Martes 4 de Agosto de 2020

Hoy es Martes 4 de Agosto de 2020 y son las 22:57 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 20º
  • Despejado

31 de julio de 2020

EL NARCOTERRORISMO, EL ESTADO NACIONAL, LA DEMOCRACIA Y LAS FF.AA. Nota 2º parte.

General HERIBERTO JUSTO AUEL. Presidente de IEEBA.
“Lo esencial es invisible a los ojos”. de Saint Exupery.

La verdadera democracia traduce la voluntad concertada de millones de personas.

Su fuerza es arrolladora.

¿Cómo es posible -entonces- que en los últimos treinta años ella nos haya llevado a la presente escandalosa situación de inseguridad nacional?

La respuesta es sencilla: vivimos en el espejismo de lo que es una verdadera democracia. 

Vivimos en una falacia -bien instrumentada- que ha quebrado el contrato social entre la ciudadanía y el Estado Nacional.

Aquella paga sus impuestos para que éste le dé seguridad.

Y la seguridad es la razón de ser del Estado-Nación, es su obligación primaria.

Esta falsa “democracia” oculta detrás de sí a la sigilosa pseudo-revolución”, que avanza tras la vigente y perversa legislación origen de la  absoluta inseguridad– que acompaña a la expansión del narcotráfico y que es hoy su fuente de financiamiento.

El número de argentinos muertos que la inseguridad ha acumulado en los últimos años y que sigue acumulando en continua progresión, supera largamente al de las guerras que vivimos en el siglo pasado.

¿Tienen conciencia de ello los legisladores que dieron vida a tanta perversidad? Algunos de ellos -sin duda- son conscientes de la maniobra. Pero la mayoría son inconscientes irresponsables, envueltos en las sucesivas falacias de las que son partícipes. Han comprado y viven en el espejismo de lo que es la “democracia”.

La verdadera democracia es mucho más que un Estado de Derecho, una elección o un sistema de balances y contrapesos.

Es, además, una cultura, una ética que dicta las nuevas normas y constata su puesta en práctica.

Por ello los métodos del terrorismo, “sin regla alguna”, no deben ser asimilados por la democracia ni aun cuando ella busque preservar la propia identidad o la libertad. Hay que “entender” a los nuevos desafíos y crear las nuevas normas legales para hacer legítima la acción punitiva del Estado.

Es lo que no hicimos en el pasado y que hoy estamos pagando a muy alto precio y es lo que no debemos ni podemos repetir.

 La fuerza, empleada con legitimidad, preserva la autoridad.

Carl Schmitt, en su “Teoría del partisano”, sostiene:

“…con la lucha partisana surge un nuevo espacio de acción completamente estructurado, dado que el partisano no combate en un espacio abierto…, obliga al adversario a entrar a un espacio diferente. De este modo agrega a la superficie del regular teatro de la guerra regular, otra de dimensión más oscura en la que quien viste uniforme está condenado”. (8)

La guerra contra el narcoterrorismo, en sus diversas variantes, es una confrontación de éticas y en esa confrontación solo el Estado puede “ensuciarse”, pues el narcoterrorista escapa a cualquier restricción,   alegando la excepcionalidad de su debilidad.

El Estado, en cambio, es rehén de la ética que proclama.

El terrorismo adopta la estrategia del débil frente al fuerte y explota las limitaciones del Estado responsable, toda vez que el terrorista carece de responsabilidad y de ética. Carece de reglas. Es consciente que no obtendrá una victoria inmediata en la prueba de fuerza, pero juega a “perder para ganar”,  oportunamente, teniendo en cuenta que su blanco no es el gobierno, sino la opinión pública.

Así ocurrió en nuestra Patria  después del mazazo psicológico de la derrota en el Atlántico Sur, en 1982. Fue el tiempo “kairos” del trastrocamiento: la colonización mental de una sociedad con vistas a su manipulación a través de sus medios de comunicación.

He aquí la necesidad, desde entonces, de retroalimentar continuamente a su narrativa,el relato”.

El terrorismo es un instrumento político que a través del empleo mediático de la violencia, apoya a un proyecto político determinado.                                                    Es una acción política que comunica, a través de un cierto derramamiento de sangre, un mensaje que secuestra la imaginación del colectivo espectador de la acción violenta y que la compromete con ella.                                                                                  Las dosis de horror son administradas “homeopáticamente”, según la etapa del plan en curso.                                                                                                                          Son pulsiones de terror que se prolongan en el tiempo, buscando un determinado nivel de emocionalidad dentro del “relato” que, sin duda, va mucho más allá de lo que habitualmente vemos y comentamos -tal el caso del INDEC-.                              Estas narrativas, insistimos, no son racionales. 

