Viernes 27 de Mayo de 2022

Hoy es Viernes 27 de Mayo de 2022 y son las 04:11 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

28 de enero de 2022

EL AVANCE DEL INTERNET CUÁNTICO PODRÍA CONVERTIRSE EN EL FINAL DE LA PIRATERÍA.

TN : Por REDACCION.

LO QUE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL IA NO PUEDE HACER.

SUPONEMOS A MENUDO QUE LA IA AVANZARÁ TANTO QUE LA TECNOLOGÍA PODRÁ HACER CUALQUIER COSA.   PERO LO CIERTO ES QUE, TIENE LIMITES.

     

Son muchas las tareas que la inteligencia artificial puede realizar mejor que las personas, relativamente a un costo mínimo.                                                                                                                                                  Este simple hecho está a punto de generar un tremendo impacto económico, pero también de causar un desplazamiento laboral sin precedentes, una ola de disrupción que afectará a los trabajadores de cuello azul y blanco por igual.

La IA hará de todo en el futuro, desde respaldar nuestros préstamos hasta construir nuestras casas, e incluso contratarnos y despedirnos. Este cambio de la forma en que se realiza el trabajo no solo dará como resultado un desempleo severo, sino que potencialmente desencadenará una serie de problemas sociales, que incluyen depresión, suicidio, abuso de sustancias, desigualdad cada vez mayor y malestar social.                                                                                                                                                                       Con todo eso, ¿dónde nos deja la tecnología? ¿Cuáles son los trabajos que la IA puede y no puede desplazar? ¿Cuál es el futuro del trabajo?                                             

Los trabajos con mayor riesgo de automatización por IA tienden a ser trabajos de rutina y de nivel de entrada. La principal ventaja de la IA sobre los humanos radica en su capacidad para detectar patrones increíblemente sutiles dentro de grandes cantidades de datos.                                                                        Por ejemplo, en el caso de las solicitudes de préstamos. Mientras que un avalista humano observará solo un puñado de medidas al decidir si aprueba tu solicitud de crédito (tu patrimonio neto, ingresos, casa, trabajo, etc.), un algoritmo de IA tomará en cuenta miles de variables, que van desde registros públicos, extractos bancarios, tus compras, tus registros de atención médica y qué aplicaciones y dispositivos usas (con tu consentimiento), en milisegundos, para obtener una evaluación mucho más precisa de tu solicitud.

Ese tipo de algoritmos desplazarán fácilmente el trabajo rutinario de cuello blanco.          Cuando se combina con la robótica, la IA también desplazará tipos cada vez más complejos de trabajo manual.                                                                                                                                                                  Para 2041, los preparadores de pedidos (picker, en inglés), que realizan tareas de rutina, habrán sido desplazados.

     Concepto futurista robótico inteligente en agricultura.

Lo mismo ocurrirá con muchos trabajadores de la construcción. Prescindirán de ellos a medida que las prácticas en esta industria cambien hacia componentes prefabricados construidos por robots que son fáciles de ensamblar en masa. 3 COSAS QUE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL NO PUEDE HACER. Estas son las tres capacidades en las que se estima que la IA se está quedando corta, y que probablemente aún tendrá dificultades para dominar incluso en 2041:

1. CREATIVIDAD.

La IA no puede crear, conceptualizar o planificar estratégicamente. Si bien la IA es excelente para optimizar para un objetivo limitado, no puede elegir sus propios objetivos o pensar de manera creativa.  La IA tampoco puede pensar en todos los dominios ni aplicar el sentido común.

2. EMPATÍA

La IA no puede sentir ni interactuar con sentimientos como la empatía y la compasión. Por lo tanto, la IA no puede hacer que otra persona se sienta comprendida y protegida.                                          Incluso si la IA mejora en esta área, será extremadamente difícil llevar la tecnología a un lugar donde los humanos se sientan cómodos interactuando con robots en situaciones que requieren atención y empatía, o lo que podríamos llamar «servicios de contacto humano».

3. DESTREZA

La IA y la robótica no pueden realizar un trabajo físico complejo que requiera destreza o una coordinación ojo-mano precisa. La inteligencia artificial no puede lidiar con espacios desconocidos y no estructurados, especialmente aquellos que no ha observado.

¿QUÉ SIGNIFICA TODO ESTO PARA EL FUTURO DE LOS PUESTOS DE TRABAJO?

