Miércoles 20 de Octubre de 2021

Hoy es Miércoles 20 de Octubre de 2021 y son las 01:46 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

30 de agosto de 2021

LAS MEJORES ALTERNATIVAS PARA DEFENDER EL CAPITAL DE TRABAJO DE LOS AGRICULTURA DE CARA A LAS PROXIMAS ELECCIONES .

Por : SEBASTIAN SALVARO, MATIAS AMOROSI, JEREMIAS BATTISTONI Y MARTIN NAVIA . Integrantes : de la consultora AZ-Group. Un Informe de : Ing. Agr. Carlos Marín Moreno.

Las mejores alternativas para defender el capital de trabajo de los agricultores de cara a las próximas elecciones Ante un contexto económico y político enrarecido, se pueden conservar granos como refugio de valor, adelantar la compra de insumos o recurrir al mercado financiero Va terminando la campaña agrícola 2020/21 y avanza el ciclo 2021/22 con un proceso eleccionario en el medio, lo que siempre genera ruidos y riesgos.  En ese contexto complejo, ¿ cómo debería proceder el agricultor en las próximas semanas, caracterizadas por volatilidad económica e incertidumbre política, para conservar su capital de trabajo?  Sebastián Salvaro, Matías Amorosi, Jeremías Battistoni y Martín Nava, integrantes de la consultora AZ-Group, aproximan respuestas. Durante la campaña 2020/21, los productores avanzaron en la comercialización de sus granos  validando precios nominales interesantes, combinados con rendimientos cercanos a los promedios en muchas zonas. Este comportamiento se reflejó la liquidación de divisas del agro, récord en 2021. Muchos productores recuperaron el capital de trabajo invertido en la implantación y protección de los cultivos y obtuvieron una renta, que se deben conservar para hacer frente a los gastos del ciclo 2021/22, que son superiores a los de la campaña previa. “En lo que va del ejercicio 2020/21, el énfasis estuvo puesto en la comercialización de trigo y maíz, por los mejores precios que los de la soja, aunque el volumen comercializado de la oleaginosa no difiere demasiado respeto de campañas anteriores”, rememora Salvaro. “Los productores prefirieron capturar los buenos precios de los cereales, producto de una muy buena performance exportadora, y conservan cierto volumen de soja para moverse comercialmente en el futuro poselectoral”, agrega. Las excepciones a este comportamiento son los agricultores del norte del país, cuyas ventas de mercadería disponible están condicionadas por la bajante del río Paraná, que no permite despachar camiones a los puertos para cargar barcos, lo que afecta la dinámica comercial.   Alternativas para defender el capital de trabajo.   “Para mantener el poder adquisitivo, en el corto plazo la mayoría de los productores conservarán la mercadería no vendida como resguardo frente a la devaluación del peso y a la alta inflación que se prevé en los próximos meses”, proyecta Amorosi. Otra posibilidad sería capturar los altos precios de la soja –superiores a 300U$S/t- y resguardar el importe cobrado con otros activos que mantengan su valor en la compleja economía argentina.    La gestión de esa liquidez, entonces, podría canalizarse hacia la compra de los insumos que faltan para el ciclo 2021/22 y a adelantar las adquisiciones de la campaña 2022/23.  “Comprar insumos es una forma de comprar dólares oficiales”, recuerda Amorosi. Una recomendación de Salvaro es poner mucha inteligencia en las operaciones porque hay gran disparidad de precios en el mercado, producto de las restricciones a las importaciones y de la incertidumbre económica reinante. Las mejores relaciones insumo/producto se verifican al canjear granos por gasoil y algunos herbicidas, como atrazina.  Por carácter transitivo, todas las labores atadas al precio del gasoil tienen relaciones muy positivas de canje con granos. “Las relaciones de granos vs semilla, especialmente de maíz y de girasol, son muy favorables. Convendría aprovechar las oportunidades y, sobre todo, las  disponibilidades de la oleaginosa, que son escasas”, aconseja Battistoni. Por otro lado, las relaciones de canje de grano contra fertilizantes y glifosato están muy deterioradas.  No obstante, si fuera necesario completar la disponibilidad de urea o de fosfato, se podría avanzar con compras escalonadas.  Se estima que una reducción de precios se daría recién sobre fin de año y habría que poner en la balanza asegurarse el insumo. En los últimos meses, luego de la cosecha de granos gruesos, algunos productores que contaron con liquidez resolvieron invertirla “tranqueras adentro” para mejorar la infraestructura del campo, instalaciones, viviendas alambrados, mangas, aguadas, galpones), actualizar la maquinaria agrícola y mejorar la tecnología de los procesos.  “Son inversiones que no dan un retorno inmediato, pero aumentan la eficiencia global y el resultado se ve en los años siguientes”, proyecta Amorosi. Otra posibilidad para que no se deshilache el valor de los importes cobrados por los granos es pasarse a moneda dura.  Esto puede hacerse de manera directa o indirecta.  En el primer caso, “se recure a la compra de dólares MEP; los precios de la soja disponible permiten convertirla a 185-190 dólares MEP por tonelada”, calcula Salvaro. La compra indirecta de dólares requiere mayor capital que el de trabajo y puede orientarse hacia la adquisición de bienes de capital que habitualmente cotizan en dólares, pero que hoy se pueden adquirir en pesos, como los tractores”, ejemplifica Amorosi. En el segmento financiero en pesos, los plazos fijos tradicionales, que ofrecen 37% de tasa efectiva anual a 30 días comienzan a ser una opción, contra el 3% mensual de inflación de julio, con posibilidad a descenso por algunos precios reprimidos de cara al escenario electoral.  Otras alternativas son los plazos fijos UVA, que se ajustan por el Índice de Precios al Consumidor, y los plazos fijos Dólar Linked, que se indexan según evolución dólar oficial.  Estos dos últimos se colocan a 90 días, pero se pueden precancelar. Martín Nava advierte que, al hablar de cuidar la liquidez, se debe considerar el índice de devaluación actual del peso, del 1% mensual, vs el 4% mensual que alcanzó con esta misma administración algunos meses atrás.  “El mercado intuye que el dólar oficial continuará atrasándose durante todo el periodo electoral, en tanto que considera muy probable que luego la dinámica devaluatoria se incremente”, proyecta el consultor. La incógnita clave, entonces, es distinguir la intensidad y el momento en que se realizará ese probable cambio.  Concretamente, si el Rofex manifiesta hoy esa intensidad a futuro o la sobredimensiona.  Por ejemplo: el 13 de agosto, la posición abril de 2022 del Rofex cerró a

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!