Miércoles 27 de Enero de 2021

Hoy es Miércoles 27 de Enero de 2021 y son las 03:23 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 25º
  • Despejado

25°

EL CLIMA EN TIGRE

3 de diciembre de 2020

UN MINISTRO NIEGA QUE EL HIJO POR NACER SEA UNA VIDA, " PUES EL ABORTO SERIA EL MAYOR GENOCIDIO ". «

Por : ELENTIR VIGO.
Fuente : Contando Estrellas.

Contradice una evidencia científica para que no le acusen de ese crimen.

Por :  Elentir Vigo.

El Gobierno izquierdista de Argentina pretende legalizar el aborto en el país, y quiere hacerlo negando lo que la ciencia dice sobre el inicio de la vida.

Argumentos científicos en contra del aborto.
¿Un puñado de células? El aborto mata a un ser humano con hasta 43.000 millones

«Acá no hay dos vidas», dice sobre la mujer embarazada.

Ayer el ministro de Salud de Argentina, Ginés González García, hizo unas sorprendentes declaraciones por parte de alguien que es médico. En respuesta al argumento del movimiento provida argentino, que recuerda que cuando hablamos de una mujer embarazada hablamos de dos vidas (la suya y la del hijo por nacer), el ministro izquierdista decidió poner su ideología por encima de la ciencia y declaró lo siguiente en una sesión de la Cámara de Diputados al exponer su proyecto para legalizar el aborto: “Acá no hay dos vidas como dicen algunos. Acá claramente es una sola vida y lo otro es un fenómeno…”

La razón para negar a la ciencia:                                                                                            «estaríamos ante el mayor genocidio universal»

Lo de cosificar al hijo por nacer refiriéndose a él como “fenómeno” no es algo nuevo. Lo que sí supuso una novedad fue lo que dijo González a continuación: Si no fuera así estaríamos ante el mayor genocidio universal”, hecho que descartó afirmando que eso lo hace “más de la mitad del mundo civilizado”.

          

Es muy cínico presentar como algo civilizado el hecho de matar y descuartizar a los seres humanos más inocentes e indefensos, que son los hijos por nacer. Espanta pensar que algo tan aberrante sea la idea que algunos tienen de la civilización. Lo que sí se agradece es que deje en evidencia la razón por la que falsea así la ciencia: para evitar que le acusen de un horrendo crimen.

La ciencia demuestra que la vida humana empieza en la concepción.

El problema es que la realidad y la verdad científica son mucho más tozudas que cualquier ideología. La ciencia demuestra que la vida humana empieza con la concepción, que es el momento en el que un ser humano adquiere su identidad genética -distinta de la de sus padres- y empieza un desarrollo que no se detendrá hasta el momento de su muerte. A día de hoy, con los conocimientos científicos que tenemos sobre embriología y genética, negar que un hijo por nacer sea una vida humana es tan anticientífico como decir que la Tierra es plana.

El problema del pensamiento mágico de los partidarios del aborto.

El problema de los partidarios del aborto es que han adoptado un pensamiento puramente mágico. Si un hijo por nacer no está vivo, no hay forma científica de explicar que ese “fenómeno” pase de una sola célula inicial a 43.000 millones a las 14 semanas. Sólo queda una ideología mágica que sitúa arbitrariamente el inicio de la vida en tal o cual semana de la gestación, o incluso en el parto, en función de los plazos para abortar que indiquen las leyes de cada país.

Un genocidio que ojalá tenga sus propios Juicios de Nüremberg

Si los partidarios del aborto se esfuerzan por sepultar esa verdad científica sobre toneladas de mentiras, propaganda y falacias es precisamente por lo que apunta ese ministro argentino: a la luz de la ciencia sólo cabe concluir que están cometiendo un genocidio, así que a la ciencia le toca callarse y plegarse a una ideología mágica promovida por la izquierda y que desde hace años está siendo adoptada también por la derecha más cobarde y acomplejada.

A esa ideología hay que hacerle frente como en el cuento de “El traje nuevo del emperador” de Andersen: diciendo la verdad sin tapujos. La verdad científica es que el hijo por nacer es una vida humana, y en consecuencia, como ha apuntado ese ministro argentino, el aborto es un genocidio y ojalá algún día tenga sus propios Juicios de Nüremberg, y los políticos que lo promovieron se sienten en el banquillo de los acusados como responsables de ello.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!