Es probable que los trabajos que son asociales y rutinarios, como el telemercadeo o el corretaje de seguros, sean asumidos en su totalidad por la IA.                                                                                        Para trabajos que son altamente sociales pero rutinarios, los humanos y la IA trabajarían juntos, cada uno aportando experiencia.                                                                                                                              Por ejemplo, en el futuro salón de clases, la IA podría encargarse de calificar tareas y exámenes de rutina, e incluso ofrecer lecciones estandarizadas y ejercicios individualizados, mientras que el maestro humano se enfocaría en ser un mentor empático que aplica el aprendizaje práctico, supervisa proyectos grupales que desarrollan inteligencia emocional y brinda coaching personalizado.

           Concepto futurista de la industria de la educación inteligente.                                                                  

Para los trabajos que son creativos pero asociales, la creatividad humana se verá amplificada por las herramientas de la IA. Por ejemplo, un científico puede usar herramientas de inteligencia artificial para acelerar la velocidad en el descubrimiento de fármacos.

Finalmente, los trabajos que requieren tanto creatividad como habilidades sociales, como los roles ejecutivos con mucha estrategia, son aquellos en los que los humanos brillarán.

Si bien está claro que hay muchas líneas de trabajo en las que la IA tendrá dificultades para dominar, y por lo tanto sería más seguro que los trabajadores las siguieran para sus carreras, estas por sí solas no evitarán un desastre para las legiones de trabajadores desplazados de roles que serán más fáciles de dominar por la IA.

Entonces, ¿qué más podemos hacer para ayudar a cumplir el deseo humano básico de tener un sustento significativo?

VOLVER A APRENDER, RECALIBRAR Y RENACER.

Para crear más puestos de trabajo y mejorar la preparación de los trabajadores para la transformación que se vislumbra en el horizonte, el científico informático taiwanés Kai-Fu Lee y el escritor de ciencia ficción chino Chen Qiufan proponen en un artículo para BIGTHINK las 3 R: reaprender, recalibrar y renacer.

Según su artículo, esta propuesta forma parte de un esfuerzo gigantesco para abordar el tema central de nuestro tiempo: la revolución económica de la IA.

Los autores destacan además que es necesario advertir a las personas en trabajos en peligro con suficiente anticipación y alentarlas a aprender nuevas habilidades.

La buena noticia es que, como se mencionó, hay habilidades que la IA no puede dominar: estrategia, creatividad, habilidades sociales basadas en la empatía y destreza. Además, las nuevas herramientas de IA requerirán operadores humanos.

Así entonces. podemos ayudar a las personas a adquirir estas nuevas habilidades y prepararse para este nuevo mundo laboral.

Las escuelas vocacionales necesitan rediseñar sus planes de estudios para promover cursos para tales trabajos sostenibles. Los gobiernos podrían tomar la iniciativa y proporcionar incentivos y subsidios para estos cursos, en lugar de seguir ciegamente medidas económicas generales, como el ingreso básico universal.

Con pandemia o sin ella, la importancia y la cantidad de trabajos de servicios centrados en el ser humano, como la enfermería, también aumentarán a medida que aumenten la riqueza y la esperanza de vida.

La sociedad ha devaluado constantemente roles de servicio tan vitales centrados en el ser humano, tanto en términos de cómo se perciben como de cuánto se les compensa, y debemos abordar este descuido.

    Concepto de la futura interacción con la inteligencia artificial.

Además de volver a aprender habilidades, necesitamos recalibrar cómo se ven los trabajos de hoy con la ayuda de la IA, avanzando hacia una simbiosis humano-IA.

Las simbiosis más frecuentes y básicas se encontrarán en las herramientas de software de IA. El software impulsa una interdependencia humano-PC, que ya ha revolucionado el trabajo de oficina.

Las herramientas de software de inteligencia artificial pueden idear alternativas, optimizar resultados o realizar trabajos de rutina para profesionales administrativos en muchos campos.

Las herramientas específicas de IA se personalizarán para cada profesión y aplicación, por ejemplo, generación de moléculas basadas en IA para productos farmacéuticos, planificación publicitaria para marketing o verificación de hechos para periodismo.

Una interdependencia más profunda entre las optimizaciones de IA y el «toque humano» reinventará muchos trabajos y creará otros nuevos.

La IA se encargará de las tareas rutinarias junto con los humanos, quienes llevarán a cabo las que requieran calidez y compasión.

