Martes 9 de Marzo de 2021

Hoy es Martes 9 de Marzo de 2021 y son las 08:00 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso.

  • 26.6º
  • Parcialmente soleado

26.6°

EL CLIMA EN TIGRE

15 de febrero de 2021

LAS CADENAS . . .

Por : JUAN MARTIN PERKINS .
Fuente : RESTAURAR .

               

Decidieron callar. Eso los convierte en políticamente correctos, socios y cómplices de un fracaso más . . . 

Bumper Crop, genial comunicador del campo que recomiendo seguir para saber la verdad de la milanesa, dice que si los alimentos te parecen caros pienses en el Estado.

Lo dice Bumper, lo digo yo y bastante gente del sector… lamentablemente no todos.

Si los alimentos te parecen caros, piensa en el estado y los gobiernos responsables de haber hacinado a 16 millones de personas en un radio de 60 kms, de alejarlos de los centros de producción, de haberles proporcionado pésima educación, de haberlos acostumbrado a la dádiva, de enseñarles a odiar al que produce, de fomentar su reproducción desenfrenada… y, para coronar, de llenarlos de droga e inseguridad… para que sean esclavos y los voten a perpetuidad.

El gobierno actual, buscando como confiscar algo más, siempre más, inventó esto de “desacoplar” el precio de los productos agropecuarios que consumimos del precio de lo que exportamos. Como si Argentina no le vendiera a países con bastantes menos recursos que el nuestro.

Los alimentos argentinos son de los más baratos del mundo, nuestro problema es que tenemos un estado de los más caros y corruptos del mundo que nos encarece todo con impuestos. Esto no te lo dicen porque te obligan a vivir con salarios y jubilaciones miserables a pura demagogia y relato.

La inflación es un impuesto más, quizás el más salvaje impulsado por la política. 

El sector agropecuario tiene un escasísimo poder político y de lobby y para colmo, padece años de una educación y cultura que lo demoniza y degrada para que el poder político lo pueda saquear con autoridad moral.                                                                                                                                                                      El sector agropecuario tiene un escasísimo poder político y de lobby y para colmo, padece años de una educación y cultura que lo demoniza y degrada.                                                  Esta semana, la dirigencia gremial acudió a una convocatoria del presidente.                                                El presidente, exponente de lo más mentiroso y panqueque que existe en la política, los había amenazado veladamente desde un reportaje en Página 12, medio que siempre se presta a colaborar en las operaciones.                                                                                                                                                      Amedrentados, los dirigentes del campo salieron de la reunión con un discurso sorprendente.                Los mandaron a hacer cuentas y a hacer de vigilantes.

Como el gobierno nunca se hace cargo de nada, nuevamente la culpa es del campo y la cadena (por lo menos ahora la culpa es compartida).

La dirigencia agropecuaria arrolló las banderas y se tragó su discurso. Inexplicablemente, ahora va a colaborar en controlar a la cadena, como si creyéramos en los controles de precios tantas veces fracasados.                                                                                                                                                             La dirigencia ha depuesto el arma más contundente, “la verdad” de su convicción verdadera.                  Y la verdad es que el punto es el gasto y el costo estatal.                                                                               No pasa por controlar los costos y precios de las cadenas. NUNCA FUNCIONÓ NI FUNCIONARÁ.          Lo saben, pero decidieron callar.                                                                                                                        Eso no los hace dialoguistas, populares ni patriotas, los convierte en políticamente correctos, socios y cómplices de un fracaso más.                                                                                                                              Poner cara de perro que volteó la olla y callar es el peor negocio... le quita legitimidad y valor a un reclamo justo para transformarlo en fariseo, pequeño, falso.

La dirigencia entró en la dinámica del gobierno, se hizo funcional a la mentira, dejándose tragar por la política. Se equivocan, como los empresarios que aplaudieron al ministro Guzmán.                                  ¿Se van a poner una pechera de La Cámpora para controlar a las cadenas?

La dirigencia se hizo funcional a la mentira.                                                                                Lleven barbijo, distancia social no les va a faltar, por más que adhieran al relato..

Juan Martín Perkins.

  Follow @RestaurARG Follow @JuanMPerkins 

Agradecemos la difusión del presente artículo

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!