Viernes 30 de Octubre de 2020

Hoy es Viernes 30 de Octubre de 2020 y son las 22:32 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 15º
  • Despejado

15°

EL CLIMA EN TIGRE

19 de septiembre de 2020

OTRA VEZ DUHALDE, ¿TENDRÁ RAZÓN? . . .

Por : MALÚ KIKUCHI 19/9/2020

serko caricaturas: Eduardo Duhalde "golpe"

 

El ex presidente Eduardo Duhalde, volvió a hablar.                                                       

Fue por Radio Rivadavia y con Nelson Castro.                                                               

Otra vez sus palabras sacudieron a la sociedad.                                                           

Dijo que la Argentina era un país en  permanente retroceso.                                       

No es una novedad, pero lo dijo un peronista de un gobierno que dice ser peronista.                                       

Lo más impactante: “Mi impresión es que el Presiente está grogui, ya no contesta, como estuvo De la Rúa en un momento o como estuvo Duhalde cuando gobernaba”.

Siguió explayándose, “En algún momento tiene que pedir ayuda”.                             

¿Es un aviso?                                                                                                                     

¿Es la última vez que le ofrece la mano?

Suponiendo, porque no hay nada que induzca pensar que la salud mental del ex presidente Duhalde está afectada, o que ha dejado de ser peronista para pasarse a la oposición, sus opiniones han de ser tomadas en cuenta.                                         

Duhalde sabe lo que dice.                                                                                                 

Y es altamente preocupante.                                                                                           

Demasiado.

Las personas que vivieron los finales del 2001, cómo se produjeron los hechos y lo que siguió, cinco (5) presidentes en pocos días, han de recordar.

Para los más jóvenes que no lo vivieron o no lo recuerdan, deberían leer el libro de Miguel Bonasso, *“El palacio y la calle”.

El proceso de destitución a través de una pueblada o golpe civil, para forzar la renuncia del Presidente De la Rúa está detalladamente explicitada.                                    Eso no puede, no debe volver a suceder.                                                                           

El sistema democrático permite votar legisladores dentro de un año y eso puede cambiar la situación.

La Argentina se ha comprometido a través de sus ciudadanos, que los periodos presidenciales se respetan, el voto popular es sagrado, esté uno de acuerdo o no. 

Los ciudadanos tiene la prerrogativa constitucional de expresarse, en la calle, con banderas o cacerolas o bocinas. Se puede.

De hecho, algunas malas decisiones del gobierno se cambiaron gracias a la oposición de la ciudadanía.     

Y todo aquello que indigna, que es autoritario y dirigido a evitar los juicios penales de CFK, hoy vicepresidente, acusada por hechos delictivos durante sus anteriores presidencias, se podrán rever.

Lo que no se puede es romper el sistema democrático aunque el gobierno actual sea pésimo.                     

El país está en picada acelerada, usando la pandemia para tapar la ineficiencia, con la mitad de la población pobre, con el 63% de los niños pobres, con la educación destruida sin contemplaciones, con trabas a todo aquello que pudiera sacar al país de  la devastación.

Pareciera que es lo que el gobierno busca: un país miserable, con gente desnutrida, embrutecida y fácil de gobernar.

El Presidente, tiene razón Duhalde, parece otro, en todo caso no el que la gente votó.                                 

Ni moderado ni dialoguista, se ha convertido en la mascota domesticada de CFK.

Hay que apelar a la paciencia que los argentinos tienen corta y esta debe durar todavía 38 meses más. Hasta el 10/12/2023.                                                               

Es así, no hay atajos.                                                                                                         

Mientras, la oposición debe limar sus diferencias y priorizar sus acuerdos, unirse férreamente y prepararse para ganar las elecciones legislativas.

Si se ganan las elecciones del año que viene, puede equilibrarse el senado que dejaría en ese caso de ser el feudo de CFK.                                                                   

Si además se aumentan los diputados opositores, todo el poder legislativo dejaría de estar al servicio de los caprichos de Cristina.                                                           

El poder judicial, como de costumbre, se pondría del lado de las mayorías.               

Tiene esa vocación irrenunciable.                                                                                   

Entre tanto, dándole la razón a Eduardo Duhalde sobre su descripción del Presidente y del país, esperemos una vez más, con la Constitución Nacional en la mano, que todo lo que viene diciendo sean sólo descripciones de la realidad y no advertencias sobre lo que puede ocurrir.

*”El palacio y la calle”, editorial Planeta, 2002, autor Miguel Bonasso.

Malú Kikuchi.   

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »