Miércoles 20 de Octubre de 2021

Hoy es Miércoles 20 de Octubre de 2021 y son las 01:38 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

7 de junio de 2021

LOS CIENTIFICOS IMPULSARON LA VERDADERA CONSPIRACION SOBRE EL COVID - 19.-

Por: MIRANDA DEVINE.
Fuente : Noticias de Israel .

      

El 19 de febrero de 2020 fue el día en que murió la ciencia.                                                                             Al comienzo de una pandemia mundial que mataría a millones de personas, en la revista médica más prestigiosa del mundo, 27 eminentes científicos de la salud pública firmaron una carta en la que calificaban de “teorías conspirativas” cualquier sugerencia de que el virus que causó la pandemia COVID-19 podría haberse filtrado desde un laboratorio de Wuhan (China).

“Nos unimos para condenar enérgicamente las teorías conspirativas que sugieren que el COVID-19 no tiene un origen natural”, escribieron los expertos, procedentes de nueve países.                                                       

Los científicos que han estudiado el nuevo virus “concluyen de forma abrumadora que este coronavirus se originó en la fauna silvestre”, dijeron.                                                                                                            “Las teorías conspirativas no hacen más que crear miedo, rumores y prejuicios que ponen en peligro nuestra colaboración mundial en la lucha contra este virus”.                                                                          ¿Entendido? Es un virus de origen natural y no te atrevas a decir lo contrario, afirmaban, lo cual no era muy científico en absoluto.                                                                                                                                              El escepticismo riguroso es un requisito previo para la buena ciencia, al igual que lo es para el buen periodismo.                                                                                                                                                                Seguramente estos científicos sabían que estaban haciendo política y no ciencia.                                                ¿No sospecharon siquiera un poco cuando la persona que organizaba la carta de Lancet era nada menos que el profundamente conflictivo Dr. Peter Daszak, jefe de la organización verde sin ánimo de lucro EcoHealth Alliance?                                                                                                                                                                  Daszak había estado colaborando durante 15 años con el Instituto de Virología de Wuhan, que sabemos que estaba llevando a cabo una peligrosa investigación Frankenstein, conocida como “ganancia de función”, sobre los coronavirus de los murciélagos, que los hace más letales y más infecciosos para los humanos.                                                                            

Fue coautor de artículos con Shi Zhengli, el jefe del equipo de investigación de Wuhan, y canalizó parte de los 100 millones de dólares de financiación del gobierno estadounidense que recibió a su laboratorio.                                                                                                                                                              Sin embargo, a pesar de su gran interés por absolver al laboratorio de su implicación en la pandemia, Daszak redactó la carta de Lancet y convenció a otras 26 personas para que la firmaran, según revelaron el año pasado los correos electrónicos publicados en virtud de la Ley de Libertad de Información.                                                                                                                                                            Estos destacados científicos colaboraron para emitir una declaración política en el momento científico más importante de su vida, y quedarán condenados para siempre.

Uno de los negadores de las filtraciones de laboratorio que firmó la carta se ha retractado ahora, al menos.                                                                                                                                                                     El Dr. Peter Palese, virólogo de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, pidió la semana pasada una “investigación exhaustiva sobre el origen del virus”.                                                         

Esto es un mérito suyo. Pero el daño causado por la carta que firmó no se puede sobreestimar.

Silenció efectivamente a los científicos que habían mantenido una mente abierta.

Desechó como chiflados a los virólogos que echaron un vistazo al nuevo virus y vieron signos reveladores de que podía haber sido manipulado en el laboratorio.

De hecho, la teoría de la filtración en el laboratorio siempre ha estado fuertemente respaldada por la ciencia, como diría cualquier virólogo honesto. Uno de los pocos que está dispuesto a hablar públicamente, el profesor Nikolai Petrovsky de la Universidad de Flinders, en el sur de Australia, me dijo precisamente eso el pasado agosto.                                                                                                                                                        Se sorprendió, al igual que otros científicos, cuando apareció que las primeras cepas de COVID-19 aisladas en diciembre de 2019 mostraban que “el virus ya estaba perfectamente adaptado para infectar y transmitirse entre huéspedes humanos. Todavía hay que explicar satisfactoriamente cómo se produjo esta pre-adaptación a los humanos”.                                                                                                                                                                El virus que apareció repentinamente en los humanos ya evolucionó para ser extremadamente contagioso, algo que, según los científicos, solo se ha observado en un laboratorio.                                                                      Eso no significa que el virus se filtrara definitivamente desde el laboratorio de Wuhan. Pero sigue siendo la teoría más plausible, como ocurrió desde el primer día. El hecho de que no se haya encontrado ningún huésped animal intermedio en los últimos 17 meses para explicar cómo el virus podría haber saltado de los murciélagos a los humanos es otro golpe contra la llamada teoría “zoonótica” o natural impulsada por la revista Lancet y el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, el Dr. Anthony Fauci.                                                                                                                                                                      En lugar de decir la verdad, el establishment científico mundial creó deliberadamente una narrativa falsa que fue tragada acríticamente por la mayoría de los medios de comunicación y presentada al público como escritura sagrada.                                                                                                                                                                    Los científicos utilizaron todo el peso de su autoridad para decir una mentira deliberada, ya sea para proteger el método de investigación que pudo haber diseñado el virus o para contradecir a un presidente en el que no confiaban.                                                                                                                      “Los virólogos, como grupo, temen que la atención del público sobre la posibilidad de una fuga del laboratorio pueda dar lugar a una reacción política y a la adopción de medidas para cerrar incluso la investigación de virus irrelevantes”, dijo Petrovsky.                                                                                                                                      “Si el COVID-19 fuera realmente el resultado de una liberación accidental en el laboratorio, esto tendría enormes ramificaciones, no sólo en China, sino en todo el mundo.                                                                        La mera cuestión de que pueda tratarse de una liberación en laboratorio aterroriza a la mayoría de los virólogos por el impacto que podría tener en sus futuras investigaciones.                                                                              De ahí el deseo colectivo de cerrar este debate científico antes de que se haga público”.                                    En otras palabras, los científicos querían seguir haciendo su peligrosa investigación Frankenstein incluso si causaba una pandemia global mortal, y no querían que el público pudiera opinar.                      Nos mintieron para que no pusiéramos el grito en el cielo y dejáramos de jugar a ser Dios en el laboratorio.                                                                                                                                                            No volveremos a confiar en ellos.

Via: New York Post

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!