Lunes 18 de Enero de 2021

Hoy es Lunes 18 de Enero de 2021 y son las 03:37 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 13.9º
  • Despejado

13.9°

EL CLIMA EN TIGRE

29 de noviembre de 2020

LA DESPEDIDA DEL ASTRO MÁS GRANDE DEL FÚTBOL TERMINÓ EN UN ESCÁNDALO INTERNACIONAL.

Por : LUIS GASULLA .
SIN PAN, SOBRO CIRCO

                          

Argentina no pudo homenajear al astro futbolístico más grande de la historia en paz y tranquilidad.                    Como si fuese un capítulo más de la polémica vida del astro deportivo, fuera de las canchas, el velatorio de Diego Armando Maradona terminó en un escándalo con imágenes que recorrerán el mundo.                                El gobierno nacional del kirchnerista Alberto Fernández se había ofrecido como organizador del acto en el que, según sus propios dichos, más de un millón de argentinos se acercarían a la Casa de Gobierno.                        Pero no fue así.                                                                                                                                                        Desde la madrugada del jueves 26 de noviembre, cientos de argentinos quisieron rendirle el último adiós al ex jugador de la Selección argentina.                                                                                                                          La familia de Maradona, con su ex mujer, Claudia Villafañe, como referente en la toma de decisiones, aseguró que el sueño de su compañero era que lo velaran en la «Casa Rosada».                                                              Horas después que se abrieron las puertas de la Casa de Gobierno, la propia familia de Maradona sintió que la política los estaba usando y decidieron dar por terminada la ceremonia ni un segundo después de las 16 horas. En las calles, el clima era hostil.                                                                                                                              El gobierno permitió el ingreso de los barras bravas que tienen prohibido el ingreso a las canchas de fútbol e, incluso, uno de sus máximos estandartes, Rafael Di Zeo -líder de «La Doce» barra de Boca Juniors- estuvo coordinando el operativo.                                                                                                                                        Javier Grossman, un ex funcionario de Cristina Kirchner, fue llamado de urgencia para montar la escenografía del acto y coordinar la televisación del evento como una manera de «relanzar al gobierno».                                Los fanáticos del fútbol ingresaban cantando a favor de Maradona y de Cristina Kirchner.                                  La televisión pública recordaba al Maradona militante y dejaba en un segundo plano al futbolista.                        Las hijas de Diego no soportaron más la utilización política, incluso horas después de muerto, de un gobierno que quiso adueñarse del astro de Todos.                                                                                                                  Corridas, heridos de balas de goma, represión, descontrol y una multitud sin barbijos ni distanciamiento social, fueron parte de una jornada escandalosa que terminó con hinchas de fútbol tomando la casa de gobierno. Funcionarios nacionales tuvieron que retirarse corriendo del lugar.                                                                      Fanáticos orinaban en el Patio de las Palmeras -dentro de Casa Rosada- y hasta rompieron el busco del ex Presidente radical Hipólito Yrigoyen.                                                                                                                      El Presidente que se había puesto la bandera al hombro en defensa de la cuarentena deambulaba entre la gente sacándose selfies como si fuese un rock star.                                                                                              El único ganador de la jornada parecía ser el temido virus en un país que superó los 37 mil muertos por Covid19 y que sufrirá la peor caída del PBI de su historia.                                                                                      Los indicadores económicos del país gobernado por los Fernández son alarmantes con una pobreza que superó los 41 puntos, una inflación mensual de 3,7%, un ajuste jubilatorio inédito y una recesión que, con excepción del año 2016 al 2017, alcanzará una década entera.                                                                            El desempleo se ubica en 13% pero los números sobre las personas que ya se resignaron a buscar empleo, superan a los de la crisis del año 2001 que provocaron la caída del radical Fernando De la Rúa.                        Sin pan, el gobierno argentino quiso ofrecer circo.                                                                                                Mientras se producían los disturbios, el Ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro -integrante de la agrupación La Cámpora- tuiteó que la responsabilidad era de la policía de la Ciudad a cargo del opositor Horacio Rodríguez Larreta.                                                                                                                                      De los registros públicos se borraba el comunicado enviado a la prensa en el que se informaba que Presidencia de la Nación se haría cargo del operativo con fuerzas de seguridad nacionales y de la Ciudad.                          El uso político de la tragedia ofrecía el capítulo más miserable de la jornada.                                                          El Maradona militante que se había enamorado del régimen cubano y que coqueteaba con jugosos contratos con la Venezuela de Nicolás Maduro posibilitó adueñarse del símbolo. Lo que los gobernantes no entendieron es que el astro futbolístico es de Todos.                                                                                                                  Más allá de sus supuestas ideas políticas. Un Maradona que nació en una familia radical pero que se llevó muy bien con los políticos peronistas, desde el neoliberal y privatizador Carlos Sául Menem con quien llegó a compartir equipo de fútbol, hasta el «izquierdista» Néstor Kirchner.                                                                      Todos usaron a Maradona con excepción de Raúl Alfonsín -el «padre de la democracia»- que no quiso compartir balcón de Casa Rosada cuando el equipo argentino regresó de México´86 con la Copa del Campeón.                                                                                                                                                                  Argentina quiso ser el país modelo en el combate al coronavirus.                                                                          Del «estamos ganando» pasamos a relativizar resultados comparándonos con Suecia, España y Chile.            El país de los Kirchner perdió la batalla contra el virus y contra la economía.                                                      Tampoco pudo recordar en paz a su ídolo popular más grande de la historia.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!