Hoy es jueves 2 de abril de 2020 y son las 09:43 hs. Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

23 de marzo de 2020
CRISTINA, ALBERTO, EL CORONAVIRUS . . .
y las intrigas . . . y palaciegas del gobierno .-

Cristina, Alberto, el coronavirus    

y las intrigas palaciegas del gobierno.

Por : Ignacio Montes de Oca 
-              18 / 03 / 2020.
 
¿Estuvo el oficialismo a la altura de las circunstancias?
¿Estuvo el oficialismo a la altura de las circunstancias?
La pandemia del coronavirus, que se inició en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ya se cobró más de 8.200 vidas en distintas partes del mundo, mientras que son más de 200 mil los infectados a la hora de escribirse esta nota.                           
 
En lo local, las provincias de Chaco, Santa Fe, Santiago del Estero, Jujuy, Mendoza, Salta, Misiones y Tierra del Fuego decidieron aislarse y cerrar sus fronteras para intentar evitar la propagación del coronavirus.                                                                                                                   En ese contexto, hay que preguntarse, ¿cómo actuó el gobierno de Alberto y Cristina ante la crisis local? ¿Estuvieron a la altura de las circunstancias o llegaron tarde? Datos para entender:
El coronavirus y las intrigas palaciegas del gobierno.
La mayor peste es la disputa permanente dentro del gobierno y las agendas que los alejan del interés público.
Con independencia de las medidas que tomen hoy, a menos de cien días de la asunción el gobierno de Beto y Cris está sumido en un desprestigio inédito en la historia de las presidencias argentinas.                                                                                                                El coronavirus vino a desnudar la ineptitud y lejanía de toda esa corriente .
Todo lo que hagan en adelante es tardío.
Y nadie se olvida de las DDJJ, los tres tipos tomando mate en Ezeiza y la soberbia con que pretendieron minimizar la situación.
Hagan lo que hagan, ya mostraron la hilacha.
Cualquier consecuencia -lease muertos, costos y consecuencias sociales- de la pandemia en Argentina se les va a facturar.
Por no controlar, por no cerrar fronteras, por no suspender clases y por haber adoptado esa pose de cancheros sabelotodo cuando la gente iba preocupada .                                                    
Y esa misma pose se repite en el tema de seguridad frente a las muertes en Rosario, en el manejo de la deuda prepoteando el mundo financiero de quien depende nuestra economía y en el trato a la oposición, a la que cargaron con la suma de todas las responsabilidades.
 
Incluso el mas distraído se da cuenta que mientras preguntábamos por medidas concretas contra el coronavirus, Beto y Cris solo tuvieron tiempo para salvar a sus cómplices presos y procesados.
Y que si le sobró tiempo fue para hacerse los inclusivos y nombrar incapaces.                           
En la semana que viene Argentina se va a ir parando de hecho, mas allá de lo que ordene el gobierno. La rebelión de los individuos pasa por tomar medidas frente a un gobierno que tiene una agenda completamente diferente, incluso cuando la parca anda rondando.
 
Todavía nos espera recibir el impacto fuerte de la pandemia. En la misma semana, quizás se admita el default. Esto recién empieza y el gobierno sigue atrapado en el eterno debate entre los pragmáticos albertistas y los hiperideologizados puestos por Cris. Ahí está la parálisis
 
Porque todo tiene su explicación: mientras debaten eternamente, se miden los espacios de poder internos. Todo se negocia con Cris, que tiene cada vez menos empatía por la situación pública y una obsesión cada vez mas fuerte por el poder y la impunidad.
Eso, es tiempo perdido.
Ver imagen en Twitter
Voy a poner un ejemplo de ello: Ginés es muy cercano a Máximo, con quienes suelen alentar a Racing Club desde hace años. Beto sabe que es un lastre. Pero es un protegido, por mas inútil que se haya demostrado.
La salud pública sigue colocada en función de intrigas palaciegas.
 
Beto sabe que necesita tomar medidas drásticas, pero tiene que obtener la aprobación de la reina y el apoyo del camporismo, que es una corte mas interesada en ocupar poder, hacer negocios con la Emergencia y mearle el poste al presidente, para que recuerde porqué está      ahí .
Lo mismo sucede con Guzmán, que llegó por lo encantador que le resulta Stiglitz a Cris, mas allá de ser un amateur puesto en un cargo crucial en un momento imposible. O Frederic, la pasante del Brigadier Verbitsky que si fuera por Beto ya hubiese vuelto a hacer tortas de Hegel.
 
Por eso, cada vez que uno escucha que "se está evaluando" una medida, sabe que debe sentarse a esperar que termine el proceso interminable entre albertistas y cristinistas en la que se la pasan días completos midiendo quien tiene el poder mas largo.
Por lo general, gana la jefa.
Y en ese proceso, los temas explotan y se agravan.                                                                          Entonces se desdicen y hacen lo que pueden porque saben que están al borde del estallido. Los cristinistas se relamen pensando que van a pedir que asuma Cris en un nuevo 17 de octubre. Los albertistas, mastican bronca
 
Mientras tanto el cristinismo sigue yendo por detrás. Van liberando corruptos, asedian a la justicia jujeña, ocupan cargos clave en los organismos de control y copan las cajas mas rentables. Todo eso sucedió mientras llegaba el coronavirus. Así de diferentes son las agendas.
Y en ese trámite le van comiendo el poco poder que tiene Beto, cortándole cada vez mas la capacidad de maniobra. Tras casi 100 días, el presidente tiene una imagen de debilidad y duda difícil de revertir, pero que además ahora deberá sumar el efecto del coronavirus y el default.
Llegaron para hacer caja y lograr inmunidad para los compañeros. Pese a las promesas de campaña, no tienen soluciones reales y encima todo lo convierten en disputa interna.              El default quizás lo pensaron.
El coronavirus los tomó por sorpresa.
Ahora se percatan de la gravedad.
 
El gobierno de Beto quedó herido en tiempo récord. El cristinismo, volando en su nube de hippies con OSDE y cargos recién estrenados quizás no perciba que ellos son el gobierno y que por lo tanto también van a quedar lastimados por lo que viene.
La desconexión es total .
 
Una tragedia que alcance masivamente a la sociedad puede ser el golpe final para el peronismo.
O al menos cerrar el ciclo en el que mucha gente lo consideraba la llave maestra ante la crisis. No es Beto, no es Cris.
Es la distancia que siguen tomando de lo que sucede en la calle.
 
PD: si uno decía en 1982 que los militares ya no iban a volver al poder, sería tildado de loco. Todo ciclo tiene su fin y se cierra por lo general con una gran tragedia. El peronismo se expuso solo a la trampa de regresar en el peor momento y encima le cayó el coronavirus.


COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LO MAS LEIDO DEL MES

 
EL JUEZ ALEJO RAMOS PADILLA :
El coronavirus y la ridícula . . .
El coronavirus y la ridícula . . .
LA PREFECTURA NAVAL ARGENTINA .
MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL
 

RadiosNet