Jueves 26 de Mayo de 2022

Hoy es Jueves 26 de Mayo de 2022 y son las 21:07 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

26 de enero de 2022

INCERTIDUMBRE POR EL DERRETIMIENTO DE UN ICEBERG GIGANTE EN EL ATLANTICO SUR.

Por : Bernardo Goncalves Borrega . Dir. Asoc.
Fuente : INFOBAE.COM.AR

infobae.com.ar

Desde que en 2017 se separó de la Antártida, esta enorme masa de hielo, bautizada A68, ya recorrió más de 4.000 kilómetros. Los detalles​

Imagen integrada El iceberg colosal A-68A se rompió en pedazos en diciembre de 2020, con dos grandes fragmentos de hielo desprendiéndose del bloque principal y flotando en mar abierto en el Atlántico Sur (Sentinel/Copernicus)

La capa de hielo de la Antártida se ha venido calentando más rápido que el resto del planeta, y esto provocó el derretimiento de las cubiertas de nieve y hielo, así como la retirada de los glaciares, especialmente alrededor del mar de Weddell. A medida que los glaciares se retiran, trozos de hielo se desprenden y flotan a la deriva hasta que se rompen o se estrellan contra la costa.

En 2020, las corrientes llevaron el iceberg A68, que se había desprendido de la Antártida en 2017 y que llegó a medir casi 6.000 kilómetros cuadrados, hasta la costa de las islas Georgias del Sur. En ese momento los científicos temían que pudiera chocar con una isla que es un área de reproducción de lobos marinos y pingüinos. Finalmente terminó dividiéndose y desintegrándose en pedazos.

A68 no encalló, pero ahora los investigadores que siguieron todas las etapas de su periplo, se preguntan sobre el impacto del derretimiento en la cadena alimenticia.                                                        Si bien este iceberg gigante se terminó de derretir hace tiempo cerca de la isla Georgia del Sur, liberó más de 150.000 millones de toneladas de agua dulce, que podrían alterar un ecosistema frágil, según un estudio publicado recientemente.                                                                                                                        El estudio destaca en particular que este volumen de agua, vertida en un mar donde se alimentan focas, aves y ballenas, podría haber afectado “las propiedades del agua y del plancton”.                  Es aún más importante estudiar este impacto ya que A68 “ha tomado un camino clásico”, señaló Anne Braakmann-Folgmann, investigadora del CPOM y estudiante de doctorado en la Escuela de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Leeds. Y agregó: “Esperamos aprender más sobre los icebergs que toman la misma trayectoria y cómo influyen en los océanos polares”.                                                      Imagen integrada

Por qué suceden estos fenómenos.

Los científicos explican que a pesar de que la pérdida del hielo polar en forma de icebergs que luego se derriten es un proceso natural, el calentamiento global contribuyó a acelerarlo. Es por eso que hace cinco años, este témpano logró separarse de la plataforma de hielo Larsen C, al este de la península antártica.                                                                                                                                                                  Este bloque inmenso de hielo medía el doble doble que Luxemburgo, y era el sexto mayor jamás detectado, según el estudio de la revista Remote Sensing of Environment.                                                  Dos años más tarde abandonó las frías aguas del mar de Weddell, para comenzar su recorrido hacia el norte, adentrándose en el Atlántico, donde finalmente terminó de derretirse en la primavera austral de 2021.

Imagen integrada
Foto de un pinguino parado sobre un iceberg en la Antartida. Foto : Reuters / Alexandre Meneghini .

El nivel promedio del mar ha aumentado cerca de 23 centímetros desde 1880, y aproximadamente una cuarta parte de ese aumento proviene del hielo que se derrite en las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, junto con glaciares terrestres en otros lugares, según un estudio publicado en 2021 en Nature.                                                                                                                                                                Ese estudio realizado por 84 científicos de 15 países concluyó que los objetivos nacionales más ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el cambio climático establecidos recientemente no son suficientes para evitar el aumento del nivel del mar. De hecho, el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo elevará el nivel del mar dos veces más rápido que si los países cumplieran sus promesas anteriores en virtud del Acuerdo de París.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!