Jueves 28 de Octubre de 2021

Hoy es Jueves 28 de Octubre de 2021 y son las 10:43 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

17 de abril de 2021

“REBELION, SI ":: GASTRONOMICOS ARGENTINOS : se niegan a aceptar el toque de queda decretado por Fernández y abrirán sus restaurantes a la noche

La Derecha Diario .

                            Restaurante tradicional Bindella - Zurich- Imagen tomada el 6/02/2010/Flickr.com

Alberto Fernández no entiende las consecuencias de sus medidas.                                                       

Desde el sector gastronómico aseguran que no van a cerrar nada y desafían a los agentes de control del Estado.

Esta mañana, en una inusual conferencia de prensa, el presidente Alberto Fernández dijo que él no iba a tolerar ninguna rebelión civil contra su toque de queda y las nuevas restricciones por la pandemia.          Con el dedito en alto, le contestó a una periodista:                                                                                             A mí la rebelión, no eh, a mí la rebelión, no.                                                                                           En el Estado de Derecho las leyes se cumplen.                                                                              El que está en desacuerdo que vaya a la Justicia y consiga a un juez que diga que lo que yo hice está mal“.                                                                                                                                                      Según el Presidente, los decretos que firma, aunque sean inmorales, inconstitucionales y se opongan a las libertades civiles garantizados por otras leyes, deben ser cumplidos.             

Además, trató de justificar los cierres de las PyMEs con que sobrevivieron el año pasado porque los ayudamos desde el Estado con las ATP“, no diciendo que necesitaron de las ATPs porque su gobierno cerró toda la economía y no les permitió trabajar.                                                                                           

Pero aunque no le guste al Presidente, los bares, restaurantes y otros comercios gastronómicos van a rebelarse, porque lo que está en juego es su medio de vida.                                 Alberto Fernández, quien trabajó la mayor parte de su vida en el sector público y nunca tuvo que proveer para su familia con un emprendimiento propio, no puede entender cómo la gente se queja de su medida.                                                                                                                                                En 2020, casi 100.000 PyMEs tuvieron que cerrar sus puertas para siempre en Argentina, exclusivamente por la caída en la actividad económica producto de los 8 meses de cuarentena estricta que hubo entre marzo y noviembre del año pasado

De estas, entre 40.000 y 50.000 eran del sector gastronómico.

Baresrestauranteslugares bailableshamburgueseríaspizzeríaskioscosheladeríasy más rubros se vieron enormemente afectados por la cuarentena del kirchnerismo.                                             Los grandes conglomerados pudieron sobrevivir el confinamiento anterior, ya que tienen más espalda financiera para afrontar largos meses cerrados.                                                                                                  Pero los comercios más chicos, empresas familiares o de barrio, no tuvieron la misma suerte.        Todas estos emprendedores debieron seguirle pagando a sus empleados aunque no fueran a trabajar, ya que no podían despedirlos por el decreto de doble indemnización del gobierno, pero tampoco podían dejar de pagarles el sueldo. Tampoco pudieron dejar de pagar los impuestos y las tarifas, ya que el gobierno no estableció ninguna moratoria a estos pagos y siguió con su voracidad fiscal.                                                   Muchísimos argentinos cayeron en el punto de no retorno y tuvieron que cerrar y vender sus emprendimientos en 2020. Otros lograron sobrevivir, pero con la soga al cuello. Este nuevo confinamiento, con un brutal toque de queda que empleará a las fuerzas federales para hacerlo respetar, podría significar la quiebra de otras decenas de miles de PyMEs en todo el área metropolitana.

Se estima que la quiebra de estas empresas gastronómicas implicó que entre 300.000 y 500.000 personas perdieran su trabajo o tuvieran que pasarse al trabajo en negro.

Desde ya le digo que yo no voy a cerrar, voy a meter gente contra las ventanas y voy a seguir con el artículo anterior, abierto hasta las 23 horas”, aseguró enojado un gastronómico en entrevista con La Nación tras enterarse del nuevo decreto de Alberto Fernández, que, entre otras cosas, ordena que cierren sus puertas a las 20 horas y que durante el día atienda solamente con mesas al aire libre.

El dueño de La Cabrera, Gastón Riveira, aseguró también que la situación se volvió “insostenible” y que por estos días el sector transita “una mezcla de tristeza y enojo”.                                                                              No sé en qué país se vio que sin caja tenés que seguir sosteniendo la estructura. Sin poder facturar tenés que seguir pagando alquileres, sueldos, sindicatos, cargas sociales, te imaginarás que hemos tomado créditos para pagar lo que debíamos del año pasado”, se lamentó.

Por su parte, el dueño de La Gran Taberna, José Álvarez, criticó con dureza: “Que no se metan más con nosotros. Tengo que seguir bancando a mis 20 empleados y a mi familia, por eso voy a abrir“. 

Y aseguró: “Que quede bien claro: el gallego de La Gran Taberna, de Combate de los Pozos e Hipólito Yrigoyen, no va a cerrar. Hay que trabajar y punto. Ya casi estoy de quedar trastornado de la cabeza”.

El movimiento gastronómico “Sillas al Revés”, que busca evitar nuevos cierres de locales de comida, publicó un comunicado titulado No acataremos el decreto del Gobierno; es un nuevo atropello contra el sector”. Remarcaron que la gastronomía “no contagia” e indicaron que son un espacio seguro para trabajar, hecho que “ya se comprobó”.

Esto es un golpe letal para el sector, tenemos que salir a cerrar locales y despedir gente. Pero antes que hacer eso, vamos a seguir trabajando con apenas el 30% de las personas dentro de los salones, cumpliendo con los protocolos. Sabemos que hay un problema sanitario, pero no hay que atenderlo de esta forma, realmente los focos de contagio están en otros lugares. Y para frenarlo, el Gobierno termina cerrando las escuelas y la gastronomía, que trabajan con protocolos”, expresó Alejandro Cilley, líder del movimiento.

Imposibilitarnos trabajar en el interior de nuestros locales no cambia el curso de la pandemia, pero sí decide el futuro de pobreza en Argentina. Las pérdidas para los trabajadores del sector serán irrecuperables”, agregaron desde la agrupación, y estimaron que este golpe hará que otros 15.000 locales deban cerrar en las próximas semanas, y se pierdan cerca de 200.000 puestos de trabajo.

Desde el sector resaltaron que están dispuestos a dialogar con el Gobierno nacional y le reprocharon la “inaceptable forma en la que se manejó, sin diálogo y a las escondidas”. Además, llamaron “a la cordura” del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien hoy se doblegó completamente ante el decreto presidencial, a pesar de que su equipo técnico le había preparado un decreto que evitara que la Ciudad acatara las nuevas medidas.

Fuente: LaDerechaDiario

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!