Son emocionales.                                                                                                                    Se construyen sobre la base de realidad y ficción, de percepciones, lugares comunes o saltos argumentales que pretenden crear una realidad intuida,  con la promesa de un mundo mejor.

Es la demagogia del populismo.

El terrorismo es una narrativa sangrienta que debe mantener coherencia emocional con sus fines, por ello reescriben el pasado en nombre del futuro.

El terrorismo no cuenta con capacidad militar para derrotar a un Estado.

Puede operar y de hecho lo hace, ofensivamente, pero no busca una victoria.          Busca “perturbar” a un pueblo y “confundirlo”.                                                           

 Así como es una ficción de guerra, es una ficción de poder.                                         Necesariamente tiene que estar abarcado por una estrategia más amplia, de la cual es accesoria, accionando por fuera del actor responsable del plan global.

Es por eso que los carteles de las drogas tienen diversos grados de autonomía, pero también de protección por parte de los Estados Nacionales comprometidos con la pseudo-revolución, conducida silenciosamente por el Foro de San Pablo.

¿Es posible -en consecuencia- combatir al narco-terrorismo -con eficacia- mientras subsista un encubierto proceso revolucionario iberoamericano?    Absolutamente NO.

Pero hay Estados Nacionales en la Región que no están comprometidos con el castro-comunismo y con ellos es necesario actuar,  frente a una agresión internacionalizada, como lo veremos más adelante.

Ante una conducción política lega -en términos de Seguridad Nacional- y cuando no cooptada por la pseudo-revolución, las FFAA deberían cumplir -hoy más que nunca- con su misión constitucional.

Si no lo lograran, el “Estado Fallido” y la disolución nacional están asegurados, en el mediano plazo. Vamos a explicarnos.

Está en la naturaleza de los soldados, pedir para sí el espacio de “mayor riesgo y fatiga” cuando son testigos del grave riesgo que corre la Patria.

El verdadero militar se identifica por su “honor y valor”. 

¿Puede -entonces- quedarse de brazos cruzados ante la presente agresión? 

No, no debe ni puede. 

Pero tampoco debe ni puede equivocarse.

Hay una muy dolorosa experiencia reciente que no podemos olvidar ni repetir.

En principio las FFAA se mueven en el plano estratégico militar, operacional y táctico, mientras que el narcoterrorismo lo hace en el plano político.                      Existen pequeños espacios comunes, pero no son esenciales.

Por otra parte, actualmente la legislación vigente prohíbe toda acción -aun las propias de las FFAA- dentro de los límites del país.

Ha sido éste el extemporáneo punto de partida del “relato”, con consecuencias políticas y estratégicas gravísimas.

Los conflictos que han llegado -luego de la posguerra fría-, vale la pena repetirlo, no se solucionan con mayor poder de fuego sino entendiendo su naturaleza y adaptando a ella al Estado, a sus Instituciones.

Mientras no se remuevan estas leyes perversas que dan origen a la rampante inseguridad nacional, será imposible contener la agresión narcoterrorista.

El rumbo que llevamos conduce aceleradamente al Estado Fallido y Narcoterrorista.                                                                                                                  Conscientes de ésta inédita situación estratégica y de las serias carencias conceptuales -de carácter polemológico- evidenciadas por la gran mayoría de la dirigencia política, debería promoverse la responsabilidad docente de las FFAA  en lo que le es específico.

El problema a resolver no es “ganar la guerra”, para lo cual las FFAA no tendrían problemas frente a los narcoterroristas, sino “ganar la Paz” logrando la derrota política del narcoterrorismo y de la pseudo-revolución, que es su mandante.        Una cosa es la victoria -que se logra en el combate- y otra cosa es la Pazque es una decisión política a alcanzar con consenso social.                                               

Expresiones como la de “sacar los tanques a la calle”, relacionándolas con “la dictadura” -palabra símbolo dentro de la narrativa- nos da una idea de la confusión, la ignorancia o la perversidad de quienes las sostienen .                                                       Es la simpleza de una mentalidad reducida a aspectos tácticos, a la acción pura, sin asumir que la categoría socio-política “guerra” exige abarcar lo sustantivo, la naturaleza del desafío para encontrarle una resolución inteligente.                                  Como no lo asumen ni entienden, niegan la realidad.

