Sábado 21 de Mayo de 2022

Hoy es Sábado 21 de Mayo de 2022 y son las 05:29 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

22 de enero de 2022

LLUEVE . . . ¿ Y SI COMEMOS TORTAS FRITAS ? UNA HISTORIA PARA RECORDAR .

Es una idea de : BERNARDO GONCALVES BORREGA .
Director Asociado.

Si bien es una costumbre a lo largo y ancho del país, pocas veces nos detenemos a pensar el porqué de esta conducta.                                                                        A continuacion toda la historia.

               Cada vez que llueve, es común escuchar al menos una vez la frase “está para unas tortas fritas”.        No se trata simplemente de un dicho, claro: si hay lluvia, en muchas casas de los pueblos o de los campos surgen espontáneamente estas ricas masas. Pero hay algo que nunca terminó de quedar del todo claro:                                                                                                                                                              ¿Por qué se comen más cuando llueve?                                                                                                               Para los enciclopedistas, se trata de una tradición lejana, que se remonta al siglo XIX, la cual, según algunos, se realizaba para agradecer a la virgen María por la lluvia que regaba los cultivos, mientras que otros aseguran que se realizaba cuando hombres y mujeres juntaban el agua de lluvia para prepararlas.  Las tortas fritas no son originarias del Río de la Plata, sino de Alemania.                                                      Llegaron a estas tierras de la mano de inmigrantes árabes y españoles que habían estado en tierras germanas en épocas de guerra.                                                                                                                            Sin embargo, por aquí fueron adoptadas y adaptadas rápidamente al gusto popular argentino.                En Alemania se la conoce como Kreppel, y sus ingredientes básicos son los mismos, salvo por algún matiz que puede aparecer con el uso de leche o yogur.                                                                                    En ciudades con colonias alemanas es posible identificar a las tortas fritas con el nombre original.          De hecho, en Colonia Hinojo, una localidad del partido de Olavarría, se realiza cada año la Kreppelfest, que le rinde tributo al primer pueblo de la Argentina en el que se afincaron alemanes oriundos del Volga, hacia fines del siglo 19.                                                                                                                                          En tanto que los asiáticos las llamaban “sopaipilla”, que a su vez proviene del germano Suppa y significa “pan mojado en líquido”. Los árabes habían tomado esta receta durante su tiempo en Europa y luego el vocablo fue traducido al español como “masa frita”.                                                                            En España existen tortas fritas de consistencia y sabor similares, que se denominan de distintas maneras dependiendo de la región, como parpatas o papartas.                                                                         Y en Perú se las conoce como cachangas.                                                                                                        La receta clásica es muy fácil; su elaboración lleva solo tres o cuatro ingredientes: harina (leudante o común con levadura), sal y grasa para la fritura (también pueden cocinarse en aceite vegetal).              Una vez listas, algunos las espolvorean con azúcar, y el mejor compañero, sin duda, es el mate.            ¿Mito?                                                                                                                                                                      ¿Realidad?                                                                                                                                                              Lo importante es que, más allá de la explicación, la costumbre se extendió a lo largo de los años y hoy es casi una regla: si llueve, hay que comer tortas fritas.                                                                                    Un registro de la tradición oral.                                                                                                                            “Las tortas fritas que más me gustan, son las que hace mi mamá”, dice el paisano de la Pergaminera, Roberto “Pety” Riera, sin sonrojarse. “Indudablemente. Estoy tan acostumbrado a comer esas tortas fritas, y cuando hay, las acompaño con dulce de leche casero. Es espectacular”.                                        La tradición oral, a veces desapegada de los libros y los datos certeros, ofrece el relato de este paisano llamado “Pety” Riera, “según lo que yo sé, antiguamente en las Estancias había grandes galpones, con materas, y cuando llovía la gente se guardaba ahí para cuidarse, y ahí nomás alguna mujer o algún hombre que se ponían a amasar harina y grasa, y hacían las tortas fritas. Por eso quedó la tradición: llueve y hay que hacer tortas fritas. Es lo que yo sé y tiene bastante de razón, hace más de 50 años, cuando llovía, la peonada se amontonaban en las materas a charlar y a comer tortas fritas”.

Reconocimiento y fiesta.

Las tortas fritas son tan apreciadas como cualquier otra clásica comida argentina y como tal tiene su celebración.                                                                                                                                                              Entre ellas se puede mencionar:

En el mes de Febrero, en el departamento de Rivadavia, Provincia de Mendoza se desarrolla el “Festival entre tonadas y sopaipilla”.                                                                                                                                  En Abril, la sede es Mercedes donde se lleva adelante la Fiesta de La Torta Frita y se realiza la torta frita más grande del mundo.                                                                                                                                        En el mes de Mayo, la cita es en Baradero donde se celebra la Fiesta del Mondongo y la Torta Frita de Santa Colama. Mientras que en la localidad de Lamarque, en la provincia de Rio Negro, se lleva adelante el Festival Internacional de la Torta Frita y el Mate Lavado.                                                                                En el mes de Julio, en la localidad de Carpintería, cercana Merlo, San Luis, se desarrolla la Fiesta de la Torta Frita Carpintense.                                                                                                                                          En Septiembre, el evento está en Santo Tomé, provincia de Santa Fe, donde se lleva adelante la Fiesta de la torta frita y el mate.                                                                                                                                      En el mes de Octubre, en la localidad de 25 de Mayo, Provincia de Buenos Aires, se desarrolla el Festival Provincial de la Torta Frita. Mientas que en Ascensión, partido de Gral. Arenales, se festeja la Fiesta Provincial de la Torta Frita.                                                                                                                        Fuente : Prensa Expoagro.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!