Martes 18 de Enero de 2022

Hoy es Martes 18 de Enero de 2022 y son las 20:06 Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

26 de noviembre de 2021

Paredón Records

Por : REYNEL AGUILERA .-
Publicado el 24 noviembre, 2021

 Bárbara Dane sonriendo junto a un asesino.

¿Por qué ese ensañamiento del castrismo con la canción Patria y Vida? .                              Una de las tantas respuestas a esa pregunta es que Patria y Vida cerró –con una humillante derrota para el régimen– la sucia historia de la canción protesta en Cuba.                                A riesgo de parecer reiterativo, me atrevo a asegurar que la mal llamada canción protesta fue un engendro de los comunistas cubanos.                                                                                                              Sus orígenes más remotos se remontan a esa frase de Lenin diciendo que el primer deber de un comunista es la creación de un periódico.                                                                                                        En la época no existía la radio, y mucho menos el cine o la televisión, pero ya Lenin había definido el comunismo como lo que siempre ha sido: un sistema de propaganda concebida como coartadas para asesinar.                                                                                                                                                                  Después vino Willy Münzenberg, discípulo aventajado de Lenin en eso de las noticias falsas, y extendió el emporio de la propaganda comunista hacia todos los medios que existían en la época.                          La música en la radio enseguida se convirtió, claro está, en una de las formas preferidas de la propaganda roja. Es por eso que no existe hoy una sola organización comunista que no tenga una colección de canciones convertidas en himnos de combate y destrucción.                                                  En Cuba, se puede decir que la canción protesta empezó cuando la comunista estadounidense Estela Bravo llegó a La Habana y, después de robarse un regio apartamento en la 5ta Avenida, empezó a trabajar para Radio Habana Cuba por la mañana, y para el departamento de medidas activas de la Inteligencia castrista por la tarde.                                                                                                                        Estela Bravo fue instrumental en la seducción inicial y en el reclutamiento ideológico de Bárbara Dane, la tonta útil que ha pasado a la historia como una de las creadoras de la canción protesta, y como la cofundadora del infame sello de grabación Paredón Records.                                                                        Si Bárbara y sus compinches hubieran decidido llamar a su sello Gulag Records, nadie habría protestado. Ahora bien, si hubieran decidido llamarlo Endlösung Records (Grabaciones Solución Final), los gritos de horror habrían estremecido las osamentas de Auschwitz.                                                          Esa es una prueba más de cuan eficientes han sido los comunistas en su labor de propaganda.                Han asesinado a más de 105 millones de seres humanos (contando los recientes 5 millones del virus del Partido Comunista Chino) y, sin embargo, sus propagandistas no tienen que pedir disculpas por llamar a un estudio de grabación con el cochino y criminal nombre de Paredón Records.                                      Bárbara Dane y sus compinches fueron unos tontos útiles muy eficientes y durante años se dedicaron a exagerar, hasta el asco, los muertos de las democracias para esconder, hasta la complicidad, los asesinatos del comunismo.                                                                                                                                    En esa labor ocultadora de los crímenes del comunismo recibieron, hay que reconocerlo, una muy buena ayuda de los regímenes militares de derecha que asolaron a muchos países latinoamericanos.  Nada mejor que una bofetada en Montevideo para esconder unos tanques soviéticos entrando en Praga  Al final grabaron alrededor de cincuenta discos y en cada uno de ellos se dedicaron a denunciar los errores de las democracias para justificar los totalitarismos, los fallos de la legalidad para alabar las injusticias, y los crímenes racistas para ignorar las etnias que los comunistas intentaron borrar de la faz de la tierra.                                                                                                                                                                No es casual, entonces, que uno de los discos de Paredón Records lleve por título una de las frases preferidas de Hitler, de Stalin, y de Castro. Al parecer Bárbara Dane y sus compinches decidieron homenajear a sus arquetipos cuando lo titularon I hate the capitalist system (Odio el sistema capitalista).                                                                                                                                                            La gran paradoja de esta historia es que la canción protesta fue solo concebida para que otros protestaran fuera de Cuba; pero casi sesenta años después surgió una canción que alcanzó a convertirse en el himno de la protesta final de los cubanos.                                                                            Patria y Vida cerró así, con esa derrota del régimen, la historia de la canción protesta, y de los defensores de la maldad del castrismo.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!