La táctica, sin dirección, es un fracaso anticipado por carecer de una Gran Estrategia subordinada a una Gran Política, que establezcan sus fines u objetivos. La acción “sobre el terreno”, cuando carece de esos objetivos de mediano y largo plazo, explicitados en su “a fin de” -citado más arriba- es necesariamente torpe improvisación y -en el caso bajo análisis- frente a una conducción estratégica internacional altamente experimentada, una enorme frustración. No tropecemos dos veces en la misma piedra.

El narcoterrorismo es un riesgo presente y activo, de categoría estratégica, pues afecta al Estado y a toda la sociedad. Se le ha dado -en la legislación argentina- categoría policial, de seguridad pública,   como si afectara solo a algunas personas o entidades. Es por ello que se expandió velozmente.                                                            Tiene la iniciativa. El Estado ha quedado en las manos reactivas de la improvisación. Pero ¡cuidado!: su categoría estratégica no quiere decir que sea de una exclusiva responsabilidad militar, con el “empleo de los tanques en las calles”. 

Exige, ineludiblemente, el desarrollo de un Acuerdo de Seguridad Colectiva y Defensa Común con los países iberoamericanos que están fuera del Foro de San Pablo y, a partir de él, una Gran Estrategia conjunta – combinada.                                                      Naturalmente, ante estas urgentes exigencias, la pregunta que surge espontáneamente es:                                                                                                                ¿a cargo de quién está el Planeamiento Estratégico en nuestro Estado Nacional?, ¿quién desarrolla la Gran Estrategia argentina?

Y ante las respuestas negativas a estos interrogantes, llegamos a una clara conclusión: ¡cuán lejos estamos de alcanzar una resolución apta, factible y aceptable para ganar la Paz Social! ¡Cuánta sangre argentina deberá correr aun para llegar a la cordura!.

La separación que existía entre “seguridad estratégica” y “seguridad pública”  hasta la iniciación de la  globalización planetaria, en la posguerra fría, ha desaparecido.             

Hoy la “seguridad nacional” las comprende unificadas.                                                  Por ello se hace imprescindible una Gran Estrategia que abarque a todos los resortes institucionales, bajo dirección única.                                                                                    En un país federal, como el nuestro, es necesaria una organización que permita la “conjunción”. La mera coordinación es insuficiente y en consideración a que la categoría de la presente agresión es internacional, la “conjunción” debe ser  necesariamente “combinada”, con fuerte cruzamiento de controles en todos los niveles de la acción.

Éste ha sido el fundamento de la “Revolución de los Asuntos Militares” y de su reajuste inmediato, la “Reforma Integral” de la Seguridad Nacional en el mundo desarrollado, al comienzo de la década pasada.

La Argentina -en el año 2014- sigue estratificada, con su legislación de Seguridad Nacional ideologizada, sancionada en tiempos de la guerra fría y retenida hoy como “vaca sagrada” por la pseudo-revolución, en el caos de la escandalosa inseguridad nacional que somatizamos.

En resumen, es imprescindible evitar la provocación del narcoterrorismo y la improvisación en temas de Seguridad Nacional. Prever es planificar y ello debe efectuarse en el máximo nivel del Estado. La amenaza crematística es central, en la ofensiva de éste  brutal enemigo inédito y exige tomar recaudos inteligentes, para controlarla. En cada área del poder se deben emplear los medios más aptos, según la naturaleza de la acción en cada una de ellas.                                                                     Esos medios -sin adaptación- existen y son muy variados, pero no están activos y menos aun conducidos, pues la Seguridad Nacional está en manos de diletantes.

Es necesario desarrollar una nueva cultura para estas “guerras chicas”, estructuras aptas y flexibles y… mucha paciencia. El odio del terrorismo ideológico ha mutado hacia las razones e intereses descarnados e implacables de las mafias, insertas en el “terrorismo global” y éstas, en Iberoamérica,   sirven a su mandanteel sigiloso, antiguo y renovado proceso revolucionario, hoy neo-marxista.

La circunstancia que vivimos es apta para reflexionar sobre una vieja expresión de Raymond Aron: “…los guerrilleros ganan la guerra cuando no la pierden y quienes luchan contra ellos la pierden si no la ganan”… Y para ganar hay que estar motivados, conocer la naturaleza del conflicto y no entregar al enemigo fisuras “no militares . 

