Jueves 26 de Mayo de 2022

Hoy es Jueves 26 de Mayo de 2022 y son las 21:08 - Tomemos Conciencia. "No me preocupan los corruptos y ladrones." Me preocupa todo un pueblo que mira con indiferencia el comportamiento mafioso. "El miedo sólo sirve para perderlo todo."

POLITICA

27 de febrero de 2022

Francisco (Jorge Bergoglio) es católico (¿falta aclararlo?)

NOTA EDITORIAL : Urgente 24.

Para los argentinos es fácil de entender porque le sucedió a Juan Perón, que terminó enfrentado a los progres.

     

Aquí el caso de Francisco.

Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco, fue ordenado sacerdote de la Compañía de Jesús el 13/12/1969. Y casi 53 años después, el 17/02/2022, cuando algunos esperaban anuncios importantes de parte del obispo de Roma, él decantó por ignorar esa expectativa -¿ya había evaluado el costo de la decisión?- y ofreció en el Vaticano la síntesis de su experiencia sacerdotal, que definió como los “4 pilares” o “4 formas de cercanía” fundamentales para la vida de un sacerdote “ya que imitan el estilo propio de Dios, que es esencialmente un estilo de cercanía”.

Los 4 pilares:

  • Cercanía a Dios. Francisco citó palabras de Jesús: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer”.
  • Cercanía con el obispo. Francisco dijo que se expresa en el voto de obediencia del sacerdote al obispo, que no debe verse como “un atributo disciplinario” sino que obedecer significa “aprender a escuchar y recordar que nadie es ‘dueño’ de la voluntad de Dios, que debe ser comprendida sólo a través del discernimiento”.
  • Cercanía con otros sacerdotes. Francisco recordó palabras de Jesús: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Luego él agregó: “La fraternidad, como la obediencia, no puede ser una imposición moral desde fuera. Fraternidad significa elegir deliberadamente buscar la santidad junto con los demás, no en soledad”.
  • Cercanía con la gente. Francisco enfatizó que “nuestra relación [como sacerdotes] con el pueblo santo de Dios es para cada uno de nosotros no un deber sino una gracia. Amar a los demás es una fuerza espiritual que nos atrae a la unión con Dios”.

Muchos observadores esperaban que Francisco abordara la cuestión del celibato de los sacerdotes en su discurso, particularmente desde que el tema ocupó un lugar central en el Sínodo del Amazonas sobre la cuestión de la ordenación de hombres casados, y más recientemente en el camino sinodal de la Conferencia Episcopal de Alemania. Pero eligió sólo hacer algunos comentarios sobre el tema. Hablando en el contexto de la necesidad de un sacerdote de estar cerca de otros sacerdotes, el Papa dijo: “Sin amigos y sin oración, el celibato puede convertirse en una carga insoportable y un testimonio en contra de la belleza misma del sacerdocio”.

«El Papa es Católico»

Esto nos lleva a una columna de JD Flynn en el diario The Wall Street Journal. Flynn es editor en jefe de Pillar, newsletter que también es un sitio web de noticias católico relativamente nuevo pero de alto impacto. Deberá recordarse que el Papa mantiene diferencias conceptuales importantes con los clérigos conservadores estadounidenses, quienes parecen ser mayoría en la Conferencia Episcopal. Él defendió el derecho a comulgar de Joe Biden, devoto católico a quienes querían impedírselo los obispos y cardenales de USA argumentando que el Partido Demócrata defiende el aborto (aunque no es el caso individual de Biden).

Sin embargo, también se acumulan diferencias con los revisionistas. No debe ser sencillo transitar ese Sendero del Medio, aparentemente angosto, dibujado a partir de entendimientos políticos antes que teológicos (ya se sabe que para el catolicismo el valor fundamental es la tradición). Pero en los temas fundamentales no quedan dudas dónde se ubica Francisco, según Flynn:

Joe Biden visita al papa Francisco.

