Martes 29 de Septiembre de 2020

Hoy es Martes 29 de Septiembre de 2020 y son las 02:37 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 12.2º
  • Despejado

13 de mayo de 2020

¿LO PUEDE TITULAR . . . USTED?

Es poco común, que en nuestro sitio le dediquemos tanto tiempo a las cosas del Alma, pero usted querido lector se lo merece.

¿LO PUEDE TITULAR . . .  USTED?

Esa tarde salí a caminar solo por la playa.                                               

Siempre voy con buena compañía, sin embargo ese día se me ocurrió pasear

en soledad 

¿Porqué? . . .                                                                                             

En mi interior lo sé . . .  pero no puedo explicarlo con  palabras.
La tarde era magnífica, la arena suave invitaba a caminar descalzo, el mar con olas muy leves cambiaba de color en forma constante.                                           

Ese inmenso y bello paisaje era todo mío.                                                                 

Pensé que era un misterio que en día tan resplandeciente, a nadie más que a mí se le ocurrió visitarlo.
Sin querer y sin saber por qué, musité, Dios...

Una breve y  enternecedora melodía me respondió . . .                                             

quedé sorprendido.                                                                                                       

No alcanzaba a comprender  . . .                                                                                   

¿De donde llegó la respuesta?                                                                                     

Miré al cielo, hacia el mar, a la playa en todas sus direcciones y a todo el horizonte.
 

Nada vi.                                                                                                                           

Empero, presentía que estaba ahí.
 

Repetí suavemente: Dios...y pensé que yo me iba a contestar  . . .          
 

sin embargo la respuesta no fue mía, impensada . . .                                                           

“¿Qué me quieres dar?” Dijo.
 

Él nunca pide . . .                                                                                                                          

siempre da . . .                                                                                                                               

y yo, no había pensado en darle nada . . .                                                                   

ni sé cuál fue el motivo porque lo nombré . . .                                                           

y de inmediato pensé en mi alma.                                                                               

A la que amo . . .  aunque nunca la visualicé.                                                             

Él escuchó mi pensamiento y me dijo:

“Queda en su compañía,  ambos nacieron el uno para el otro”

Y me abandonó.

¿Me habrá abandonado?   

¿O habrá quedado adentro mío? 

A lo mejor . . .¿ de todos ?

Ángel B. Catalano.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Carlos Alberto Castriota

Excelente reflexión. El hombre sin alma deja de ser hombre y el hombre como hijo de Dios prioriza el Amor en su vida.

Responder a este comentario
Escribir un comentario »