algunos los catalogan como "jovenes idealistas".                                                                  Ese es el motivo principal por el cual el odio sigue instalado en la Argentina.                            En mi humilde opiniòn es hora de curar las tràgicas heridas del pasado analizando la  historia en forma objetiva, sin condicionamientos ideològicos porque no podemos seguir sumidos en una historia de venganzas sin "limites",fundamentandolo en la existencia de un derecho constitucional a la Pacificaciòn Nacional en la Argentina.                                            Por este motivo estamos lejos de ella y del sueño de  millones de argentinos de tener un paìs unido en el que convivamos todos aunque pensemos diferentes los unos de los otros. Pascuas es un tiempo de reflexiòn profunda y sincera,pero con objetividad històrica dejando de lado los ideologismos tanto de los sectores de la izquierda como los de la derecha. Dr.Francisco Bènard.                                                                                      Abogado    

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!