Lunes 23 de Noviembre de 2020

Hoy es Lunes 23 de Noviembre de 2020 y son las 13:00 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 27.8º
  • Soleado

27.8°

EL CLIMA EN TIGRE

9 de noviembre de 2020

LOS CASTORES ACECHAN EN LA PATAGONIA . UNA DECISON MUY DIFICL . . .

Por : Bernardo Goncalves Borrega . Dir. Asoc.
Fuente : bichosdecampo.com.ar

Los investigadores dicen que no queda otra que erradicarlos, pero cuesta mucho tomar la decisión.                                         

Los castores obtuvieron el rótulo de plaga en la región patagónica del país, ya que tanto la biodiversidad local como las actividades productivas que allí se realizan corren peligro.                         

Se estima que hay 100.000 ejemplares dispersos y se calcula que solamente en el bosque fueguino hay inundados 40 kilómetros cuadrados –lo que equivale a todo el partido de Tres de Febrero en la provincia de Buenos Aires- por la destrucción de bosques que realizan estos animales.                                            Investigadores de INTA y Conicet trabajan desde hace más de una década en estudios que buscan determinar la mejor forma de erradicarlos para evitar su propagación en el continente. Recientemente se evaluaron las distintas técnicas de trampeo para aumentar su eficacia. Del proyecto participaron también investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, el Instituto de Ciencias Polares, Ambiente y Recursos Naturales de Universidad Nacional de Tierra del Fuego, la Dirección General de Áreas Protegidas y Biodiversidad de Ushuaia, Tierra del Fuego, y la Wildlife Conservation Society.

Los castores son roedores herbívoros que se alimentan principalmente de la corteza de los árboles. No son autóctonos sino que fueron introducidos en 1946 a Tierra del Fuego –en donde siguen viviendo hasta el momento- para desarrollar una industria peletera que luego no prosperó. Dado que no tienen un predador natural, se reprodujeron sin control. Pueden llegar a medir un metro de largo y a pesar entre 25 y 30 kilogramos.                                                                                     

 Viven en madrigueras protegidas por embalses que ellos mismos construyen.

“Se ha producido una transformación drástica de la vegetación de ribera que rodea los cursos de agua. Han transformado el paisaje de bosques ribereños en una zona con una gran cantidad de árboles muertos, que posteriormente, cuando las castoreras se abandonan o se destruyen por la misma acción del clima, terminando siendo pastizales o arbustales”, explicó a Bichos de Campo Adrián Schiavini, doctor en Ciencias Biológicas y director principal del proyecto.                                                                   

Uno de los peligros de estas madrigueras es que durante la época de deshielo en primavera, la presión del agua hace que estos diques revienten y todo el material inunde zonas de planicie. Schiavini recordó que en los últimos 30 años se produjo el corte de la Ruta 3 al menos en tres ocasiones por esta problemática.

Otro foco de atención son los posibles riesgos sanitarios para el hombre ya que el castor puede transmitir dos enfermedades: Tularemia y Giardiasis.

La primera es de origen bacterial y puede generar ulceraciones en la piel entre otros síntomas.

La segunda en cambio es ocasionada por un parásito que puede encontrarse en el agua y generar diarrea severa.

Si bien aún no hay suficiente información que evidencie la presencia de estas enfermedades zoonóticas, hasta que estos roedores desaparezcan las alertas seguirán prendidas.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »