Hoy es lunes 16 de septiembre de 2019 y son las 14:08 hs. “Queremos evitar que Nisman vuelva a morir”. Que los jueces cumplan con la Justicia, o que la Justicia alcance a los Jueces.

25 de agosto de 2019
EDUCAR al SOBERANO. Por Juan San Martín. ¿¿ Educar con ellos ??
Alguien dijo que educar es hacer de un habitante un verdadero ciudadano, y es por esa línea de pensamiento que fluye la idea y la acción de Sarmiento.

16 de noviembre de 2017
"EDUCAR AL SOBERANO".                                                                 Por  : Juan San Martin.                                                        Envió : Lila Diaz D'Onofrio .
Alguien dijo que educar es hacer de un habitante un verdadero ciudadano, y es por esa línea de pensamiento que fluye la idea y la acción de Sarmiento.                                                                      El sabía que la educación es condición elemental de la democracia y la justicia, y que sin ella esos valores republicanos habrían de reducirse, sin duda, a una lamentable y engañosa farsa.

 Introducción.

A fines del siglo XIX, tres países concitaban la atención y las expectativas del mundo civilizado.  Estos tres países eran :

Estados Unidos,

Argentina

y Japón.                                                                                                                                                Tres futuras potencias se insinuaban ante un mundo impulsado por el optimismo y el progreso.  Sin embargo, a poco más de cien años de aquel momento, cualquier observador de nuestro tiempo dirá que, sin grandes razones aparentes, uno de ellos —Argentina— faltó a la cita con su destino...                                                                                                                                                con aquel destino de grandeza que el mundo entero le había imaginado y vaticinado.                 

 Argentina, muy lejos de las tragedias que asolaron a otros países de la tierra, lejos de la miseria, de la guerra o de los desastres naturales, se encargó de fabricar su propia catástrofe, en la forma de insuperables antinomias, absurdas contradicciones y ridículos tropiezos.            Es más, tratando de darle un nombre a este proceso involutivo, algunos analistas internacionales, ya en la segunda mitad del siglo XX, comenzaron a considerar a la Argentina como "un milagro de subdesarrollo", a la vista de su extraordinario potencial desaprovechado.    Esa incapacidad de concretar un crecimiento sostenido, debe atribuirse, en el caso argentino, a la monumental y trágica mediocridad de su pueblo.                                                                              El ciudadano argentino, individualmente capaz de equipararse a las mentes más brillantes que ha dado la humanidad, ha demostrado ser absolutamente incapaz de construir una sociedad moralmente sana, amante del orden y la disciplina, y perseverante en el esfuerzo personal como medio para alcanzar el bienestar propio y de la comunidad.                                                                  Bastan dos breves menciones para ejemplificar y poner en evidencia el modo de ser nacional.                                                                                                                                                     La primera pertenece a Charles Darwin, el genial naturalista inglés autor de la teoría de la evolución de las especies.                                                                                                                      En su viaje alrededor del mundo, Darwin estuvo en las provincias del Plata, entre 1832 y 1833, y anotó en su diario algunas impresiones sobre la población local:                                                  "Todo funcionario público es sobornable.                                                                                          El jefe de Correos vende moneda falsificada.                                                                                   El gobernador y el primer ministro saquean abiertamente las arcas públicas.                         No se puede esperar justicia si hay oro de por medio.                                                                Con extrema carencia de principios entre los dirigentes, y con el país plagado de funcionarios violentos y mal pagos, tienen, sin embargo, la esperanza de que el gobierno democrático perdure.                                                                                                                            En mi opinión, antes de muchos años temblarán bajo la mano férrea de algún dictador".   

La segunda mención pertenece al ilustre filósofo español José Ortega y Gasset, quien durante una conferencia en la ciudad de La Plata, en 1939, nos dijo:                                          

"¡Argentinos, a las cosas, a las cosas!                                                                                                     Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos.                               No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal".                                                      No es necesario continuar recordando citas y menciones a nuestro carácter argentino, tan proclive a la inestabilidad y a una cierta falta de decoro, porque basta con dar una mirada al país para comprender que algo lo frena, algo le impide ser lo que debería, algo que atraviesa los tiempos y los gobiernos, algo que viaja con nosotros... algo que nos lleva a pensar:                                              "Estamos como estamos porque somos como somos".                                                - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -       

Educar al Soberano.

Una de las frases más conocidas —y celebradas— de Domingo Faustino Sarmiento, es aquella que nos recuerda que "hay que educar al soberano". Huelga decir que Sarmiento ha sido uno de los más grandes estadistas que ha dado la Argentina y la América toda.                                           ¿Y qué significa esa frase, qué quiso decirnos con eso?                                                                    Su interpretación parece simple, pero, sin embargo, en ella está la clave del crecimiento de una nación. En primer lugar, Sarmiento llama"soberano" al pueblo, en una clara muestra de respeto al más elemental de los principios democráticos.                                                                  Porque en una democracia siempre es el pueblo el que gobierna, aunque no lo parezca.              Aunque seamos proclives a creer que el pueblo es un convidado de piedra en el festival del poder político.                              

 Para bien o para mal, para el éxito o el fracaso, el pueblo siempre es rehén de sí mismo.                                                                                                                      Rehén de su inteligencia o de su ignorancia, de su aptitud o de su torpeza, de su sensatez o de su intolerancia.                                                                                                                                        Es un error pensar que el pueblo es ajeno al resultado a que arriben iluminados o incompetentes gobernantes.                                                                                                                                            Es un error pensar que no tenemos nada que ver, que Fulano lo hizo.                                        Nosotros lo hicimos; el soberano lo hizo, a través de sus mandatarios, por supuesto.                                                                                                                                               "El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes", dice el artículo 22 de nuestra Constitución.                                                                                                                  Pues bien, ¿qué es un representante sino una muestra de aquello que representa?          Quienes llegan al ejercicio del gobierno comparten, con el pueblo del cual provienen, un carácter común, una idiosincrasia que los hace identificables.                                                          El ser  argentino está en ellos, sean de la clase social que sean, y se manifiesta en sus valores, en sus hábitos, en sus vicios.                                                                                                                Pueden cumplir el mandato recibido o no, pero —sin duda— saben hablar a sus representados con las palabras que aquellos quieren oír.                                                                                                Es por eso, porque el gobierno conoce los códigos que la sociedad maneja: lo aprobable,   lo    aceptable, lo tolerable..., que podemos afirmar que es el pueblo —y nadie más que el pueblo— quien conduce el carro de su propio destino.                                                            Independientemente de quien ocupe, de un modo transitorio, los altos estamentos del poder.        Y porque es el soberano, el pueblo demanda y hace o permite hacer, a sus representantes, todo lo que —de un modo o de otro— habrá de celebrar o padecer como nación.                                      Los países que han conseguido desarrollar sus potencialidades no lo han hecho por tener grandes líderes, sino por tener grandes ciudadanos.                                                                      Una cosa es consecuencia de la otra.                                                                                                  Este es un punto que suele llamar a engaño; no importa cuán virtuoso un líder pueda llegar a ser.                                                                                                                                                              A lo largo de nuestra historia hemos tenido varios, y sin embargo, el contexto social termina imponiéndose.                                                                                                                           A la corta o a la larga se impone, y todo vuelve a lo mismo.                                                        El país es su gente; si su gente no mejora, el país no mejorará.                                                        Sarmiento sabía esto a la perfección, y por lo tanto trató de extirpar la barbarie de nuestro suelo.                                                                                                                                        Lamentablemente han faltado continuadores a su altura, pero de todas maneras ha sido claro en su advertencia.                                                                                                                                            Aquella frase del comienzo, cuando la leemos completa, encierra un mensaje para tener muy en cuenta:                                                                                                                      "Hay que educar al soberano; si no lo haces por justicia, hazlo aunque sea por miedo".                                                                    

Esa es la frase completa, y cabe preguntarse entonces:                                                               ¿Miedo a qué?                                                                                                                                       Sin duda alguna, a los muy malos gobiernos que un soberano ignorante, pero soberano al fin, pueda imponerte, para desgracia de todos.                                                                                    Sarmiento sabía que solamente la educación podría cambiar el sombrío paradigma que asechaba nuestro futuro.                                                                                                                        Y plasma su convicción en el imperativo categórico de su famosa frase: el soberano, una vez reconocido como tal, precisa ser educado.                                                                                    Y educar es mucho más que enseñar.                                                                                                    Enseñar es instruir,                                                                                                                                  mientras que educar es construir moral e intelectualmente una persona.                                        Muchos han creído ver, en el ideal educativo de Sarmiento, una simple y meritoria campaña frontal contra el analfabetismo.                                                                                                              Pero ha sido mucho más que eso.                                                                                                      Alguien dijo que educar es hacer de un habitante un verdadero ciudadano, y es por esa línea de pensamiento que fluye la idea y la acción de Sarmiento.                                                                     

El sabía que la educación es condición elemental de la democracia y la justicia, y que sin ella esos valores republicanos habrían de reducirse, sin duda, a una lamentable y engañosa farsa. Sabía, en fin, que un pueblo ignorante, sometido por la demagogia y el clientelismo, tiende a parecerse, patéticamente, a un rebaño, a un hato de ganado, no muy diferente de los que se ven por los campos, pastando tranquilos y luciendo en el cuero la marca del dueño.

Conclusión.

Entendamos que retomar el ideal de Sarmiento es el único camino posible para la sociedad argentina actual.                                                                                                                                      Muchas cosas hay que hacer en el mientras tanto; muchas, sin duda alguna.                                Pero nada garantizará el futuro si no se encara seriamente el grave problema argentino en materia de formación ciudadana.                                                                                                              No hacerlo significaría insistir en el error que ha sido el principal causante de nuestro atraso y de muchas de nuestras frustraciones.                                                                                                      Los errores que la sociedad comete se vuelven, inexorablemente, contra ella.                                  Es hora de que entendamos que aquellos valores republicanos de que hablábamos, solo se perciben cuando alcanzan a todos; solo entonces.                                                                                Y para que eso suceda la sociedad necesita estar preparada.                                                          No será fácil ni serán inmediatos los resultados, desde luego, pero el camino es la educación.      La educación del soberano; para que todos podamos aspirar, en un futuro no demasiado lejano, al ejercicio pleno de los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad.                                        Es un trabajo profundo que, de una forma o de otra, nos involucra a todos: Estado y sociedad en conjunto.                                                                                                                                                      Es cultural, es impostergable, es el cambio en acción.                                                                     Nuestra es la tarea; iniciémosla hoy.

Juan San Martín

05/10/2017 *********************************************************************************************************************************

Pasaron dos años de la publicación de la nota.

Hoy retomo la línea editorial, con el mismo sentido que en 2017.

Los Argentinos deciden por si mismos presente y futuro.                                                                Despues de leer la nota que antecede, no tengo dudas que usted estimado lector,  comprenderá que no es solo idea mia.                                                                                                                             Es algo recurrente que nos aqueja como sociedad desde los albores mismos de nuestro nacimiento como casi Nación, casi, porque no terminamos de crear un Estado  responsable, coherente, equilibrado, previsible, que respete los intereses de toda la población, y no solo el de sus adláteres, y seguidores del gobierno de turno.                                                                      Ademas, a muchos Argentinos no les interesa, la mortalidad infantil, le educación de sus hijos y nietos, y mucho menos las estructuras de caminos trenes puertos, aeropuertos, trenes, rutas, y todo lo que signifique dar forma a la Nación, para poder comerciar, vender sus productos, y tener los medios para competir con el mundo.

A muy pocos le importa más, tener asfalto, agua corriente y cloacas, en tanto muchos, piensan con el bolsillo, no les interesa el confort, ni la salud, para muchos, ya acostumbrados, prefieren cortar calles, por unos pocos pesos, un tetrabrik y un choripan, el ahora es mas que mañana y siempre, y que sus cloacas sean alcantarillas a cielo abierto, su conceptos de vida difieren de los nuestros, no entienden, y solamente votan, aunque voten delincuentes, corrupción, y nada de democracia e igualdad ante la ley.

Por lo tanto:                                                                                                                                              Argentinos a las cosas ...                                                                                                                        Tenemos elecciones por delante ...                                                                                                         Votemos con conciencia, votemos con responsabilidad ...                                                                Por primera vez en nuestra Historia, tenemos la posibilidad de elegir de verdad, un gobierno que respeta las instituciones, y que cree en el desarrollismo de la Nación con bases sólidas, fundadas en la racionalidad, en los preceptos Constitucionales, con la ley.

De nosotros, depende.

Rodolfo Griffa.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
ARGENTINA EXPRESA SOLIDARIDAD Y VOLUNTAD DE COOPERACIÓN. Bahamas, Dorian.
💻 Ateneo online libre y gratuito "Manejo de TEC grave en Pediatría" . SAMCT.
"Mientras haya voluntad de lucha..." Malú Kikuchi.
ROSARIO FINANZAS . News 02.09.2019 . Argentina Económica Hoy .
Alumnos de colegios primarios que visitan la Casa Rosada . . .
 

RadiosNet