Por ejemplo, el futuro médico seguirá siendo el principal punto de contacto de confianza del paciente, pero dependerá de las herramientas de diagnóstico de IA para determinar el mejor tratamiento. Esto redirigirá el papel del médico al de un cuidador compasivo, brindándole más tiempo con sus pacientes.

Así como el internet móvil dio lugar a puestos de trabajo como el de conductor de Uber, la llegada de la IA creará puestos de trabajo que ni siquiera podemos concebir todavía.

Los ejemplos actuales incluyen ingenieros de inteligencia artificial, científicos de datos, etiquetadores de datos y mecánicos de robots. Pero aún no sabemos y no podemos predecir muchas de estas nuevas profesiones, al igual que en 2001 no podíamos saber acerca de los conductores de Uber.

Debemos estar atentos al surgimiento de los nuevos roles, concientizar a las personas sobre ellos y brindarles capacitación.

Finalmente, con la capacitación adecuada y las herramientas adecuadas, podemos esperar un renacimiento liderado por la IA que habilitará y celebrará la creatividad, la compasión y la humanidad.

Desde el siglo XIV hasta el XVII, las ricas ciudades y comerciantes de Italia financiaron el Renacimiento, que vio un florecimiento de la producción artística y científica.

Tenemos motivos para anticipar que la IA será el catalizador de un nuevo renacimiento centrado en la expresión y la creatividad humana. Al igual que con el Renacimiento italiano, las personas seguirán sus pasiones, creatividad y talentos una vez que tengan más libertad y tiempo.

Pintores, escultores y fotógrafos utilizarán herramientas de IA para componer, experimentar y refinar obras de arte. Novelistas, periodistas y poetas utilizarán las nuevas tecnologías para la investigación y la composición. Los científicos utilizarán herramientas de IA para acelerar el descubrimiento de fármacos.

Un renacimiento de la IA reinventará la educación, brindando a los maestros herramientas de IA para ayudar a cada estudiante a encontrar sus propias pasiones y talentos. La educación fomentará la curiosidad, el pensamiento crítico y la creatividad. Promoverá el aprendizaje práctico y actividades grupales que mejoren la inteligencia emocional de los estudiantes, y que los ponga cara a cara entre sí, y no solo frente a una pantalla.

UN NUEVO CONTRATO SOCIAL.

Para los expertos Kai-Fu Lee y Chen Qiufan, convertir algunas de las ideas anteriores en realidad sería un compromiso sin precedentes para la humanidad.

¿Qué necesitamos?

  • Volver a capacitar a una gran cantidad de trabajadores desplazados.
  • Recaudar una cantidad astronómica de dinero para financiar esta transición.
  • Reinventar la educación para producir graduados creativos, sociales y multidisciplinarios. Necesitamos redefinir la ética de trabajo de la sociedad, los derechos de los ciudadanos, las responsabilidades de las corporaciones y el papel de los gobiernos.

En resumen, necesitamos un nuevo contrato social.

Por suerte, no necesitamos crear esto desde cero. Muchos elementos ya existen en diferentes países. Tomemos, por ejemplo, los programas educativos para «superdotados y talentosos» en Corea, la educación primaria en Escandinavia, las innovaciones universitarias (como los cursos masivos abiertos en línea, o MOOC, y Minerva Schools) en los Estados Unidos, la cultura de la artesanía en Suiza, el servicio excelencia en Japón, la vibrante tradición del voluntariado en Canadá, el cuidado de los ancianos en China y la “felicidad nacional bruta” de Bután.

     Concepto de inteligencia humana vs artificial.

Necesitamos compartir nuestras experiencias y trazar un camino a seguir a nivel mundial, donde las nuevas tecnologías se equilibren con las nuevas instituciones socioeconómicas.

¿DÓNDE ENCONTRAREMOS EL CORAJE Y LA AUDACIA PARA ASUMIR ESTA GIGANTESCA TAREA?

Somos la generación que heredará la riqueza sin precedentes de la inteligencia artificial, por lo que también debemos asumir la responsabilidad de reescribir el contrato social y reorientar nuestras economías para promover el florecimiento humano.                                                                                          Y si eso no es suficiente, pensemos en nuestra posteridad: la IA nos liberará del trabajo rutinario, nos dará la oportunidad de seguir nuestros corazones y nos empujará a pensar más profundamente sobre lo que realmente nos hace humanos.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!