«La Iglesia Católica en Estados Unidos se ha encontrado en una guerra de pronombres inesperadamente conflictiva. En 2020 el Vaticano decidió que cuando un sacerdote dice “yo bautizo”, lo hace válidamente, pero cuando dice “nosotros bautizamos”, el sacramento no ocurre. El tema ha revelado una creciente impaciencia entre los sacerdotes progresistas con el Papa Francisco, a quien una vez reclamaron como su campeón. Él ha demostrado ser menos ideólogo y más católico de lo que la mayoría de los liberales de la iglesia esperaban.

El evento precipitante de la guerra de pronombres fue la renuncia esta semana de un sacerdote de Arizona, el padre Andrés Arango. Se había estado desviando del texto oficial del rito del bautismo durante 20 años, usando la primera persona del plural (Nosotros) para enfatizar, pensó, la comunidad acogedora de la Iglesia Católica. Él bautizó a miles de bebés de esa manera, dice, y no tuvo mala intención. La Diócesis de Phoenix ha creado un sitio web para los católicos del área preocupados por haber sido bautizados con una frase inválida. La diócesis presume que los bautismos realizados por el padre Arango antes del 18 de junio de 2021 no son válidos.

La laxitud litúrgica era común en la era inmediatamente posterior al Vaticano II. No pocos sacerdotes asumieron la idea de que el catolicismo preconciliar había sido demasiado legalista, demasiado doctrinario, demasiado frío e insensible para tocar realmente la vida de las personas. Algunos se encargaron de cambiar los rituales y las enseñanzas de maneras que pensaron que serían más acogedoras, hablando de Dios sin el género que pensaban que podría ser ofensivo y minimizando las enseñanzas morales impopulares.

En su mayoría no funcionó. Los números de la Iglesia Católica muestran una marcada disminución en las últimas décadas, incluso en comparación con la desafiliación institucional generalizada que ha reducido la asistencia a la iglesia en otras congregaciones cristianas. Los jóvenes que se han mantenido católicos generalmente no buscan cantos al estilo de Broadway, innovación litúrgica o afirmaciones empalagosas. Los sacerdotes jóvenes y los obispos recientemente nombrados también tienden a rechazar ese enfoque.

El papa Francisco es un hombre complicado que no encaja perfectamente en los paradigmas políticos estadounidenses de izquierda a derecha. Él tomó una buena cantidad de decisiones al principio de su papado que exasperaron a los católicos estadounidenses conservadores, por lo que fue etiquetado en la mente del público como ‘liberal’. Muchos sacerdotes estadounidenses progresistas aplaudieron sus reformas, pero algunos fueron un paso más allá. Comenzaron a presentar sus propias agendas revisionistas tal como si fueran del Papa. Algunos incluso llegaron a creerlo.

El papa Francisco no ha hecho todas las cosas que los progresistas esperaban que hiciera. Se esperaba ampliamente que permitiera que los hombres casados se convirtieran en sacerdotes en la región amazónica. En cambio, llamó al celibato un «regalo». Se suponía que debía avanzar en la ordenación de mujeres como diáconos. En cambio, ha cerrado la idea al menos dos veces. Si bien algunos progresistas esperaban que cambiara la enseñanza católica sobre la moralidad sexual, en cambio prohibió a los sacerdotes ofrecer bendiciones litúrgicas a parejas del mismo sexo.

Y luego, en 2020, aprobó la decisión del pronombre. Los bautismos celebrados de la manera «nosotros», dijo el Vaticano, no son válidos. Los católicos que reciban tales bautismos ahora deberán volver a bautizarse. Muchos sacerdotes progresistas se enfurecieron. El padre Ed Beck, un comentarista de religión de CNN, calificó la política de “incorrecta” y “ridícula”. Un editor de America Magazine sugirió que el juicio del Vaticano era «teología de Harry Potter».

El padre Tom Reese, en Religion News Service, trató de separar al Papa de «los literalistas» en el Vaticano, sugiriendo que el papa Francisco, «que tiene que ver con la compasión y el perdón», no podría respaldar un juicio que, en realidad, había firmado ‘apagado’. Pero esa estrategia no funcionará. No funcionó cuando los católicos conservadores intentaron restar importancia a las políticas económicas liberales de Benedicto XVI, y no funcionará ahora.

El Papa, les guste o no a los clérigos revisionistas, es católico. Y parece que eso finalmente los está molestando.»

Origen:  



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!