Éstas serán convertidas en grietas y por allí se ganará a la opinión pública, sostén de la extraña guerra empeñada.                                                                                                    A la guerra no la gana un Estado fuerte, la gana una sociedad culturalmente fuerte y unida.

El narcoterrorismo forma parte -como subordinado- de un complejo “enemigo sin rostro” que tiene muy diversos frentes de agresión, a ser considerados en la elaboración de la “Gran Estrategia”, que permitiría enfrentarlo con éxito. 

Esto es imposible en los países comprometidos con la pseudo-revolución conducida por el castro-comunismo, a través del Foro de San Pablo, pues es su sostén.

En nuestro país éste tema es central. Diariamente produce crecientes bajas y nos lleva, paso a paso, a la disgregación nacional. Sin embargo la Seguridad Nacional carece de tratamiento público desde una visión polemológica o estratégica. Los ministerios de Seguridad Nacional niegan a los “nuevos riesgos y amenazas”, carecen de una mínima idoneidad y de una insoslayable política comunicacional. La “política de derechos humanos”, el “relato” y lo “políticamente correcto”, impiden un tratamiento razonable de éste tema y la legislación de seguridad interior y defensa nacional garantiza el éxito de la sigilosa agresión del complejo y dinámico enemigo.

SI apareciera un fuerte liderazgo político que -con coraje- proponga un futuro de grandeza,  quebrando los tabúes y mitos creados y explotados a través de las “fisuras” o “grietas” emergentes de los años ’70, se recuperaría la Identidad Nacional, el Estado Institucional, la Gran Política, la Gran Estrategia y la Economía.      En ese ordenamiento. La oportunidad está próxima y el complejo enemigo -en su ofensiva-está alerta y advertido. 

La Argentina puede y debe renacer.

Solo falta una dosis de lucidez y de generosidad en los dirigentes no comprometidos con las internacionales pseudo-revolucionarias.

 CITAS:

(1). Heriberto J. Auel. “¿Confusión, ignorancia o propósitos ocultos…?”. Feb 14. www.ieeba.com.ar

(2). Heriberto J. Auel. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil revolucionario”. 09 Jul 13. www.ieeba.com.ar

(3) Heriberto J. Auel. “Ponencia en Santiago de Chile”. 19/21 Jul 11. www.ieeba.com.ar

(4) Pervertir: “Perturbar el orden o estado de las cosas. Viciar con malas doctrinas”. Diccionario    Enciclopédico Salvat. 8va Ed. 1957.

(5) Expresión empleada por el ex presidente de la ROU, Dr. Sanguinetti, ante la prensa.

(6) Heriberto J. Auel. “La Guerra en la Civilización del Conocimiento”. Ene 02. www.ieeba.com.ar

(7) Federico Aznar F. Montesinos. “Reflexiones sobre el empleo de las FFAA en la lucha contra el terrorismo local”. 12 Feb 14. www.ieee.es

(8) Carl Schmitt. “El Concepto de los Político”. Alianza Editorial.1991.

(9) Para dimensionar el nivel de los desconceptos que en estos días son discutidos en el ámbito político, citamos a continuación un párrafo aparecido en La Nación del día 19 de Abril de 2014, en un artículo firmado por Martín Dinatale, titulado “Quieren excluir al Ejército de operativos”. En él se informa acerca de una “estrategia disuasiva” dirigida a los Ministros de Defensa Iberoamericanos que se reunirán en los primeros días de Junio en Lima, para tratar la lucha contra el narcotráfico. Un funcionario argentino ha dicho: 

“Al sacar los tanques a la calle como algo natural en el combate contra el narcotráfico, se corre el riesgo de volver a la época de las dictaduras, con las severas implicancias que ello traerá”. 

Estas ideas que imperaron en los últimos treinta años en los partidos de izquierda,  fueron complementadas por otro funcionario gubernamental, quien expresó que en Lima se tratará de que “no impere el debate de la seguridad interior, sino el de la defensa externa”; con lo cual le anticipamos a nuestro Ministro de Defensa una soledad total. Pareciera que no se entiende cual es el motivo de la reunión, pero no es así. Lo que se intenta es preservar a las “vacas sagradas”, las leyes de Seguridad Nacional argentinas, que ningún país de la Región comparte. Sin embargo, los países comprometidos con el Foro de San Pablo, con sigilo, deberán encubrir a su sostén financiero.

(10) Raymond Aron. “Pensar la Guerra. Clausewitz”. T. II. Min Defensa España. 1993

Fuente : PrisioneroEnArgentina.com

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »